Aquesta és la petjada ambiental del menjar que llencem a les escombraries

En aquestes festes nadalenques el consum sostenible d’aliments i recursos hauria de ser un dels nostres principis. Segons un estudi, la contribució a el canvi climàtic de la dieta a les llars és al voltant d’un 19%, el transport i l’energia suposen el 39% . El desaprofitament alimentari suposa un ús subòptim de recursos la producció comporta una petjada hídrica, un augment de la terra cultivable i una emissió de gasos d’efecte hivernacle

https://www.eldiario.es/sociedad/huella-ambiental-comida-tiramos-basura_0_977102514.html

La producción de alimentos tiene una huella de carbono que proviene del uso de terreno y de las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente. Un 22% de estos alimentos termina en la basura, y con ellos todos los recursos utilizados en el proceso.

En los últimos tiempos, hemos oído hablar de la importancia que nuestra dieta tiene en el cambio climático. Según este estudio, la contribución al cambio climático de la dieta en los hogares es alrededor de un 19%. El transporte y la energía suponen el 39%.

Durante mi participación en la COP25 celebrada en Madrid, en una mesa redonda sobre emisiones GEI en los sectores agrícola y ganadero, se puso de manifiesto la importancia de los avances tecnológicos para reducir las emisiones. La moderación del consumo y la reducción del desperdicio alimentario son también puntos fundamentales.

Impacto de la agricultura y la ganadería

El inventario de gases de efecto invernadero en España señala a la agricultura como responsable del 11,6% de las emisiones.

La ganadería supone un 9%, siendo las emisiones de metano de la digestión de los rumiantes el factor principal. Los sensores en granja, el manejo de cultivos, la alimentación del ganado o la genética pueden contribuir a una agricultura y ganadería más eficiente.

Desde la investigación se trabaja para que la agricultura y la ganadería sean más productivas, eficientes y con menores emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ejemplo, el proyecto METALGEN investiga estrategias genómicas y de nutrición para que el ganado deje una menor huella de carbono.

El desperdicio alimentario

Este informe de la FAO analiza el desperdicio alimentario y su impacto medioambiental en función del origen de los alimentos (vegetal o animal).

La producción mundial de alimentos de origen vegetal es de unos 4.800 millones de toneladas, principalmente cereales, seguidos de verduras, hortalizas y tubérculos. En comparación, la producción de alimentos de origen animal ronda los 1.000 millones de toneladas, que suponen entre el 17 y el 18% de la producción total de alimentos en el mundo.

El estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO pone de manifiesto que en el mundo se desperdician 1.100 millones de toneladas de alimentos vegetales (un 19% del total). La mayor parte de este desperdicio ocurre durante la producción y en los hogares a partes iguales.

El desperdicio mundial de alimentos de origen animal es de 175 millones de toneladas (un 3% del total).

Producción de alimentos y emisiones asociadas según su origen vegetal o animal. Óscar González-Recio, a partir de datos de la FAO

Producción de alimentos y emisiones asociadas según su origen vegetal o animal. Óscar González-Recio, a partir de datos de la FAO AUTHOR PROVIDED

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *