La deficient depuració de les aigües, principal llast per a les platges espanyoles

El 40% de les ‘banderes negres’ assenyalen punts contaminats per abocaments. Espanya no ha resolt el sanejament de les seves aigües residuals. L’informe detecta una tendència creixent en les denúncies per problemes derivats de depuració d’aigües, abocaments sense tractar i mal sanejament. La condemna de la UE a Espanya per la falta de depuració de les aigües urbanes residuals, imposada el 2018 (i que implicava una multa milionària i penalitzacions semestrals) ascendeix ja a més de 32,7 milions d’euros. Hi ha zones de litoral que no tenen depuradores. És el que li passa a la zona est de Gijón o a la platja del Carme, a Barbate (Cadis), on “se segueixen abocant contínuament aigües sense depurar”, segons va explicar Lola Yllescas en la presentació de l’informe. Això ha fet que alguns anys “aquesta platja s’hagi hagut de tancar”, mentre que les obres reiteradament anunciades per l’Administració encara no s’han iniciat.

https://www.lavanguardia.com/natural/20200701/482040781926/playas-espana-depuracion-aguas-bandera-negra.html

La mala depuración de las aguas que se vierten al mar continúa siendo el principal lastre de las playas. El informe Banderas Negras de Ecologistas en Acción ha seleccionado 48 puntos en todo el litoral por su alto riesgo de degradación (al estar entre los más contaminadas o peor gestionadas ambientalmente); y en él se concluye que en el 40% de estos lugares sufre el problema de los vertidos. Mala gestión ambiental, erosión costera o pérdida de biodiversidad son otras amenazas de los ecosistemas litorales.

España no ha resuelto el saneamiento de sus aguas residuales. El informe detecta una tendencia creciente en las denuncias por problemas derivados de depuración de aguas, vertidos sin tratar y mal saneamiento. La condena de la UE a España por la falta de depuración de las aguas urbanas residuales, impuesta en el 2018 (y que implicaba una multa millonaria y penalizaciones semestrales) asciende ya a más de 32,7 millones de euros. Hay zonas del litoral que carecen de depuradoras. Es lo que le pasa a la zona este de Gijón o a la playa de El Carmen, en Barbate (Cádiz), donde “se siguen vertiendo continuamente aguas sin depurar”, según explicó Lola Yllescas en la presentación del informe. Eso ha conducido a que algunos años “esta playa se haya tenido que cerrar”, mientras que las obras reiteradamente anunciadas por la Administración aún no se han iniciado.

Continúan los problemas de depuración en las playas de Lepe e isla Cristina (Huelva), o en el litoral de Estepona (Málaga); y se repiten los vertidos de agua fecales en los hoteles Riu de las Duna (Las Palmas), islote de Lobos (Las Palmas) o en la playa Lires (a Coruña).

En muchas ocasiones fallan los emisarios submarinos que deben alejar los vertidos de la costa (en las playas de Usgo, en Cantabria, o de San Gabriel en Alicante; o en Melilla). E, incluso, se dan casos en que la contaminación se debe a un sistema de saneamiento inadecuado, como en Badalona, donde la sobresaturación del sistema de alcantarillado provoca en los días de lluvia (incluso, de muy poca intensidad) una avalancha de plásticos, restos de animales muertos, aguas fecales y basura de todo tipo son arrastrados hasta el mar a través de 13 surtidores de colector principal.

Comunidades autónomas

Alerta sobre la tendencia a la desregulación urbanística en el litoral

La crisis sanitaria y la falta de recuperación de los residuos de la Covid-19 está provocando además la llegada a las playas de guantes y mascarillas, focos de contaminación que en su mayor parte no son reciclables.

El informe no se olvida tampoco de la contaminación industrial, como la generada por vertidos industriales al mar de la empresa Alcoa en San Cibrao (Lugo), o la polución causada por la quema de aceites usados en la fábrica de Ence en Pontevedra, o en la bahía de Portmán (Murcia). Capítulo aparte merece la muerte del mar Menor por los vertidos de fertilizantes utilizados en los agricultores, entre otros factores causantes.

El informe alerta sobre el peligro que supone la tendencia a la desregulación urbanística practicada por algunas comunidades autónomas como salida a la crisis social y económica en la que ha derivado la crisis sanitaria. Eso explica la proliferación de proyectos urbanístico en el entorno litoral. Hasta tres proyectos de urbanización penden sobre la playa de Los Lances (en el Tarifa, Cádiz), un espacio protegido de enorme valor. “Cada vez son más las autoridades regionales que están mostrando su preferencia por tirar una vez más del ladrillo como solución a estos problemas”, dice Carla Megías, coordinadora del informe.

Igualmente, se denuncia la presión urbanística sobre la Costa Brava o la urbanización de la playa de peñón de Salobreña (Granada). Especial crítica merecen los intentos de urbanizar zonas de valor natura que enlazan con los Acantilados de Maro, en Nerja, donde los promotores, en convenio con el Ayuntamiento del PP, pretende construir 680 viviendas, hotel de lujo y campo de golf de 18 hoyos en una zona protegida por el planeamiento urbanístico vigente.

El impacto humano ha mermado a ciertas especies animales y vegetales. En este sentido se cita como ejemplos la nacra Pinna nobilis , la lapa Patella ferruginea , las praderas de la fanerógama marina Cymodocea nodosa, o las algas del género Gelidium spp .

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *