Sánchez declara l’estat d’alarma a tot Espanya durant quinze dies pel coronavirus

La mesura, que permet limitar desplaçaments i racionar l’ús de serveis o el consum d’articles, entra en vigor demà dissabte

El president del govern espanyol, Pedro Sánchez, compareix per anunciar que decreta l’estat d’alarma; una mesura extraordinària per combatre la crisi sanitària del coronavirus, quan s’han superat els 4.000 contagis a Espanya. Afecta tot el territori durant quinze dies.

La mesura, que permet limitar desplaçaments, entra en vigor demà dissabte. Sánchez ha insistit que cal fer tots els esforços per evitar que la malaltia es propagui massa ràpid i col·lapsi el sistema sanitari.

Ha justificat l’estat de l’alarma per poder garantir que els serveis sanitaris tinguin tot el que els cal.

“Els professionals de la salut són el nostre escut davant del virus. Mereixen el reconeixement i la gratitud de tots.”

Sánchez ha demanat la col·laboració de tota la ciutadania, i s’ha dirigit especialment al jovent. Els considera “decisius” per parar el virus i els ha demanat “que també limitin les relacions socials”. Pel que fa a les persones grans, que són població de risc, els ha demanat que es protegeixin:

“A la gent gran, els dic que es protegeixin i que limitin els contactes”

Ha avisat que “ens esperen setmanes molt dures”, i que “no podem descartar que en la pròxima setmana arribem als 10.000 afectats”, però tot i això ha mostrat el convenciment que la crisi se superarà:

“Serà molt dur i difícil, però pararem el virus. La victòria depèn de cadascun de nosaltres. L’heroisme també consisteix a rentar-se les mans”, ha assegurat.

 

Què suposa l’estat d’alarma

L’estat d’alarma és el primer dels tres règims d’excepció previstos a l’article 16 de la Constitució espanyola, a més de l’estat d’excepció i el de setge. S’ha d’aprovar a través d’un decret del Consell de Ministres i un dels supòsits és justament una epidèmia. En recull quatre en total:

  • 1. Catàstrofes, inundacions, terratrèmols, incendis urbans o accidents de gran magnitud.
  • 2. Crisis sanitàries molt greus com epidèmies i situacions de contaminació molt greus.
  • 3. Situacions de falta d’abastiment de productes de primera necessitat.
  • 4. Paralització de serveis essencials i que provoquin incidències molt greus.

El govern pot declarar l’estat d’alarma en tot o part del territori. El decret ha de determinar l’àmbit territorial, la durada i els efectes de l’estat d’alarma, que no pot superar els 15 dies.

La conseqüència principal és la possibilitat d’obligar la incorporació immediata als seus llocs de treball del personal clau per resoldre la situació.

Algunes de les mesures que es podran acordar són limitar la circulació o permanència de persones o vehicles en hores i llocs determinats, o condicionar-les al compliment de certs requisits.

També limitar o racionar l’ús de serveis o el consum d’articles de primera necessitat.

A més, es poden donar les ordres necessàries per garantir l’abastiment dels mercats i el funcionament dels serveis i dels centres de producció de productes de primera necessitat.

Un sol precedent

Fins ara només s’havia aplicat un cop en democràcia: va ser el 2010 per la vaga dels controladors aeris, que va provocar una situació inèdita.

L’executiu espanyol va haver d’aprovar un reial decret pel qual l’exèrcit passava a controlar l’espai aeri, arran de la vaga que van començar per sorpresa els controladors.

L’estat d’alarma va obligar aquest col·lectiu a tornar als seus llocs de treball, sota l’amenaça d’incórrer, si no ho feien, en un delicte de desobediència tipificat en el Codi Penal militar; un delicte que es pot castigar amb penes de presó que anirien dels tres mesos fins als dos anys.

https://www.lavanguardia.com/politica/20200313/474107905418/estado-alarma-espana-que-es-coronavirus-covid19-pedro-sanchez.html

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este mediodía que el Consejo de Ministros de mañana declarará el estado de alarma por la crisis del coronavirus. Sánchez no ha concretado cuáles serán las medidas que adoptará su Ejecutivo, pero la ley establece un catálogo de posibilidades para situaciones de “crisis sanitarias o epidemias” como la que ha provocado el Covid-19 que ya registra 4.000 contagiados y 90 fallecidos en España.

Desde que arreció la crisis del coronavirus son muchas las voces que reclamaban al Gobierno que declarase el estado de alarma. Los líderes de Vox, Santiago Abascal, y de Ciudadanos, Inés Arrimadas, pidieron sin ambages esa medida, que implica limitaciones nunca vividas para los españoles.

El estado de alarma, previsto en el artículo 116 de la Constitución y desarrollado en una ley orgánica de 1981, permite que en casos de gravedad como “crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves” se tomen una serie de medidas muy drásticas que limitan el día a día de los ciudadanos.

Límites a la libre circulación

El Gobierno puede escoger qué medidas adopta. La ley le permite hasta cinco opciones. La primera, que sería similar a lo que ya se ha adoptado en Italia, consistiría en “limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos”, por lo que la movilidad dejaría de ser libre.

Además, el estado de alarma supondría una limitación de la propiedad privada, ya que el Ejecutivo podría estar legitimado para “practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias”. La ley también le da potestad para “intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados”.

Racionamiento y desabastecimiento

Otra de las impactantes medidas previstas para estos casos es la de establecer el racionamiento algo que en el imaginario popular parece reservado para los tiempos de guerra.Sin embargo, al declararse el estado de sitio se podría “limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad”.

A principios de esta semana y tras trascender el incremento de contagios, muchos ciudadanos se echaron a los supermercados cuyas estanterías quedaron vacías. La ley quiere impedir que con el aislamiento se produzca un desabastecimiento de los mercados, por lo que se ha previsto que el Gobierno tenga capacidad para “impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción afectados”.

Procedimiento

¿Cómo se pone en marcha el estado de alarma? Al tratarse de medidas tan contundentes, la ley plantea un procedimiento con muchas cautelas para la aplicación de este instrumento legal.La idea es que su duración sea “en cualquier caso la estrictamente indispensable para asegurar eI restablecimiento de la normalidad” y que su aplicación se realice “de forma proporcionada a las circunstancias”.

Así, el Consejo de Ministros tendría que aprobarlo por decreto y establecer una duración no superior a 15 días, aunque la ley permite prórrogas previo paso por el Congreso: “En el decreto se determinará el ámbito territorial, la duración y los efectos del estado de alarma, que no podrá exceder de quince días. Sólo se podrá prorrogar con autorización expresa del Congreso de los Diputados, que en este caso podrá establecer el alcance y las condiciones vigentes durante la prórroga”.

Posibles prórrogas y publicidad

Ayer la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, anunció que la actividad de la Cámara se ha suspendido por un plazo de 15 días para evitar el contagio de los diputados y del personal. Pero el Congreso no ha cerrado. De hecho, celebrará un pleno el día 24 de marzo para convalidar decretos en el que se permitirá a los parlamentarios votar telemáticamente. Si al final el Gobierno decretase el estado de alarma, el decreto podría convalidarse también en esa sesión.

La publicidad de esas medidas es fundamental, por lo que la ley prevé que una vez declarado el estado de alarma se publicará “de inmediato en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y difundirá obligatoriamente por todos los medios de comunicación públicos y por los privados que se determinen, y entrará en vigor desde el instante mismo de su publicación”.

El precedente de los controladores aéreos

El estado de alarma no está previsto únicamente para las crisis sanitarias. la ley también prevé su aplicación en otros casos de emergencia como “catástrofes, calamidades o desgracias públicas, tales como terremotos, inundaciones, incendios urbanos y forestales o accidentes de gran magnitud” o “situaciones de desabastecimiento de productos de primera necesidad”.

La crisis de los controladores aéreos llevó a la aplicación del estado de alarma por primera vez.

La crisis de los controladores aéreos llevó a la aplicación del estado de alarma por primera vez. (Dani Duch)

Hay un tercer supuesto que llevó al Gobierno a aplicar por primera vez el estado de alarma en diciembre de 2010. Se trata de la “paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad, cuando no se garantice lo dispuesto en la Constitución”. El precedente fue la crisis de los controladores aéreos. El entonces vicepresidente, Alfredo Pérez Rubalcaba, decretó la alarma para obligar a estos profesionales a acudir a sus puestos de trabajo en medio de una huelga que provocó el caos aeroportuario.

El estado de excepción

Además, la Constitución también prevé otras dos herramientas todavía más drásticas para casos de extrema gravedad, se trata de los estados de excepción y sitio, también regulados en la misma ley orgánica. El estado de excepción puede declararse cuando “el libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, el normal funcionamiento de las instituciones democráticas, el de los servicios públicos esenciales para la comunidad, o cualquier otro aspecto del orden público, resulten tan gravemente alterados que el ejercicio de las potestades ordinarias fuera insuficiente para restablecerlo y mantenerlo”.

La más contundente de todas estas medidas es el estado de sitio que está previsto para “cuando se produzca o amenace producirse una insurrección o acto de fuerza contra la soberanía o independencia de España, su integridad territorial o el ordenamiento constitucional, que no pueda resolverse por otros medios”.

 

 

https://www.ccma.cat/324/en-directe-compareixenca-de-pedro-sanchez-per-declarar-lestat-dalarma-pel-coronavirus/noticia/2996778/