Claus per a entendre la Cimera de Madrid, l’última cita per abordar el repte climàtic

La rellevància social de les cimeres, més enllà de manifestacions i altres accions reivindicatives, està garantida per la mateixa ONU

Aquest dilluns arrenca la Cimera de Clima (COP 25) que durarà fins al 13 de desembre. Els dirigents internacionals s’asseuran cara a cara per intentar arribar a consensos ambiciosos per poder mitigar l’emergència climàtica.

https://www.publico.es/politica/cop25-claves-entender-cumbre-madrid-ultima-cita-abordar-reto-climatico.html

La batalla climática es a contrarreloj. Los días pasan, estrechan el margen de maniobra de las sociedades y la emergencia se hace más evidente en cada catástrofe; cada inundación, cada incendio, cada bloque de hielo que se desprende de una masa inmensa sirve para materializar las advertencias de la ciencia. Ante este escenario, las calles se llenan de un clamor social que reclama medidas urgentes a los gobiernos para avanzar hacia estructuras económicas mucho más lentas y pausadas que puedan garantizar un recorte de emisiones amplio a nivel planetario.

Precisamente para ello, para alcanzar un escenario de mitigación global, se van a reunir los líderes mundiales en Madrid en una cumbre, que se presenta esencial para alcanzar unos compromisos ambiciosos que permitan que la subida de temperaturas del planeta se mantenga por debajo de los 1,5º C. La COP 25, nombre de esta reunión de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), es, en cierta medida, la última oportunidad para salvar el Acuerdo de París, que comenzará a aplicarse en 2020.

La cumbre, que acontecerá en Madrid del 2 al 13 de diciembre después de que Chile tuviera que renunciar por las protestas sociales que inundan el país, es un encuentro multilateral importante de cara a la batalla política contra la crisis climática. Si bien es cierto que la mayoría de los acuerdos que se adoptan en estas reuniones anuales no son del todo vinculantes, sirven para retratar a la mayoría de los Estados y conseguir consensos mínimos para frenar el calentamiento del planeta.

En el caso de la COP 25, las claves políticas que vertebrarán los debates se focalizan en la “ambición”, tal y como señaló el propio secretario general de la ONU, António Guterres, pero también en allanar el terreno para la siguiente reunión climática de 2020. Estos son algunos de los puntos centrales de la cumbre.

Integridad ambiental

En 2020 comenzará a funcionar el Acuerdo de París, por lo que en esta cumbre se tratará de finalizar los procesos de negociación que siguen abiertos en torno a este tratado. En ese sentido, diciembre de 2019 será clave para intentar conseguir consensos ambiciosos que perfeccionen las herramientas que garantizan que los compromisos climáticos de reducción de emisiones se cumplan por todos los signatarios.

La transparencia será uno de los elementos centrales del debate a la hora de conseguir mecanismos fiables que garanticen que los estados reportan sus compromisos, sus logros y decepciones climáticas dentro de un marco común regido por las Naciones Unidas.

Además, en este aspecto de la integridad ambiental, se abrirá un debate en torno al desarrollo de las reglas del Artículo 6 del Acuerdo de París. En este punto, se tratará de avanzar para establecer un mercado global de carbono con el que los Estados puedan intercambiar compensaciones por sus emisiones bajo la premisa de quien contamina más pago. Esta es una normativa que, en cierta medida, ya existe en la Unión Europea y que podría servir de ejemplo para articular un mecanismo internacional más grande. El principal escollo podría estar en el modo en el que se articula este sistema y en si las empresas podrán entrar en el mercado por sí mismas o si serán los gobiernos nacionales los que gestionen el cómputo general de las emisiones.

Compromisos Nacionales de Reducciones (NDC)

Entre los debates y acuerdos que se aprobar, destaca la revisión de los Compromisos Nacionales de Reducciones (NDC) con los que cada país se retratará ante la comunidad internacional presentando sus propios libros de acción climática para conseguir atenuar los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero. En este punto se hablará de aspectos diversos que van desde los fondos que puede aportar cada Estado para mitigar la crisis climática hasta los compromisos para descarbonizar la economía.

Fondo verde para el clima

En la Cumbre del Clima de Copenaghe (COP 15) se habló por primera vez de la creación de un Fondo Verde para el Clima, algo que se terminó ejecutando en el siguiente encuentro internacional de Cancún (COP 16) de 2010. La idea central es que para 2020 este fondo cuente con una financiación de 100.000 millones de dólares enfocados a luchar contra la emergencia climática y limar las diferencias entre países. Sin embargo, el Green Fund se encuentra en un déficit de aportaciones marcada por la escasa participación de países como EEUU –que ha anunciado su salida del marco de París– o Australia. Es por ello que las partes deberán alcanzar consensos para reconocer, en primer lugar, esa falta de financiación y, en segundo lugar, incrementar las aportaciones de los Estados más desarrollados, además de revisar la adecuación y la efectividad de esta herramienta para frenar el calentamiento del planeta. Esta es una de las claves a tratar en la cumbre de Madrid.

Un manifestante lee un periódico falso con el titular: 'No se preocupe, todo va bien. Ignorancia es felicidad'. REUTERS/Henry Nicholls

Un manifestante lee un periódico falso con el titular: “No se preocupe, todo va bien. Ignorancia es felicidad”. REUTERS/Henry Nicholls

¿Qué pasa con EE UU?

En todo acuerdo internacional la figura de EE UU se presenta relevante, por su poder internacional, a la hora de alcanzar acuerdos relevantes. La administración Trump, desde su llegada a la Casa Blanca, ha demostrado que las cuestiones climáticas no son una prioridad, sino un obstáculo para sus vocaciones económicas. Tanto es así, que este mes de noviembre el Gobierno norteamericano inició de manera oficial los trámites para salirse del Acuerdo de París. Sin embargo, esto no impide que los altos funcionarios estadounidenses estén en el encuentro de Madrid, ya que será a partir de 2020 cuando se desvincule por completo de los compromisos alcanzados en la capital francesa allá por 2015.

La realidad es que EE UU seguirá acudiendo a las siguientes Cumbres del Clima ya que sólo se ha salido de la CMA (conferencia de los países que están dentro del acuerdo de París) uno de los tres plenarios que componen las COP celebradas de manera anual. En cualquier caso, al ser Madrid uno de los encuentros centrales para sellar los compromisos de París de cara a 2020, EE UU podría tener una última oportunidad para frenar consensos.

Aunque estas son algunas de las lecturas habituales, “no se espera que EE UU tenga un papel muy polarizante”, tal y como explica a Público Lara Lázaro, investigadora principal de política y economía ambiental del Real Instituto Elcano. La realidad es que la salida de EE UU puede jugar en su contra si se tiene en cuenta que a un país de sus características le interesa estar allá donde se desarrollan las reglas del juego. En cualquier caso, la coyuntura política podría cambiar de un día para otro si se tiene en cuenta que el presidente Trump –a quien no se espera ver por Madrid– está cada vez más en entredicho. Su marcha del poder y la entrada de otro Ejecutivo podría reenganchar a la nación americana dentro de los compromisos de París dentro de unos años (o meses).

Activistas por el clima protestan frente al Capitolio en Washington./ REUTERS

Activistas por el clima protestan frente al Capitolio en Washington./ REUTERS

La ‘contracumbre’

Las miles de corbatas que llenarán IFEMA durante las primeras semanas de diciembre contrastarán con el clima de protesta social que llenará las calles de Madrid. Tanto es así, que los colectivos sociales han preparado una cumbre social en un tiempo récord para tratar de presionar a la clase gobernante que se reúne en la capital. “Hemos tenido un mes para organizar todo. Muy poco tiempo si se tiene en cuenta que los compañeros de Escocia ya han comenzado a preparar la contracumbre de Glasgow que es dentro de un año”, explican fuentes de Juventud por el Clima. Por el momento las actividades se concentran en una gran marcha el día 6 de diciembre, además de charlas en espacios universitarios, uno de los centros neurálgicos del nuevo activismo ecologista en España.

La relevancia social de las cumbres, más allá de manifestaciones y otras acciones reivindicativas, está garantizada por la propia ONU, que habilita dentro del espacio de la COP una “zona verde” para tratar de dar un papel visible a las ONG en defensa del medio ambiente, los profesionales académicos que estudian el cambio climático, las empresas, las plataformas juveniles y las organizaciones chilenas, país que preside el evento.

Afrontar la crisi climàtica és el que hauríem de fer, afirma el nou responsable del FMI

En una entrevista exclusiva, Kristalina Georgieva explica per què l’esclafament  global és una amenaça tan gran per a l’estabilitat econòmica com un altre xoc financer. Hem de reconèixer que l’impacte del canvi climàtic no només és visible, sinó que sol afectar els països més pobres del món i les persones més pobres.

https://www.theguardian.com/business/2019/nov/30/imf-boss-kristalina-georgiva-climate-crisis-financial-crash-economics

Kristalina Georgieva    is very keen to talk about the research one of her International Monetary Fund economists is doing. Surprisingly, this is not about any of the issues that have gripped the organisation in the past 75 years: balance of payments crises or global recessions. It is about whales and the part they play in the fight against climate change. Continua la lectura de Afrontar la crisi climàtica és el que hauríem de fer, afirma el nou responsable del FMI

Els futbolistes tenen cinc vegades més risc d’alzheimer que la resta de la població  

Els danys acumulats en el cervell pels cops repetits al cap causen malalties neurodegeneratives. Són necessàries més investigacions sobre les conseqüències neurològiques de colpejar la pilota amb el cap en el futbol, inclosos estudis en dones i en jugadors aficionats .

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20191101/471307411454/riesgo-alzheimer-futbolistas-cabezazos.html

Los futbolistas profesionales tienen cinco veces más riesgo de desarrollar alzheimer que la población general, según el estudio más amplio jamás realizado sobre enfermedades neurodegenerativas en jugadores retirados. El aumento de riesgo se atribuye a los daños acumulados en el cerebro por el efecto de golpear repetidamente la pelota con la cabeza.

La investigación, dirigida desde el hospital Universitario Queen Elizabeth de Glasgow, se ha basado en datos de 7.676 futbolistas retirados de Escocia, todos ellos mayores de 40 años. Sus datos de salud, que incluyen las medicaciones que les recetaron y las causas de muerte para aquellos que han fallecido, se han obtenido de registros electrónicos de salud. Estos datos se han cotejado con los de 23.028 hombres de edades y parámetros sociales equiparables a los de los futbolistas.

Los resultados indican que los futbolistas profesionales tienen 3,5 veces más riesgo de desarrollar una enfermedad neurodegenerativa que el resto de la población. Dentro de estas enfermedades, el aumento de riesgo más acusado se ha observado para el alzheimer: cinco veces más. El menos alto –pero que sigue siendo un aumento de riesgo–, para el parkinson: el doble.

Entre los futbolistas retirados fallecidos, un 19% –o casi uno de cada cinco– tenían una enfermedad neurodegenerativa que contribuyó a la muerte. En el resto de la población, el porcentaje fue del 6% –o una de cada 17 personas–.

Aumento de riesgo

Uno de cada cinco futbolistas fallecidos tenía una enfermedad neurodegenerativa; en la población general, es una de cada 17 personas

El análisis de las medicaciones que se recetan a los futbolistas retirados confirma estas observaciones. Su probabilidad de tomar fármacos indicados para la demencia es 4,9 veces más alta que para el resto de la población.

Los resultados se han presentado en The New England Journal of Medicine , considerada la revista de medicina más importante del mundo, lo que refleja
el rigor y la trascendencia de la investigación.

Tres estudios anteriores realizados por especialistas de la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU.) detectaron entre el 2012 y el 2016 que los futbolistas retirados suelen tener alteraciones en sus neurotransmisores, un deterioro de la sustancia blanca del cerebro y un adelgazamiento de la corteza cerebral. Pero fueron estudios con grupos de unas pocas decenas de voluntarios y que no analizaron si estos daños derivan en enfermedades neurodegenerativas, como ha hecho ahora la investigación escocesa.

“No son sólo los golpes fuertes que causan conmociones sintomáticas los que aumentan el riesgo de sufrir enfermedades neurológicas más tarde en la vida. Más bien, la duración total de la exposición a impactos repetidos en la cabeza se asocia con […] la neurodegeneración y los síntomas neurocognitivos y neuropsiquiátricos”, destaca Robert Stern, de la Universidad de Boston, en otro artículo publicado en The New England Journal of Medicine .

Profesionales vs. aficionados

El estudio se ha basado en futbolistas profesionales escoceses; los aficionados no corren el mismo riesgo

Pese a estos resultados, los autores de la investigación recuerdan que “los beneficios de la actividad física para prevenir enfermedades crónicas, incluidas las demencias, están bien demostrados”. Sus resultados muestran, en este sentido, que los futbolistas retirados suelen tener mejor salud cardiorrespiratoria que la población general, con un 20% menos de riesgo de morir a causa de un infarto de miocardio.

Los investigadores advierten, además, que los resultados registrados con futbolistas profesionales no se pueden extrapolar a quienes juegan al fútbol por diversión. Tampoco cabe descartar que el riesgo sea menor en España, donde se prefiere jugar el balón a ras de suelo, que en Escocia, con una cultura futbolística más inclinada al juego aéreo. Ni que sea menor para los futbolistas actuales que para los del pasado gracias a los cambios que se han introducido en el diseño del balón.

“Los padres de niños que golpearon la pelota con la cabeza no deben temer que sus hijos estén condenados al declive cognitivo y a la demencia; deberían fijarse más bien en los beneficios del ejercicio y de la participación en un deporte con el que sus hijos disfrutan”, escribe Robert Stern en su artículo. Aun así, destaca, “son necesarias más investigaciones sobre las consecuencias neurológicas de golpear el balón con la cabeza en el fútbol, incluidos estudios en mujeres y en jugadores aficionados”.