Qui gestiona les teves escombraries

La millor solució no pot ser generar un residu i que em tornin una fiança per continuar consumint sense fre; la millor solució passa, necessàriament, per no generar el residu. I a partir d’aquí, si es genera el residu, reciclar-lo. Però sense fomentar el consumisme Continua la lectura de Qui gestiona les teves escombraries

Protegir les balenes del soroll que la gent fa a l’oceà

Els oceans creixen cada cop més, i les balenes han de lluitar per competir-hi. “Estan gastant més temps o energia intentant comunicar-se … essencialment cridant-se els uns als altres – el que hauríem de fer en una discoteca”, explica Mark Jessopp, de la University College Cork.

El doctor Jessopp va participar recentment en un projecte de recerca per estudiar els efectes de les enquestes sísmiques marines en animals com balenes i dofins.

Les balenes hauran de seguir cridant per ser escoltades.

https://www.bbc.com/news/business-51152791

Protecting whales from the noise people make in the ocean

whale breachingImage copyrightAILBHE KAVANAGH
Image captionWhales are having to use more energy to communicate

There is a rising din in the oceans – and whales are having to struggle to compete with it.

“They’re spending more time or energy trying to communicate… by essentially screaming at each other – what we would have to do at a nightclub,” explains says Mark Jessopp at University College Cork.

Dr Jessopp was recently involved in a research project to study the effects of marine seismic surveys on animals such as whales and dolphins.

He and his colleagues found a “huge decrease” in sightings of such species when the work was going on, even when accounting for other factors such as weather.

Mark Jessopp at University College CorkImage copyrightTOM HART
Image captionMark Jessopp studies the effects of seismic surveys on sealife

Seismic surveys are carried out by a range of organisations, including oil and gas companies, as a means of mapping what lies beneath the seafloor.

Shockwaves fired from an air gun – like a very powerful speaker – are blasted down towards the seabed. The waves bounce off features below and are detected again at the surface. The signal that returns reveals whether there is, for instance, oil locked in the rock beneath.

The process creates a tremendous racket. “It’s like an explosion,” says Lindy Weilgart at Dalhousie University in Nova Scotia. She says that there is now plenty of evidence to show that many marine animals are negatively affected by the clamour.

Lindy Weilgart from Dalhousie UniversityImage copyrightIAN WILMS
Image captionQuieter tech is not being introduced quickly enough, says researcher Lindy Weilgart

The effects aren’t just felt by mammals like whales and dolphins, she adds. Fish and invertebrates such as crabs have also been seen to change their behaviour when noise levels rise. They can be put off feeding or become less able to detect predators, for example.

And yet a technology exists that could be far less harmful. It is called marine vibroseis and is a low-energy alternative to air guns. Instead of explosive blasts, vibroseis uses smaller vibrations to transmit waves down to the seabed. It actually emits a similar amount of energy overall but spreads it over a longer period, meaning the survey has a less “shocking” impact.

Presentational grey line

More Technology of Business

Presentational grey line

Stephen Chelminski, who invented the seismic air gun in the late 1950s, has become a proponent of vibroseis because of its perceived environmental benefits.

Dr Weilgart says there are many efforts to commercialise this quieter tech but she is unimpressed with how they are progressing. “It’s just creeping along at a glacial pace,” she says.

Shell, Total and ExxonMobil have spent years developing a marine vibroseis device.Image copyrightGENERAL DYNAMICS
Image captionShell, Total and ExxonMobil have spent years developing new seismic tech

Three of the world’s biggest oil companies – Shell, Total and ExxonMobil – have spent years developing a marine vibroseis device. Andrew Feltham, a geophysicist at Total who works on the project, says that the system has been shown to function as intended but requires some further testing before it can be used in field work.

He says that one benefit of the prototype device is that it doesn’t produce noise across a wide range of frequencies.

“We only emit energy within the frequency band of interest for the job at hand,” he explains. This reduces the number of sea creatures that would hear noise generated by the device, lowering the environmental impact further.

Norwegian firm Petroleum Geo-Services (PGS), which helps oil and gas companies find offshore reserves of fossil fuel, has also been working on a vibroseis system. It has a different, more compact design that uses a stack of plates to generate vibrations.

Dolphin jumpingImage copyrightAILBHE KAVANAGH
Image captionResearch shows dolphins and other marine life avoid areas where seismic surveys are going on

This allows for the production of a strong seismic signal but stops the device shaking itself apart.

“Using stacked plates is an ingenious solution,” argues Bard Stenberg, a spokesman for PGS.

The prototype has endured a 1,000-hour test in a water tank and depths of 60m (197ft) in a harbour. However, it is yet to be trialled out at sea.

Nathan Merchant is a bioacoustician at the UK’s Centre for Environment Fisheries and Aquaculture Science (Cefas). He says that vibroseis would actually be a better technology for organisations seeking to survey the seabed because it can be more finely tuned. And yet, commercial interest in it has not really materialised.

“This is one of the areas where we need a bit of a push from the policy and regulation side to create a market for that kind of technology,” he argues.

A map of sea noise around the UKImage copyrightCEFAS & ADRIAN FARCAS
Image captionA map of sea noise around the UK – red the noisiest and blue the quietest

Dr Merchant studies noise levels in the seas around the UK. He and his team recently produced a detailed map of where the cacophony is greatest. However, while it is difficult to confirm exactly how noise levels have changed in recent decades, he says they have probably increased overall.

“The answer to that is almost certainly ‘yes’,” he says.

He points out that there are other significant sources of noise pollution at sea. These include noise from shipping, where, for example, propellers slicing through the water create a wake and with it a mighty rumbling sound that can travel for hundreds or even thousands of kilometres.

Then there are offshore wind farms, which rely on pile-drivers that bash huge columns into the seabed to create the base platform for turbines. Engineers on such projects also occasionally have to clear unexploded ordnance left behind, for instance from World War Two.

Detonating a bomb underwater creates a lot of noise but the bang can be softened by using a device to create a curtain of bubbles around the bomb.

One of the final 55m turbine blades is manoeuvred into position on September 20, 2017 in Brighton, England.Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionThe construction of offshore wind farms creates a lot of noise for sealife

Wind farms in the UK licensed to use bubble curtains for this purpose include Hornsea One and Two off the north-east coast. Currently under construction, the full Hornsea complex will eventually form the largest offshore wind installation in the world.

Marine biologists continue to hope for technologies that will make human activity in the oceans quieter. Dr Jessopp acknowledges that seismic air guns are cheap and have been proven to work. With marine vibroseis still not available at a commercial scale, firms may not see any reason to change how they do things.

“In the absence of any real viable alternative we’ve just kept doing it. It’s kind of business as usual,” says Dr Jessopp.

So the seas will remain noisy for sometime and whales will have to continue to shout to be heard.

Descoberta una possible miniluna en òrbita al voltant de la Terra

Si el cos és de naturalesa rocosa, suposarà el segon satèl·lit de la Terra mai descobert més de la Lluna. L’objecte es troba cada vegada més lluny i els astrònoms esperen que deixi de girar al voltant del nostre planeta a l’abril.

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20200228/473820096470/descubierta-miniluna-orbita-alrededor-tierra.html

Astrónomos del Observatorio Gemini, en Maunakea (Hawai), han fotografiado un objeto muy pequeño, de entre 1,9 y 3,5 metros de diámetro, en órbita alrededor de la Tierra. La imagen, obtenida el 24 de febrero de 2020, muestra un pequeño punto de luz en medio de las estrellas que aparecen como lineas brillantes.

Según expresó John Blakeslee, Jefe de Ciencia de dicho observatorio en un comunicado, obtener las fotografías fue una lucha para el equipo porque el objeto se está volviendo más débil a medida que se aleja de la Tierra. Los astrónomos esperan que sea expulsado de la órbita terrestre por completo en abril.

Imagen de 2020 CD3

Imagen de 2020 CD3 (The international Gemini Observatory/NSF’s National Optical-Infrared Astronomy Research Laboratory/AURA/G. Fedorets Release Images)

El objeto fue descubierto en la noche del pasado 15 de febrero por los científicos Kacper Wierzchos y Teddy Pruyne, ambos del programa de investigación Catalina Sky Survey que opera en el Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona (EE.UU.). El cuerpo ha recibido la designación provisional de 2020 CD3 por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional (UAI).

Según el astrónomo principal de las observaciones Grigori Fedorets, de la Queen’s University en Belfast (Irlanda del Norte), el objeto podría ser un raro cuerpo rocoso o tal vez algo que los humanos pusieron en el espacio hace décadas, esencialmente desechos espaciales.

“De cualquier manera, este es un objeto muy convincente y necesita más datos para determinar su naturaleza”, dijo Fedorets.

Kacper Wierzchos@WierzchosKacper

BIG NEWS (thread 1/3). Earth has a new temporarily captured object/Possible mini-moon called 2020 CD3. On the night of Feb. 15, my Catalina Sky Survey teammate Teddy Pruyne and I found a 20th magnitude object. Here are the discovery images.

Video insertado

2.964 personas están hablando de esto

En el caso de que su origen sea natural, como por ejemplo un asteroide, 2020 CD3 se convertiría en el segundo satélite rocoso conocido de la Tierra jamás descubierto que no sea la Luna. El otro cuerpo, hallado también por Catalina Sky Survey en 2006 y denominado 2006 RH120, fue expulsado de la órbita terrestre.

Fedorets y su equipo están “haciendo todo lo posible” para obtener más datos sobre el objeto para determinar su naturaleza. “Las observaciones adicionales para refinar su posición nos ayudarán a determinar la órbita de este objeto misterioso y su posible origen”, dijo el astrónomo, y agregó que su reflectividad también es una característica importante, ya que los cuerpos rocosos tienden a tener una reflectividad relativamente baja en comparación con cuerpos como los propulsores de cohetes gastados.

El coronacapitalisme

Ja fa diversos segles que la humanitat va contraure un virus fatal, una mena de pandèmia econòmica a la qual, avui dia, podríem anomenar “coronacapitalismo”. Aquest virus respira amb més força que tots nosaltres junts. Com una metàstasi cancerosa té els seus propis objectius i no es preocupa massa de el cos de la humanitat, a què acabarà per exterminar.

El coronacapitalismo

Hace ya varios siglos que la humanidad contrajo un virus fatal, una especie de pandemia económica a la que, hoy en día, podríamos llamar coronacapitalismo

El sentido común ha sido tan derrotado en las últimas décadas que vivimos acostumbrados al delirio como lo más normal. Aceptamos como inevitables cosas bien raras. Por ejemplo, que el mayor peligro con el que nos amenaza el coronavirus no es que infecte a las personas, sino que infecta a la economía. Resulta que nuestra frágil existencia humana no resulta tan vulnerable como nuestro vulnerable sistema económico, que se resfría a la menor ocasión. Naomi Klein dijo una vez que los mercados tienen el carácter de un niño de dos años y que en cualquier momento pueden cogerse una rabieta o volverse medio locos. Ahora pueden contraer el coronavirus y desatar quién sabe si una guerra comercial global. Los economistas no cesan de buscar una vacuna que pueda inyectar fondos a la economía para inmunizar su precaria etiología neurótica. Se encontrará una vacuna para la gente, pero lo de la vacuna contra la histeria financiera resulta más difícil.

Para nosotros es ya una evidencia cotidiana: la economía tiene muchos más problemas que los seres humanos, su salud es más endeble que la de los niños y, por eso, el mundo entero se ha convertido en un Hospital encargado de vigilar para que no se constipe. Somos los enfermeros y asistentes de nuestro sistema económico. El caso es que hace cincuenta años aún se recordaba que este sistema no era el único posible, pero hoy en día ya nadie quiere pensar en eso. Por otra parte, los que intentaron cambiarlo en el pasado fueron tan derrotados y escarmentados que todo hace pensar que en efecto la cosa ya no tiene marcha atrás y que cualquier día que los mercados decidan acabar con el planeta por algún infantil capricho o alguna infección agresiva llegará el fin del mundo y santas pascuas. “El mundo comenzó sin el hombre y terminará sin el hombre”, decía Claude Lévi-Strauss. Estaremos aquí mientras así sea la voluntad de la Economía. Lo mismo se pensaba antes de la voluntad de los dioses. La diferencia es que éstos, normalmente, no tenían el carácter de un niño de tres años, ni se contagiaban del virus de la gripe.

Sorprende leer algunos textos de hace un siglo, cuando todavía no habíamos ingresado en este manicomio global. Por ejemplo, es muy impactante releer una conferencia que John Maynard Keynes impartió en Madrid en 1930 y que llevaba el significativo título “Las posibilidades económicas de nuestros nietos”. Hace de ello casi cien años. Y eso era lo que se planteaba Keynes, qué sería del mundo económico cien años después. La cosa tiene incluso gracia. El gran genio de la economía del siglo XX pronostica, nada más y nada menos, que en cosa de cien años (allá por el año 2020, vaya) “la humanidad habrá resuelto ya su problema económico”, es decir, que nos habremos librado de la “economía”, del problema de cómo “administrar recursos escasos”, sencillamente porque ya no serán escasos. La cosa le parece evidente a la luz de lo que él considera una “enfermedad” que ha contraído la economía de su tiempo: el paro y la sobreproducción. Esta “enfermedad”, al contrario que el “coronavirus”, anunciaba un futuro muy prometedor y, en realidad, demostraba (¡increíble afirmación!) “que el problema económico no es el problema permanente del género humano” (el subrayado es de Keynes). O sea, acuerdo total con Aristóteles y desacuerdo con la filosofía subyacente a la ciencia económica: no somos un homo economicus, sino un ser social que tiene un problemilla económico que se puede remediar (en Aristóteles, teniendo esclavos; en la actualidad, con el progreso técnico y la organización de la producción). Hasta el momento, la economía ha sido una enfermedad congénita para la humanidad (o quizás, más bien, un virus que contrajo con la separación de las clases sociales, porque en las sociedades neolíticas, según atestigua la antropología, siempre se trabajó mucho menos que ahora). En todo caso, con la revolución industrial se habría descubierto la vacuna. En resumen, a Keynes le parece obvio que, allá por el año 2020, los seres humanos podrían trabajar “quince horas a la semana, en turnos de tres horas al día” y, aún así, seguiría sobrando riqueza: “tres horas al día es suficiente para satisfacer al viejo Adán que hay dentro de nosotros”.

Así es que el bueno de Keynes se plantea un grave problema existencial: ¿qué hará la humanidad con tanto tiempo libre?, ¿no le provocará ansiedad?, ¿nos pasará a todos como “a las esposas de las clases adineradas, mujeres desafortunadas que ya no saben qué hacer con su vida desocupada y aburrida”? El ocio puede ser un arma de dos filos, pues el aburrimiento puede ser letal desde un punto de vista psíquico. Otro peligro es que no seamos capaces de reprimir nuestros instintos agresivos, impidiendo las guerras, que todo lo destruyen. Es una cuestión de educación, habrá que acostumbrar a la población a divertirse y a ser buena gente. Por lo demás, si dejamos que los especialistas en economía resuelvan los cada vez menores problemas económicos, del mismo modo “que hacen los odontólogos, como personas honestas y competentes”, todo irá bien.

En fin, sorprende que un genio económico como Keynes ni por un momento repare en que bajo condiciones capitalistas es imposible repartir el trabajo y reducir la jornada laboral, algo que Marx ya demostró en 1867. Y que, por tanto, el problema no será el aburrimiento o la agresividad, sino el capitalismo. El capitalismo no genera ocio, sino paro, que no es lo mismo. Paro y trabajo excesivo; pero de repartir nada, porque económicamente es imposible, porque la economía se pondría enferma con ese reparto, un auténtico virus letal desde el punto de vista de los negocios. En cuanto a las guerras, bajo el capitalismo tienen poco que ver con la agresividad humana. Como muy bien dijo en los años ochenta el filósofo Günther Anders, “el capitalismo no produce armas para las guerras, sino guerras para las armas”. Las guerras son, ante todo, mercados solventes para la producción armamentística. Así son los caprichos de eso que llamamos “la economía”.

Keynes no menciona eso del “capitalismo”, lo mismo que tampoco suele mencionarse hoy. El capitalismo es sencillamente la vida económica de la humanidad, como se piensa en Intereconomía y, en general, en nuestro actual modelo ideológico. Pero Keynes no era un vulgar tertuliano y pensaba, como todo bien nacido, que ese “problema económico” se podía dejar atrás. Hasta el momento, como dijo Raoul Vaneigem en 1967, “supervivir nos ha impedido vivir”; pero ha llegado el momento de librarnos de la asfixiante lucha por la supervivencia y comenzar a vivir un poco según lo que Marx llamaba “el reino de la libertad” (en palabras de Aristóteles, no hay que conformarse con vivir, sino con una vida buena). Así es que, como Keynes era una buena persona, sólo le queda el recurso a la ingenuidad: la humanidad no será tan estúpida de seguir sin repartir el trabajo y aprovecharse de la sobreproducción (que la sociedad de consumo demuestra a diario de manera tan extravagante). Él no podía sospechar que los “especialistas odontólogos” que iban a acabar  por gestionar la “economía” iban a ser Milton Friedman y sus Chicago boys, y que, en el año 2020, lejos de “habernos librado del problema económico”, íbamos a vivir en una cárcel económica asfixiante, temerosos de la que la economía contraiga algún virus o estalle en alguna imprevisible rabieta. Actualmente, lo primordial ya no es construir un Estado del Bienestar para la población, sino estar pendientes del Bienestar de la Economía, que tiene sus propios problemas y sus propias soluciones, que poco tienen que ver con las de los seres humanos.

Sorprende tanta ingenuidad en un hombre de la talla de Keynes. Qué diferencia con el diagnóstico que hacían las izquierdas. Yo ya no creo mucho en eso de la célebre “superioridad moral de la izquierda”, pero sí creo que su superioridad intelectual fue indiscutible. Aún recuerdo una entrevista en la televisión que hicieron durante la Transición a Federica Montseny, cuando regresó a España tan anciana. “Sigo pensando lo mismo de siempre. Hay que superar el capitalismo, porque el capitalismo es incapaz de repartir el trabajo”. Lo mismo que había diagnosticado Paul Lafargue, el yerno de Marx, en su magistral ensayo El derecho a la pereza (1880), en el que definía el comunismo como el medio para lograr que los avances de la técnica se tradujeran en ocio y en descanso, en lugar de en paro y en sobreproducción. Si las lanzaderas tejieran solas, había dicho Aristóteles, no harían falta esclavos. Pues, bien, afirma Lafargue, las lanzaderas ya tejen solas. Cada descubrimiento técnico que doble la productividad, debería ir seguido de una decisión parlamentaria: ¿preferimos tener el doble y seguir trabajando lo mismo o trabajar la mitad y tener lo mismo que antes? Puro sentido común. Lo mismo que dice Keynes. Lo que pasa es que Lafargue sabe que bajo el capitalismo eso es imposible. Por eso era comunista, sólo que en un sentido enteramente opuesto al estajanovismo  y a la cultura proletaria que se instauró en la URSS y la China maoísta (algo que seguramente tuvo poco que ver con el comunismo y bastante con el hecho de estar continuamente en guerra o amenazados por ella).

Pero pensemos en otro eminente genio del siglo XX: Bertrand Russell. En 1932 escribió Elogio de la ociosidad, un texto en todo semejante al de Paul Lafargue, donde podemos leer: “El tiempo libre es esencial para la civilización, y, en épocas pasadas, sólo el trabajo de los más hacía posible el tiempo libre de los menos. Pero el trabajo era valioso, no porque el trabajo en sí mismo fuera bueno, sino porque el ocio es bueno. Y con la técnica moderna sería posible distribuir justamente el ocio, sin menoscabo para la civilización”. Con la técnica moderna, sin duda que sí. Con el capitalismo no, como bien se ha demostrado cien años después. Otro ingenuo. Aunque no tanto: Russell tiene muy claro que, durante la guerra, la “organización científica de la producción” (lo que en el lado comunista se llamaba “planificación económica”) había permitido fabricar armas y municiones suficientes para la victoria. “Si la organización científica”, nos dice, “se hubiera mantenido al finalizar la guerra, la jornada laboral habría podido reducirse a cuatro horas y todo habría ido bien”. Pero, por el contrario, “se restauró el antiguo caos: aquellos cuyo trabajo se necesitaba  se vieron obligados a trabajar excesivamente y al resto se le dejó morir de hambre por falta de empleo”. En los años 30, Bertrand Russell protesta indignado con impaciencia: “¡Los hombres aún trabajan ocho horas!”. Ello lleva a la sobreproducción en todos los sectores, las empresas quiebran, los trabajadores son despedidos y arrojados al paro. “El inevitable tiempo libre produce miseria por todas partes, en lugar de ser una fuente de felicidad universal. ¿Puede imaginarse algo más insensato?”. Russell no ve otra solución que reducir la jornada laboral cuatro horas diarias. Eso acabaría con el paro y con la sobreproducción que hace quebrar a las empresas. Vemos que coincide punto por punto con el diagnóstico de Keynes. En cambio, si hoy en día se te ocurre decir la cuarta parte de esto, te consideran un demagogo populista. Keynes y Russell están superados, debe de ser que ya tenemos gente más lista por ahí, en las tertulias de la radio (o quizás en las Facultades de Economía).

“Cuando propongo que las horas de trabajo sean reducidas a cuatro, no intento decir que todo el tiempo restante deba necesariamente malgastarse en puras frivolidades”, continúa diciendo Bertrand Russell. No, porque él tiene confianza en las virtudes civilizatorias del ocio, del tiempo libre. De hecho, está convencido de que “sin la clase ociosa, la humanidad nunca hubiese salido de la barbarie”. Lo que ocurre es que, como bien sabía Aristóteles y bien recordaba Paul Lafargue, para que haya existido una clase ociosa siempre han hecho falta esclavos o proletarios. Pero ya no es así, los progresos técnicos de la humanidad nos auguran “un mundo en el que nadie esté obligado a trabajar más de cuatro horas al día”, de modo que ahora es posible “democratizar el tiempo libre” y que “toda persona con curiosidad científica pueda satisfacerla, y todo pintor pueda pintar sin morirse de hambre, no importa lo maravillosos que puedan ser sus cuadros”. El tiempo libre se invertirá en las artes y las ciencias, en la política y el progreso moral de la humanidad. “Puesto que los hombres no estarán cansados en su tiempo libre, no querrán sólo distracciones pasivas e insípidas” y muchos dedicarán sus esfuerzos a “tareas de interés público”. La conclusión de Bertrand Russell es impactante por ser muy de sentido común: “Los métodos de producción modernos nos han dado la posibilidad de la paz y la seguridad para todos; en vez de esto, hemos elegido el exceso de trabajo para unos y la inanición para otros. Hasta aquí, hemos sido tan activos como lo éramos antes de que hubiese máquinas; en esto, hemos sido unos necios, pero no hay razón para seguir necios para siempre”.

¿No? Que se lo pregunten a nuestros actuales tertulianos y a nuestras autoridades económicas también. Sí hay una razón y se llama capitalismo. Porque Russell, como Keynes, piensan que es una cuestión de necedad o de humana insensatez. Russell piensa que es porque nos han comido el tarro con una ética del trabajo delirante. Estamos empeñados en que “el trabajo es un deber”. Empeñados en que “el pobre no sabría cómo emplear tanto tiempo libre”. De ahí su angustiosa pregunta: “¿Qué sucederá cuando se alcance el punto en que todo el mundo pueda vivir cómodamente sin trabajar muchas horas?”. Pero Russell (como Keynes) se preocupaba inútilmente. Los tiempos iban a demostrar que, mientras siguiera existiendo el capitalismo, eso no sucedería jamás, sino todo lo contrario. Gozamos ahora de desarrollos técnicos inimaginables para él (y para Keynes). Y no ha aumentado el tiempo libre, sino el paro y la precariedad. Y el trabajo excesivo. Y sería demasiado sarcástico eso de intentar convencer a los precarios y los parados de que si se empeñan en trabajar es porque hay una “ética del trabajo” que les tiene comido el coco. No es una cuestión ética. Es una cuestión económica, que tiene que ver con un sistema que Lafargue, Montseny y Marx hacían muy bien en llamar “capitalista”.

De hecho, ha ocurrido todo lo contrario de lo que pensaban Keynes o Russell. En realidad, actualmente no es que trabajemos “todavía” ocho horas. La gente trabaja mucho más. En un cierto sentido, incluso (como ha contado Santiago Alba Rico en sus últimos libros), actualmente trabajamos 24 horas diarias, pues el capitalismo ya no sólo explota el trabajo, sino también el ocio. La tecnología, bajo el capitalismo, no ha liberado ocio alguno: ha borrado las fronteras entre el ocio y el trabajo. Así que hasta los parados generan activamente beneficio y no sólo, como antes, en la medida en que el paro era una función de la producción misma, sino porque están conectados a la red y consumiendo no sólo mercancías baratas sino imágenes asociadas a grandes empresas de la comunicación. El situacionista y anticapitalista Vaneigem, en 1967, sí que era bien consciente de que esto empezaba ya a ocurrir: “Ahora, los tecnócratas, en un hermoso aliento humanitario, incitan a desarrollar mucho más los medios técnicos que permitirían combatir eficazmente la muerte, el sufrimiento, la fatiga de  vivir. Pero el milagro sería mucho mayor si en lugar de suprimir la muerte se suprimiera el suicidio y el deseo de morir. Existen formas de abolir la pena de muerte que hacen que se la eche de menos”.

En todo caso, la ingenuidad de Keynes, la sensatez de Russell, la genialidad de Lafargue, nos retrotraen a épocas en las que aún no se había perdido el sentido común, cuando aún se tenía el derecho a no estar loco. No porque el mundo no estuviera igual de loco, como atestiguan dos guerras mundiales y no pocas crisis económicas devastadoras, sino porque el sentido común no había sido todavía tan pisoteado. Aún no habíamos perdido tantas batallas, como demuestra el espíritu del 45 que Ken Loach inmortalizó en su magnífica película: “si el socialismo nos ha permitido gestionar la guerra, tiene que  servirnos para gestionar la paz”, se decía por aquél entonces. La segunda guerra mundial la habían ganado los comunistas. Pero es que también las grandes potencias aliadas, durante la guerra, habían sido socialistas a la hora de organizar su producción. ¿No podía hacerse lo mismo para organizar la paz? Sin duda, así lo demostró la Europa del Bienestar durante dos décadas. Pero había otra guerra en curso, la de la lucha de clases. Y un duro camino que recorrer hasta que el magnate Warren Buffett dijera su célebre frase: “naturalmente que hay lucha de clases, pero es la mía la que va ganando”.

La derrota estaba servida. El “socialismo del bienestar”, que existió en Alemania y los países nórdicos durante los años sesenta y setenta, como una especie de lujo que los ricos se podían permitir, ha sido derrotado. Y los intentos de hacer lo mismo que tuvieron los países más pobres, ensayando un socialismo compatible con el orden constitucional y la democracia, fueron machacados uno tras otro mediante un rosario de golpes de Estado, invasiones y bloqueos económicos. Ahora bien, por lo menos, no perdamos del todo la memoria y el sentido común. Recordemos qué es lo que ha pasado y no nos creamos más juiciosos que Keynes o Russell. Lejos de habernos librado del “problema económico” vivimos sometidos a una economía cada vez más chiflada, cada vez más vulnerable y cada vez más tiránica. Pero el que la economía se haya vuelta loca no implica que nosotros nos volvamos locos también,  olvidando  dónde está el problema. En esa época, ni las izquierdas ni las derechas habían perdido el juicio como ocurre actualmente (como empezó a ocurrir a partir de los años ochenta, cuando se inició la hegemonía neoliberal). Fue un autor católico bien de derechas, como era G.K. Chesterton, quien mejor describió el problema psiquiátrico al que nos veíamos abocados y lo hizo en 1935, poco más o menos en los años en la que han hablado Keynes y Russell. Conviene releer ahora su magnífico artículo Reflexiones sobre una manzana podrida. Dependiendo de nuestras convicciones religiosas -nos dice- podemos o no creer en los milagros. Y en los cuentos de hadas. Podemos creer que una planta de alubias puede subir hasta el cielo, pues al fin y al cabo que existan las alubias ya es un misterio bastante increíble. Pero lo que no puede ser es que cincuenta y siete alubias sean lo mismo que cinco. O que multiplicar panes y paces dé como resultado menos panes y menos peces. Una cosa es la fe o la credulidad y otra muy distinta la locura y el absurdo. “La historia de los panes y los peces no convence al escéptico, pero tiene sentido. Pero ningún Papa o sacerdote pidió jamás que se creyera que miles de personas murieron de hambre en el desierto porque fueron abundantemente alimentados con panes y con peces. Ningún credo o dogma declaró jamás que había muy poca comida porque había demasiados peces”.

Y sin embargo, nos dice Chesterton, “esa es la precisa, práctica y prosaica definición de la situación presente en la moderna ciencia económica. El hombre de la Edad del Sinsentido debe agachar la cabeza y repetir su credo, el lema de su tiempo: Credo qua impossibile”. La situación es tan absurda que “nos enteramos de que hay hambre porque no hay escasez, y de que hay tan buena cosecha de patatas que no hay patatas. Esta es la moderna paradoja económica llamada superproducción o exceso de mercado”.

El problema fundamental estaba ya previsto desde hace mucho tiempo por Aristóteles, que descubrió la “economía” al tiempo que nos advirtió de sus peligros. El mayor enemigo de la ciudad, de la polis, nos dijo, es la hybris, la desmesura, el infinito, la falta de límites. Y la economía corre demasiado el riesgo de devenir infinita. Un médico, por ejemplo, en tanto que médico persigue la salud del paciente. Su actividad tiene un fin que se completa y concluye con la sanación del enfermo. Por eso es muy importante que el médico no cobre dinero (o como ocurre hoy día en la sanidad pública, que cobre un sueldo fijo del Estado). Porque si el médico comienza a cobrar por sus curaciones, se habrá iniciado un proceso que no tiene por qué tener fin, pues el fin ya no es la salud, sino la ganancia y el ansia de ganancia no tiene por qué detenerse nunca, de modo que la salud o la enfermedad se convierten más bien en medios para seguir haciendo girar la rueda de los negocios. A este tipo de economía, Aristóteles le llamó “crematística” y la consideró con razón el mayor enemigo de la ciudad. Y su temor tenía mucho de profético, porque apuntaba ya a una situación en la que la sociedad entera estuviera sustentada por el infinito y la desmesura. Un monstruo tiránico para lo que todo serían medios de enriquecimiento. Ni en la peor de sus pesadillas, Aristóteles habría podido concebir el mundo actual, en el que la economía ha cobrado vida propia y tiene ya su propio metabolismo que en absoluto coincide con el de la sociedad y los seres humanos que la habitan.

Chesterton pone el mismo ejemplo: un hombre que vendía navajas de afeitar y luego explicaba a los clientes indignados que él nunca había afirmado que sus navajas afeitaran, pues no habían sido hechas para afeitar, sino para ser vendidas. Lo mismo que ahora los tomates, que ya no tienen porque saber a tomate con tal de que se vendan. Y así con todo lo demás. Durante los años 80, las vacas gallegas se alimentaron de mantequilla. Puede parecer absurdo desde un punto de vista humano, pues la elaboración de mantequilla lleva mucho trabajo y la mantequilla sale de las vacas. Pero desde un punto de vista económico resultaba de lo más sensato. Todas las empresas que fabrican mantequilla intentan agotar el mercado, de modo que acaba sobrando mucha mantequilla. La única salida a la crisis del sector es intentar imponerse a la competencia, procurando ser el último en quebrar, lo cual requiere fabricar masivamente más mantequilla al mejor precio. Y entonces se descubrió que las vacas alimentadas con mantequilla producían mucha más mantequilla. Al fin y al cabo, la mantequilla no se producía para engordar, sino para la venta. Ya lo había previsto Chesterton en 1935, porque en esos tiempos aún quedaba algo de sentido común: “Si un hombre en lugar de fabricar tantas manzanas como quiere, produce tantas manzanas como se imagina que el mundo entero necesita, con la esperanza de copar el comercio mundial de manzanas, entonces puede tener éxito o fracasar en el intento de competir con su vecino, que también desea todo el mercado mundial para sí”. La sed de ganancia introduce el infinito en la ciudad, la hybris hace reventar a todas las instituciones destinadas a administrar la modesta vida finita de los seres humanos. De hecho, en la actualidad, el infinito económico ya no cabe en este mundo, ha rebasado los límites de un planeta finito y redondo, y amenaza con hacerlo reventar. No podemos seguir creciendo un tres por ciento anual en un planeta como este, que más bien decrece por agotamiento de sus recursos.

Pero el diagnóstico de Chesterton, siendo genial como es, también tiene algo de ingenuo, aunque menos que el de Keynes o Russell. “El comercio”, nos dice, “es muy bueno en cierto sentido, pero hemos colocado al comercio en el lugar de la Verdad. El comercio, que en su naturaleza es una actividad secundaria, ha sido tratado como una cuestión prioritaria, como un valor absoluto”. Es como si el Dios del Génesis, en lugar de contemplar su creación y ver que las cosas eran “buenas”, hubiera exclamado que eran “bienes” destinados a ser comprados y vendidos de forma generalizada. En esto tiene toda la razón, por supuesto. Pero Chesterton se olvida de explicar por qué el mercado se ha convertido en un amo, en lugar de seguir siendo, como le correspondía, un buen esclavo. Marx, en cambio, sí se empeñó en intentar explicarlo  y concluyó que se debía a una estructura de la producción, impuesta a sangre y fuego en los anales de la historia, a la que había que llamar “capitalismo”. Si llamamos “comunistas”, ante todo, a los que se empeñaron en luchar contra  esa estructura capitalista, no cabe duda de que, en ese sentido, los comunistas tenían (teníamos) toda la razón. Pero no vivimos en un mundo de fantasías, sino enfrentados a la cruda realidad. Hace ya tiempo que perdimos la batalla de los hechos. Pero, por lo menos, que no nos hagan también perder el juicio. El capitalismo existe. No es la economía natural del ser humano. Es un sistema particular, que tiene su propio metabolismo, cada vez más neurótico, cada vez más vulnerable a todo tipo de virus y bacterias, pero que sigue siendo infinitamente poderoso, por lo que, probablemente no acabará más que llevándose todo por delante.  No parece probable que  el capitalismo, en su demente evolución, nos vaya a traer el comunismo, como creyeron las filosofías de la historia marxistas del siglo XX. Es más probable que nos traiga el Apocalipsis, si no es que ya vivimos en él.

Hace ya varios siglos que la humanidad contrajo un virus fatal, una especie de pandemia económica a la que, hoy en día, podríamos llamar “coronacapitalismo”. Ese virus respira con más fuerza que todos nosotros juntos. Como una metástasis cancerosa tiene sus propios objetivos y no se preocupa demasiado del cuerpo de la humanidad, al que acabará por exterminar.

Fuente: https://www.cuartopoder.es/ideas/2020/02/27/el-coronacapitalismo-carlos-fernandez-liria/

‘Glòria’ arrasa al Delta de l’Ebre, però el problema comença aigües amunt …

El problema d’aquesta zona humida únic a la Mediterrània no comença a la costa, sinó aigües amunt, on més de 130 embassaments retenen el 99% dels sediments que haurien alimentar aquest espai.

https://www.seo.org/2020/01/22/gloria-arrasa-al-delta-del-ebro-pero-el-problema-empieza-aguas-arriba/

El Delta del Ebro sufre las consecuencias de uno de los temporales más importantes de la historia reciente: kilómetros de playas y unas 3.000 hectáreas de arrozales han sido engullidas por el mar que ha penetrado hasta tres kilómetros tierra adentro. La organización conservacionista SEO/BirdLife lamenta profundamente los daños causados por el temporal “Gloria”, especialmente en el Delta del Ebro, donde lleva trabajando más de 20 años en su conservación y en la producción de arroz ecológico y sostenible. Continua la lectura de ‘Glòria’ arrasa al Delta de l’Ebre, però el problema comença aigües amunt …

Quina és la diferència entre pandèmia i epidèmia?

És possible que el coronavirus provoqui una pandèmia, o seguirà sent només una epidèmia? Tot i venir de la mateixa arrel grega “demos” (“poble”) el significat entre pandèmia i epidèmia és molt diferent. La paraula pandèmia incorpora el mot “pan”, que en grec vol dir “tot”. Per tant, vol dir que és una malaltia que afecta tot un poble, és a dir, una àrea geogràfica molt extensa que pot ser, fins i tot, el món sencer. A banda d’afectar molts països, una altra característica d’aquesta malaltia és que afecta molts individus a la vegada i que té una capacitat d’infecció elevada i, per tant, de traslladar-se d’un punt geogràfic a un altre. Un exemple recent de pandèmia és la grip A (2007) o la de la sida.

La declaració de pandèmia depèn de l’Organització Mundial de la Salut (OMS). En el cas del covid-19, aquest pas d’epidèmia a pandèmia no s’ha produït, tot i que l’OMS sí que ha reconegut que aquest virus té “potencial de pandèmia”.

La grip, l’epidèmia més comuna

De moment, el virus nascut en un mercat de Wuhan, a la Xina, és en fase d’epidèmia. Això vol dir que es tracta d’una malaltia infecciosa que experimenta un increment de casos entre la població en un període determinat, però que després se’n redueix el nombre. L’exemple més clar és la grip. Quan es passa d’una determinada incidència d’aquest virus entre la població s’entra en una fase d’epidèmia. A Catalunya la grip entra pràcticament cada any en fase d’epidèmia. També ho ha fet aquest 2020. Quan això passa vol dir que la incidència del virus se situa en 147 casos per cada 100.000 habitants.

Un cas d’epidèmia recent és el de l’Ebola. L’any 2014 es va produir un brot d’aquest virus que va afectar principalment quatre països africans: Líbia, Sierra Leone, Guinea i Mali. A Barcelona, però, no se’n va registrar cap cas.

https://beteve.cat/societat/diferencia-pandemia-epidemia-coronavirus/

Espanya afronta una nova etapa de l’epidèmia de coronavirus després de confirmar el primer contagi local

Fins ara tots els casos confirmats havien estat ‘importats’, s’havien contagiat a Itàlia, i així “l’escenari canvia”, segons Sanitat.

https://www.eldiario.es/sociedad/positivo-coronavirus-Sevilla-contagio-Espana_0_999850843.html

El paciente diagnosticado este miércoles de coronavirus en Sevilla es el primer contagio autóctono en España, lo que inicia una nueva fase en la gestión de la enfermedad que, hasta ahora, contaba solo casos importados de otros países.

Según la Consejería de Salud andaluza, el hombre no había viajado en las últimas dos semanas a ninguna de las zonas de riesgo: China, cuatro regiones del norte de Italia, Irán, Corea del Sur, Singapur y Japón. Por tanto, la infección se tiene que haber producido dentro de las fronteras españolas. Hasta este diagnóstico, se tenían localizados nueve casos activos previos (cuatro en Tenerife, dos en Madrid, dos en Barcelona y otro en Castellón) y, a posteriori, se ha confirmado una más en La Gomeraotro en Valènciados más en Madrid -estos dos casos madrileños tampoco estuvieron en zonas de riesgo- y uno en Barcelona. Continua la lectura de Espanya afronta una nova etapa de l’epidèmia de coronavirus després de confirmar el primer contagi local

Espanya encadena el seu cinquè any al capdavant de les infraccions ambientals a Europa

Depuració d’aigües, abocaments de la ramaderia i l’agricultura, plans contra inundacions, la contaminació de l’aire, l’espoli de l’aigua a Doñana, abocadors sense control …

Ha aconseguit tancar 11 casos el 2019, però manté 25 expedients: entre ells les denúncies a el Tribunal Europeu per Doñana i la contaminació a Madrid i Barcelona

https://www.eldiario.es/sociedad/Espana-continua-infracciones-ambientales-Europa_0_998100448.html

España encadena cinco años seguidos como el país de la Unión Europea con más expedientes medioambientales abiertos por incumplir la normativa verde. Aunque la Comisión cerró el año pasado 11 casos, los 25 todavía vivos sitúan a España a la cabeza de la lista empatada con Grecia, según datos de la Comisión Europea. Continua la lectura de Espanya encadena el seu cinquè any al capdavant de les infraccions ambientals a Europa

La trampa dels cotxes híbrids: 25% elèctrics, 75% contaminants

Un laboratori ha mesurat les emissions reals dels cotxes de Madrid i conclou que les etiquetes ambientals de tipus Eco i Zero no sempre són les menys nocives amb el medi ambient. L’escassa autonomia dels motors elèctrics porta als vehicles híbrids a utilitzar la combustió interna durant la major part de el temps que circulen.

https://www.publico.es/sociedad/movilidad-trampa-coches-hibridos-electricos-contaminantes.html Continua la lectura de La trampa dels cotxes híbrids: 25% elèctrics, 75% contaminants

Deu aliments que reforcen el sistema immunològic i prevenen les infeccions

El sistema immunològic de les persones està format per cèl·lules i proteïnes que exerceixen una funció essencial en la defensa del nostre organisme davant virus i bacteris. De la seva fortalesa depèn en gran manera el nostre estat de salut, per això és important prendre mesures per cuidar-lo. En aquest sentit, està demostrat que l’alimentació resulta bàsica.

Els següents són alguns dels aliments avalats per la ciència per enfortir el sistema immunològic.

Els cítrics

Les taronges, mandarines, llimones, llimes, aranges…. són rics en vitamina C, que augmenta la producció de glòbuls blancs, un element clau per combatre les infeccions.

L’all

S’utilitza per combatre les infeccions des de fa milers d’anys, entre altres coses perquè en la seva composició es troba l’al·licina, un compost ensofrat amb propietats per combatre les infeccions respiratòries. A més, ajuda a disminuir la pressió arterial i retardar l’enduriment de les artèries.

Els pebrots vermells

També són rics en vitamina C, com els cítrics. A més, són una font de betacarotè, que enforteix el sistema immunològic i ajuda a mantenir sans els ulls i la pell.

Pebrots vermells

El bròcoli

Conté vitamines A, C i E, així com molts altres antioxidants i fibra. De fet, és una de les verdures més saludables que es poden incloure en l’alimentació. El secret per mantenir les seves propietats és cuinar-lo el menys possible.

Els espinacs

Igual com el bròcoli, són riques en vitamina, antioxidants i betacarotè, per la qual cosa ajuden a augmentar la capacitat de lluita contra les infeccions del nostre sistema immunològic.

El iogurt grec

Els iogurts grecs naturals, rics en microorganismes i probiòtics, estimulen també les defenses de l’organisme. Però és important evitar aquells que estan carregats de sucre o les postres làcties que es fan passar per iogurt grec.

Les ametlles

Riques en vitamina E, compleixen un paper important a l’hora de prevenir i combatre els refredats. És una vitamina liposoluble, la qual cosa significa que requereix la presència greix per ser absorbida adequadament.

La cúrcuma

La cúrcuma és l’ingredient principal al curri. Però aquesta espècia groguenca també s’ha utilitzat durant anys com un antiinflamatori en el tractament de l’altrosis i l’artritis reumatoide. A més, se sap que les altes concentracions de curcumina –que li donen a la cúrcuma el seu color distintiu– poden ajudar a disminuir el dany muscular induït per l’exercici.

Cúrcuma

La papaia

La papaia és una altra fruita amb molta vitamina C. Una sola peça de papaia en pot contenir més del 200 per cent de la quantitat diària de vitamina C recomanada. Les papaies també tenen un enzim digestiu anomenat papaïna que té efectes antiinflamatoris.

El kiwi

Igual com les papaies, els kiwis vessen nutrients essencials, com l’àcid fòlic, el potassi, la vitamina K i la vitamina C. Aquesta última augmenta els glòbuls blancs per combatre les infeccions, mentre que els altres nutrients del kiwi mantenen la resta del cos funcionant correctament.

https://www.elnacional.cat/ca/salut/aliments-sistema-immunologic-infeccions_473613_102.html