Un brot de coronavirus a Igualada: un mort, 20 positius i 250 aïllats

Fins ara el Departament de Salut de la Generalitat ha confirmat 250 contactes amb la vintena de casos que han donat positiu, entre ells 200 professionals sanitaris que ja han estat aïllats per evitar que, en cas que estiguin infectats, puguin ser la font de nous contagis de la malaltia. Entre la vintena de casos d’aquest brot, tal com ha explicat el secretari de Salut Pública, Joan Guix, hi ha una víctima mortal i s’investiguen dues defuncions més per confirmar o desmentir que la causa de la mort també hagi estat el coronavirus.

Veure també https://www.elmon.cat/societat/possibles-morts-200-treballadors-sanitaris-aillats-brot-coronavirus-igualada_2115251102.html

Tanquen tots els centres educatius de la capital de l’Anoia, Vilanova, Montbui, Jorba i Òdena.

Detectat un brot de coronavirus a Igualada: s’han registrat vint casos positius, vuit dels quals de professionals sanitaris, que han obligat a prendre mesures excepcionals per contenir la propagació del virus. Tots els centres educatius d’Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui, Jorba i Òdena -en total, hi viuen més de 60.000 persones- tancaran a partir d’aquest dijous. Això inclou 39 centres educatius, des d’escoles bressol fins al campus universitari, passant per escoles i instituts, escoles de música, d’idiomes o el centre de formació d’adults, i afecta 15.412 alumnes i 1.401 docents.  També queden tancats els dos casals cívics que gestiona la Generalitat a Igualada i se suspenen durant quinze dies totes les activitats col·lectives, tant públiques com privades, que estiguessin previstes de celebrar-se en equipaments municipals.

El brot ha causat la quarta víctima mortal del virus -una persona que estava ingressada a la unitat de cures pal·liatives del centre-, i ara s’investiga si dues persones més que han mort a l’hospital també estaven infectats. Les autoritats sanitàries coneixen la cadena de transmissió de tots els casos: l’origen ha estat nosocomial, és a dir s’ha transmès dins l’àmbit sanitari, entre professionals i pacients. De fet, del total de contagis, vuit corresponen a personal de l’hospital d’Igualada. Fins al moment s’han identificat 250 contactes, dels quals el 80% (200) són professionals sanitaris, que estan aïllats a casa. Segons ha sabut l’ARA, a principis d’aquesta setmana van ingressar quatre persones d’una mateixa família per coronavirus a l’hospital, i una cinquena, que treballa al centre sanitari, també va donar positiu però es recupera a casa.

La sotsdirectora del Servei Català de la Salut (CatSalut), Marta Chandre, ha explicat que l’aïllament preventiu de dos centenars de professionals sanitaris ha fet que l’Hospital d’Igualada tingui una gran pressió assistencial. “Hem desprogramat proves diagnòstiques i intervencions quirúrgiques no urgents per la falta de disponibilitat professional i redireccionaremels casos més urgents a altres centres de la xarxa assistencial”, ha apuntat Chandre. El secretari de Salut Pública, Joan Guix, a més, ha assegurat que ja s’estan proporcionant més recursos econòmics i materials al centre.

Vergés ha admès que no es poden prohibir les visites a familiars d’edat avançada, però ha apel·lat a la responsabilitat i ha recordat que el protocol enllestit entre els departaments de Salut i Afers Socials i Famílies recomana evitar accedir a les residències o centres de gent gran per protegir persones d’edat avançada o amb diferents patologies de base, que són les més vulnerables a patir malalties respiratòries. A més, tant la consellera com l’alcalde igualadí han aconsellat a les persones de més de 70 anys que no s’apropin als centres de dia i optin per fer una atenció domiciliària.

Ara per ara, no s’ha limitat l’entrada o la sortida de persones al municipi, si bé el Govern recomana no anar-hi “per sentit comú” si no és per motius imprescindibles.

https://www.ara.cat/societat/Tanquen-Igualada-Vilanova-Montbui-Jorba_0_2414758720.html?utm_medium=social&utm_source=twitter&utm_campaign=ara

https://www.elmon.cat/societat/possibles-morts-200-treballadors-sanitaris-aillats-brot-coronavirus-igualada_2115251102.html

La limitada sanitat pública i falta de baixes mèdiques complica la gestió del coronavirus als EUA

El 47% dels empleats dels EUA ha anat a treballar malalt perquè si estan de baixa no cobren.Com es pot esperar que els ciutadans contribueixin  a reduir el risc de contagi entre persones si els hospitals  cobraran 3.270 dòlars per una anàlisi de sang i una mostra nasal’? El coronavirus a Europa pot col·lapsar el nostre sistema sanitari però en altres llocs de la terra la falta del sistema pot ser catastròfica.

https://www.lavanguardia.com/vida/20200311/474085441916/coronavirus-estados-unidos-limitada-sanidad-publica.html?utm_source=newsletters&utm_medium=email&utm_campaign=claves-del-dia&utm_term=20200311&utm_content=los-expertos-no-confian-en-el-buen-tiempo-para-controlar-el-coronavirus-lee-aqui-esta-y-las-principales-noticias-de-la-manana

La experiencia de Osmel Martínez Azcue ayuda a entender por qué muchos estadounidenses sin un trabajo lo suficientemente bueno como para tener un seguro médico de empresa pero que tampoco son tan pobres como para beneficiarse del programa público Medicare simplemente evitan todo lo posible ir al médico.

Después de un viaje de trabajo a China, Martínez empezó a encontrarse mal. Con el coronavirus en plena expansión, esta vez, en lugar de limitarse a comprar algún medicamento en la farmacia, decidió ir al hospital. Al final, sólo tenía una gripe común. Pero, aun sin hacerle la prueba del coronavirus, le ha llegado una factura de más de 3.000 dólares. “¿Cómo se puede esperar que los ciudadanos contribuyamos a reducir el riesgo de contagio entre personas si los hospitales nos van a cobrar 3.270 dólares por un análisis de sangre y de una muestra nasal?”, se pregunta Martínez en The Miami Herald.

¿Cómo se puede esperar que los ciudadanos contribuyamos a reducir el riesgo de contagio entre personas si los hospitales nos van a cobrar 3.270 dólares por un análisis de sangre y de una muestra nasal?”

El coronavirus ha puesto de manifiesto algunas de las vulnerabilidades específicas del sistema de protección social en Estados Unidos. En primer lugar, por la ausencia de una sanidad pública universal. Se calcula que hay unos 30 millones de personas sin seguro médico y otros 40 millones que sólo tienen planes catastróficos, con copagos y franquicias tan elevados que sólo usan en situaciones extremas. El miedo a las facturas médicas o a no poder pagarse el tratamiento puede impedir que se detecten contagios y el virus siga propagándose.

El Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ha recomendado a los estadounidenses que se queden en casa si están enfermos pero ¿cómo hacerlo, si en muchos casos eso significa que no cobrarán? A diferencia de lo que ocurre en la mayor parte de los países industrializados, en Estados Unidos ninguna ley federal obliga a las empresas a ofrecer bajas médicas remuneradas a sus trabajadores. Trece estados del norte han aprobado leyes para establecer un mínimo obligatorio, pero una docena de estados del sur, Florida entre ellos, han legislado en sentido contrario. Actualmente, el 27% de los trabajadores empleados en el sector privado no tienen derecho a baja médica en Estados Unidos.

Dos personas en Times Square llevan un traje de protección ante el coronavirus

Dos personas en Times Square llevan un traje de protección ante el coronavirus (JUSTIN LANE / EFE)

El resultado, según una reciente encuesta de YouGov, casi la mitad de los trabajadores (47%) admite que el año pasado acudieron enfermos a su empleo porque no se pueden permitir no cobrar. El porcentaje aumenta conforme descienden los salarios. Muchos de estos empleados, que a menudo cobran por horas, trabaja en sectores como la restauración y la hostelería y tienen una gran exposición al público.

Maurilia Arellanes, que trabaja en un McDonalds de San José (California), es uno de los millones de trabajadores que no se pueden permitir no trabajar. “No podría pagar el alquiler, no podría mantenerme”, explicó en una conferencia de prensa telefónica organizada por el grupo Fight for $15, que defiende la subida del salario mínimo hasta esa cantidad y ha lanzado una campaña para que la cadena de comida rápida les compense si pierden algún turno como consecuencia del coronavirus (por enfermedad o el cierre de locales) y actualice sus protocolos de higiene.

Tampoco los trabajadores de la gig economy o economía colaborativa, con su legión de autónomos que conducen coches y reparten comida, tienen derecho a baja médica pero las empresas Uber y Lyft, especializadas en el transporte de pasajeros, han reaccionado a la presión social y han anunciado que seguirán pagando a sus conductores si contraen el virus, aunque no han especificado cómo calcularán la prestación.

El coronavirus ha puesto de manifiesto algunas de las vulnerabilidades específicas del sistema de protección social en Estados Unidos

“Uno de los mayores desafíos que tenemos por delante es asegurarnos de que la carga del Covid-19 y las medidas de respuesta no recaen injustamente sobre las personas más vulnerables de nuestra sociedad por su situación económica, social o sanitaria”, advierte la carta abierta firmada por más de 800 expertos en salud pública al vicepresidente Mike Pence, encargado de coordinar la crisis a nivel nacional, y las autoridades estatales y locales, enviada la semana pasada.

El documento, de 34 páginas, recomienda al Gobierno tomar medidas para que las pruebas estén al alcance de todo el mundo, también las personas que carecen de seguro médico, y se reduzcan los copagos y franquicias. Los hospitales, advierten, deberían ser zonas seguras para los inmigrantes simpapeles (se calcula que hay 11 millones). También la población sin techo, unas 550.000 personas, están en especial situación de riesgo, advierten los expertos (médicos, científicos, juristas, especialistas en ética…). La crisis del coronavirus ilustra el argumento que frecuentemente esgrimen los defensores de la implantación de una sanidad pública universal en Estados Unidos, que no es sólo una cuestión de justicia social sino de salud pública.

El presidente Donald Trump se sentó ayer con Pence y los responsables de las principales compañías aseguradoras en la Casa Blanca para discutir su respuesta a la epidemia. Los directivos aceptaron incluir el tratamiento del coronavirus en todos sus planes y eliminar algunos copagos, pero no las franquicias, el gran obstáculo para muchos usuarios. Tampoco se hizo ninguna mención a la situación de los millones de estadounidenses que no tienen ningún tipo de seguro. La aprobación de una ley federal que obligue a las empresas a pagar bajas médicas de al menos 14 días a sus trabajadores en caso de emergencia sanitaria es una de las medidas que la Casa Blanca empezó ayer a negociar con el Congreso como parte de su respuesta a la crisis.