El preu dels aliments puja fins a un 46% i els supermercats eliminen les ofertes

Les mandarines pugen un 46%, la col un 28% i les pastanagues un 22%. La carn de porc s’ha encarit al març un 6,4% i el pollastre un 2,5%. Les grans superfícies expliquen que han pujat els costos però no els seus marges.

Amb el virus i la pandèmia com a teló de fons, la demanda de determinats productes ha arribat a multiplicar-se per tres o fins i tot per quatre, fet que ha obligat a les empreses a replantejar-se tota l’estratègia comercial. Ara toca esperar, perquè és probable que ja res torni a ser com abans.

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10481586/04/20/El-precio-de-los-alimentos-sube-hasta-un-46-y-los-supermercados-eliminan-las-ofertas.html?utm_medium=Social&utm_campaign=EchoboxTWeE&utm_source=Twitter#Echobox=1587025391

El Gobierno lo niega, pero basta con salir a hacer la compra o realizar un pedido online y comparar. El precio de los alimentos se está disparando en España como consecuencia de la crisis causada por el coronavirus. En marzo se registraron ya subidas de hasta el 46%. Y lo peor es que puede ser solo el principio porque desde el sector primario y las organizaciones de consumidores alertan ya de que en abril la escalada va a más. Las empresas de distribución no están subiendo los márgenes, pero la falta de mano de obra en el campo pese a las promesas del Ministerio de Agricultura de llevar parados a la recolección de las cosechas, unida a los problemas de abastecimiento de determinadas materias primas y al coste logístico, pasan ya factura.

De acuerdo con un informe realizado por Coag, en marzo los mayores incrementos los registraron las frutas, verduras y hortalizas. Así, las mandarinas subieron un 45,7% respecto al mes anterior, el repollo un 28,2%, las zanahorias un 21,57%, las berenjenas casi un 20%, las naranjas un 17,42%, los pimientos alrededor un 14% y los plátanos un 12%.

En el caso de la carne, el aumento de precio en tan solo unas semanas ha sido del 6,4% en el caso del cerdo; del 2,5% en el del pollo y del 1,8% en el del conejo. En la misma línea, los huevos han subido un 3,52%, el aceite un 0,3% y la leche, en cambio, permanece establece. Son subidas que afectan a productos de primera necesidad y que se agudizan, además, por la desaparición de todo tipo de ofertas y promociones en los lineales de las grandes superficies y los supermercados.

Anged, la patronal de El Corte Inglés, Carrefour, Eroski y Alcampo, entre otras compañías, admite las subidas pero insiste en explicar que no hay ninguna estrategia comercial detrás. “Es algo que se debe al encarecimiento de los costes logísticos o a los problemas con determinadas materias primas, ya que en ningún momento ha habido una subida de los márgenes por parte de la gran distribución”.

La limitación de la movilidad dificulta la incorporación de parados al campo

La limitación de la movilidad dificulta la incorporación de parados al campo

Ignacio García Magarzo, director general de Asedas, la asociación que representa a compañías como Mercadona, Dia o Ahorramás, niega, en cambio, que haya una subida generalizada de los precios. “Es posible que haya habido algún caso muy puntual, pero los precios están estables y los márgenes, además, están bajando”, dice García Magarzo.

Desde la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) sí que detectan, en cambio, esa escalada, aunque reslata que no se da en todos los supermercados por igual. La organización apunta así, por ejemplo, la subidas del precio de las naranjas en Carrefour y Dia, las patatas en Dia o las conservas de pescado en El Corte Inglés.

Subidas en el campo

Desde el sindicato agrario Coag advierten, además, que lo peor puede estar por llegar. Andrés Góngora, responsable de frutas y hortalizas del sindicato agrario, indica “aunque no hay una subida generalizada, debido al cambio de tendencias en el consumo se están produciendo subidas muy importantes en los últimas semanas en algunos productos, como el pepino, que se ha encarecido en origen un 40%, o el calabacín, que aunque ahora ha bajado algo, llegó a duplicar su precio, pasando de 70 céntimos a 1,50 euros“.

Los agricultores insisten, en cualquier caso, en que frente a estas subidas hay otros productos que están bajando de precio y muestran su preocupación, por ejemplo, por determinadas frutas, como la sandía o el melón, que inician ahora su campaña. “Hay productos que la gente está dejando de comprar. En muchos casos porque son muy perecederos, pero en otros no hay una explicación lógica y se van a perder muchas ventas”, señala Góngora.

Adiós a las ofertas

Los alimentos, en cualquier caso, se están encareciendo no solo por los problemas concretos que pueda haber por el abastecimiento, sino también por el hecho de que se hayan acabado las promociones y ofertas en los líneales del súper o el hipermercado.

“Las tiendas de alimentación están centradas en garantizar el stock de los productos y en que la logística funciones perfectamente. Por eso, se ha optado por prescindir de las promociones, que en este momento no son una prioridad”, asegura Patricia Daimiel, directora general de la consultora Nielsen. Las empresas insisten, en la misma línea, en que el consumidor no está buscando ahora ofertas, sino poder hacer la compra que desea y tener garantizado el abastecimiento necesario en casa.

Con el virus y la pandemia como telón de fondo, la demanda de determinados productos ha llegado a multiplicarse por tres o incluso por cuatro, lo que ha obligado a las empresas a replantearse toda la estrategia comercial. Ahora toca esperar, porque es probable que ya nada vuelva a ser como antes.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *