El potencial de les solucions climàtiques naturals

Els ecosistemes sans absorbeixen i emmagatzemen carboni de manera natural. Les solucions climàtiques basades en la naturalesa (també anomenades solucions climàtiques naturals) aprofiten els boscos, prats, zones humides i terres del món per reduir les emissions de gasos d’efecte hivernacle. Els ecosistemes sans absorbeixen i emmagatzemen carboni de manera natural. I si se’ls protegeix, restableix i manté de manera sostenible poden oferir un terç de la reducció d’emissions que és necessària per complir l’objectiu de l’Acord de París per al 2030.

https://www.ara.cat/opinio/Sally-Jewell-climatic-natural_0_2369763155.html Continua la lectura de El potencial de les solucions climàtiques naturals

Aire embotellat de central nuclear i gelats “radioactius”: el turisme agressiu s’ha apoderat de Txernòbil

La sèrie de televisió sobre el desastre nuclear de Txernòbil ha omplert la zona de fans i curiosos, i de negocis que volen aprofitar-se
Les agències de viatges ofereixen parades a ‘El pont de la mort’ o recrear escenes dins el reactor nuclear fatídic i es pot comprar roba ‘contaminada’ que brilla en la foscor
El govern ucraïnès vol convertir el lloc en “un paradís turístic”, encara que molts ja perceben una flagrant falta de respecte per la catàstrofe de 1986.

Quin serà el preu que pagarem per tot això? No cal ser química per tenir sentit comú.

https://www.eldiario.es/theguardian/Helados-radioactivos-depredador-television-Chernobil_0_977452359.html

Los turistas que visitan Chernóbil ya pueden comprar un falso helado “radioactivo” y frasquitos con aire de Chernóbil que cuestan 17 euros y que les permiten inhalar “el inolvidable olor de las estructuras de hormigón en desuso de la Unión Soviética, la humedad de los sótanos, mezclada con el aroma de las rosas de Pripyat”.

En esta región, que quedó devastada en 1986 tras el peor accidente nuclear de la historia, la cifra de turistas ha ido en aumento en los últimos años. Este fenómeno se debe a unos niveles de radioactividad menos peligrosos, a la serie de HBO sobre el desastre nuclear que ha popularizado la zona entre una generación más joven y a una tendencia creciente a un turismo algo siniestro: ¿quién necesita Venecia cuando puedes hacerte un selfie en Pripyat?

La agencia de viajes Solo East ha visto aumentar las reservas en un 45%, aunque su propietario, Sergii Ivanchuk, no está muy contento: “La serie de HBO no ha tenido un impacto positivo. La situación es terrible”. Se ha negado a cambiar el itinerario, ya que quiere mostrar el Chernóbil real, no uno que se ajuste a la versión televisiva. Hace 19 años que se dedica a llevar a los turistas a la Zona y está consternado por los planes del nuevo presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, de convertir el lugar en un “paraíso turístico”.

La principal preocupación de Ivanchuk es que el creciente interés por Chernóbil ha llegado acompañado de un gran número de acciones vandálicas. Dondequiera que se mire, hay grafitis de penes. También han llegado a Chernóbil los candados del amor, la absurda tradición de los enamorados de poner candados en las estructuras. De hecho, un candado de un euro cuelga ahora en lo alto del Duga, una estructura gigante que controlaba el cielo de la región para detectar la presencia de misiles nucleares. Ahora no es más que una oxidada estructura que algunos utilizan para escalar. Al menos un turista ha muerto tratando de escalarlo.

Ivanchuk también deplora el hecho de que algunas agencias saquen provecho de la popularidad de la serie y vendan recuerdos de mal gusto, desde imanes para la nevera hasta camisetas que representan lobos radioactivos con ojos que brillan en la oscuridad. “Debería ser obvio que un desastre que causó la muerte de miles de personas debería ser tratado con respeto”, señala: “A nadie se le ocurriría fabricar imanes para cámaras de gas y venderlos en la entrada de Auschwitz”.

Panorámica de Pripiat con la central nuclear al fondo
Panorámica de Pripiat con la central nuclear al fondo

Los ‘tours’ suelen hacer parada obligada en ‘El puente de la muerte’, donde se cree que cientos de habitantes de la ciudad se reunieron allí para ver el espeluznante brillo azul de la radiación en la noche de la explosión, lo que les habría causado la muerte. Los turistas han estado subiendo fotos en las redes sociales afirmando que los daños en los edificios de Pripyat fueron causados por una lluvia de balas del ejército ucraniano, cuando en realidad las cicatrices y grietas son el resultado de los duros inviernos y un deterioro causado por el inevitable paso del tiempo.