El confinament obre la porta a la natura en ciutats deshabitades

Senglars a Barcelona, paons a Madrid i un ós en una comarca d’Astúries. La manca d’activitat humana porta als animals a acostar-se als espais urbans.

Les notícies sobre el confinament ha buidat els carrers de les grans ciutats. Ja no hi ha turistes que col·lapsin les vies principals, ni cotxes que esperen a el semàfor en verd. La pandèmia ha canviat el soroll pel silenci, la qual cosa ha propiciat que certes espècies d’animals, curioses, s’hagin acostat a determinats espais urbans. Des senglars a la Diagonal de Barcelona, fins els paons en els voltants de parc del Retiro a Madrid, passant per un ós en un poble d’Astúries. això és normal? de les ciutats per animals salvatges s’han fet virals. Però en molts casos, o és una informació que no és certa, o està donant lloc a malentesos

https://www.eldiario.es/ballenablanca/biodiversidad/Cuidado-mensajes-animales-confinados-coronavirus_0_1009300001.html

“La naturaleza recupera lo que es suyo”. Con esta frase uno puede encontrar estos días en las redes sociales y en varios medios desde comentarios sarcásticos con imágenes claramente manipuladas con Photoshop a mensajes de esperanza que se publican aparentemente en serio y que recogen fotografías de animales salvajes campando a sus anchas por las ciudades, vaciadas por la pandemia.

El fenómeno se ha hecho viral. Jabalíes en Barcelona, ciervos en la ciudad japonesa de Nara, pavos reales sueltos por las calles de Madrid, delfines y peces en supuestos canales de Venecia, cisnes en Burano… Cualquiera diría que la biodiversidad ha decidido colonizar las urbes en tiempos del coronavirus.

Sin embargo, como ya han revelado diversas respuestas en Twitter y artículos como el que escribió Natasha Daly en la revista National Geographic, muchas de las noticias que se están haciendo eco de los tuits virales, o bien no son ciertas, o bien dan lugar a malentendidos.

Ante las noticias que están difundiendo la idea de que la naturaleza está tomando las calles, Beatriz Sánchez, responsable del programa de biodiversidad urbana de la organización SEOBirdLife, opina que no se puede sugerir tal cosa, y que, en realidad, la naturaleza siempre ha buscado momentos para pasearse por los entornos urbanos. “En primavera suelo leer noticias de animales que se encuentran en ciudades, los patos del paso de cebra y etcétera”, dice. “Lo que pasa es que ahora que no hay nadie por la calle esos casos son más llamativos o a lo mejor somos más conscientes de ello”.

Hay un vídeo con delfines en Venencia que está circulando como si hubiese sido grabado en la ciudad italiana. En realidad, corresponde a un puerto de Cagliari, en Cerdeña. Incluso periodistas como Jerry Saltz, crítico de arte en New York Magazine y Premio Pulitzer de Crítica en 2018, ha caído en la trampa. Saltz retuiteó los vídeos de los delfines y peces y escribió: “Mientras la vida humana es maltratada y magullada, los delfines y cisnes regresan a Venecia”. A lo que la bloguera veneciana Monica Cesarato respondió: “Los cisnes siempre han estado en Burano, los peces siempre han estado en los canales y el vídeo de los delfines es en Cerdeña… ahí lo tienes”.

Jerry Saltz

@jerrysaltz

While Human Life is Battered and Bruised Dolphins and Swans return to Venice. https://twitter.com/b8taFPS/status/1239863383354224641 

Gianluca De Santis@b8taFPS

Venice hasn’t seen clear canal water in a very long time. Dolphins showing up too. Nature just hit the reset button on us

Video insertado

62 personas están hablando de esto

El vídeo del tuit original, publicado por el periodista de Mediaset Roberto Dupplicato, ni siquiera indicaba que los delfines estuvieran en Venecia. Precisaba que éstos se habían visto en Cagliari. Fueron las republicaciones las que generaron la confusión.

En cualquier caso, y a pesar del ruido que ha generado su tuit, Dupplicato cuenta a Ballena Blanca que obtuvo las grabaciones del periódico L’Unione Sarda y que ahora se niega a borrarlo: “Podemos difundir la cultura y la información a través de las redes sociales. La gente entiende lo que quiere entender, pero al final el mensaje verdadero es el que cala. La gente se queda con “delfines en Venecia” pero hay muchos usuarios que están intentando explicarlo. Lleva tiempo, pero al final puede derivar en conocimiento”, se justifica.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *