Venècia es recupera després de la pitjor inundació des de 1966 (vídeo)

Inundacions a Venècia: indignació per l’obra eterna dels dics que l’haurien de salvar

El govern italià declara l’estat d’emergència per catàstrofe natural pels efectes de la pitjor inundació en l’últim mig segle

Venècia continua pendent de les marees. De moment, aquest dijous el govern italià ha declarat l’estat d’emergència per catàstrofe natural pels efectes de la pitjor inundació en l’últim mig segle. L’estat d’emergència en aquesta ciutat patrimoni de la humanitat permetrà al govern de Giuseppe Conte destinar-hi mitjans excepcionals per intervenir-hi més ràpidament.

Conte ha explicat que en la primera fase de les ajudes s’indemnitzarà amb uns 5.000 euros els residents i amb una xifra que pot arribar als 20.000 euros qui tingui activitats comercials. I ha afegit que “qui hagi tingut danys més importants s’analitzarà amb calma i es faran estudis tècnics per poder indemnitzar-lo.”

A les pròximes hores s’esperen encara pujades del nivell de l’aigua. Ara s’estan avaluant els danys. Tothom té la vista posada en el faraònic projecte de dics de contenció anomenat Moisès, iniciat el 2003 i que acumula retards a causa de diverses sospites de corrupció.

El primer ministre italià, Giuseppe Conte, ha assegurat que ja s’ha construït el 93% del projecte I que esperen tenir-lo acabat d’aquí un any i mig.

“Després de tanta despesa, després de tants escàndols i tanta polèmica, què podem fer? Si tenim en compte l’interès públic i la inversió realitzada, només podem prendre la decisió de completar l’obra de la manera més ràpida i efectiva possible.”

 

El primer ministre, Conte, visitant la ciutat per un dels canals (EFE/Filippo Attili)

Una obra eterna per salvar Venècia

El Moisès consisteix en tres barreres mòbils que, un cop funcionin, s’aixecaran en cas que la marea faci augmentar el nivell del mar per sobre dels 110 centímetres. Aquest sistema permetrà aïllar la llacuna veneciana de l’Adriàtic en les seves tres sortides naturals.

La construcció d’aquests dics té un cost de 5.500 milions d’euros i ja hauria d’estar funcionant fa anys. Una gestió irregular del consorci encarregat de l’obra va fer que diferents membres de la societat es veiessin implicats en casos de corrucpió.

Pràcticament tots els dics han estat instal·lats però estan en fase experimental. Tal com ha confirmat el primer ministre, la seva inauguració està prevista per a finals del 2021.

Desfilada de turistes a la passarel·la sobre l’aigua a la plaça Sant Marc (Reuters/Flavio Lo Scalzo)​

Selfie sobre l’aigua (Reuters/Flavio Lo Scalzo)

Es manté l’alerta màxima

El nivell de l’aigua ha arribat a una alçada màxima de 187 centímetres, la segona més alta de la història. Almenys fins aquest divendres es mantindrà l’alerta màxima ja que es preveu que l’aigua pugui ser de metre i mig.

El fenomen, conegut com a “acqua alta”, és habitual a la ciutat italiana, on les marees provoquen aquestes inundacions. Però la d’aquests dies és excepcional per la suma de causes, com ara la lluna plena, les baixes pressions, el fort vent -el “sirocco” o xaloc, del sud-est- i la pluja intensa.

 

Llegeix els altres tuits de l’usuari Iain Reid

 

Llegeix els altres tuits de l’usuari Peter Birro

 

Adrià Ortega@adriaortega

El canvi climàtic ens matarà a tots abans del que pensem. Que sigui lleu https://twitter.com/comunevenezia/status/1194466942771499009 

Comune di Venezia@comunevenezia

#AcquaAlta | Una delle notti più lunghe per #Venezia, con i 187 centimetri toccati dalla marea

➡ In parte della Città sono purtroppo evidenti gli ingenti danni causati dalla violenza dell’acqua e del meteo@LuigiBrugnaro @CMVenezia @CittadinidiTwtt @DPCgov @muoversivenezia

Vídeo incrustat
Llegeix els altres tuits de l’usuari Adrià Ortega

 

Monica@monicandsugar

This is what has happened in Venice in this last 2 days

Vídeo incrustat
67 persones estan parlant sobre això

 

Hayley L Butcher@HayleyLButcher

This was us upto our waists in last night trying to help some tourists reach their hotel with their luggage. Charlie in front being the absolute hero he is ❤️

Vídeo incrustat
 El governador del Vèneto, Luca Zaia, qualifica la situació d’“apocalíptica”. I avisa que el temps no ajudarà a resoldre el problema:

“Estem preocupats perquè les previsions no són bones i es parla de precipitacions de neu fins aquest divendres. Això vol dir que amb el vent de xaloc hi ha el risc que aquesta neu es desfaci, provoqui noves marees i torni a haver-hi inundacions.”

L’interior d’algunes cases s’han convertit en autèntiques piscines, ha afirmat Luigi Brugnaro, alcalde de Venècia, que ha lamentat que aquests desastres, cada cop més freqüents, provoquin que la ciutat s’estigui despoblant.

La cripta de la basílica de Sant Marc, inundada (Reuters/Manuel Silvestri)

La ciutat dels canals, capital de la cultura, ha vist com algunes de les seves institucions més famoses han hagut de tancar momentàniament. És el cas de la Biennal de Venècia, que ha tingut desperfectes però que espera obrir les portes d’aquí uns dies per estrenar la temporada.

L’aigua ha penetrat a la mateixa basílica de Sant Marc, fins a la cripta, com també a les plantes inferiors del Palau Ducal i del Museu Correr.

Mentrestant, el turisme continua arribant de manera massiva a Venècia. Els visitants recorren la ciutat encara que sigui sobre les habituals plataformes de fusta que salven els carrers i les places plenes d’aigua.

Estampa típica de Venècia quan hi ha el fenomen conegut com a “acqua alta” (Reuters/Flavio Lo Scalzo)

Turistes passejant amb bosses de plàstic als peus per la plaça Sant Marc (Reuters/Manuel Silvestri)

La subida de la marea deja bajo el agua el 80% de la ciudad de los canales

“¿Lo escuchas?” Un estruendo agudo interrumpe la conversación con la recepcionista de uno de los tantos hoteles que hay frente a los canales. La sirena avisa de que vuelve a subir la marea, un sonido al que los venecianos están muy acostumbrados, pero al que temen más que nunca desde la madrugada del miércoles.

 Venecia se recuperaba ayer de una noche que sus vecinos no olvidarán. La pesadilla de una ciudad derrotada por el agua se materializó cuando la marea llegó a 187 centímetros, lo que significa que prácticamente toda Venecia –el 80%– estaba anegada. Se trata de la peor inundación desde la de 1966, el peor desastre que se recuerda, cuando el fenómeno conocido aquí como acqua alta llegó a 198 centímetros.

 

 

La luna llena, el temporal y los vientos del sur seguirán alimentando el acqua alta durante toda la semana. Anoche se volvió a registrar una marea de 130 centímetros sobre el nivel habitual del mar.

El primer ministro, Giuseppe Conte, dijo que “los daños son incalculables” y que, aun así, habrá recursos para que la ciudad Serenísima se vuelva a poner en pie.

Los efectos de la marea se podrían haber paliado con el sistema Mose, tres barreras de diques submarinos que llevan construyéndose desde el 2003. Conte prometió acabarlo pronto, pero aún no hay fecha para su puesta en marcha. Está construido en un 93%, pero ha sufrido numerosos retrasos por errores de diseño y casos de corrupción. El presupuesto inicial era de 2.000 millones de euros y va camino de costar unos 7.000.

 

La subida de la marea alcanzó los 1,87 metros

La plaza de San Marcos, el punto más bajo de la ciudad, se inunda si la marea sube 80 centímetros. Ahora lo ha hecho más de un metro por encima de esta marca y muchos expertos se preguntan si Mose será suficiente para frenar mareas tan altas. Ahora está previsto que se accione sólo si el mar sube 110 centímetros.

Los venecianos estaban ayer desesperados. “Fue un desastre, un desastre. Una situación imprevisible. No lo había visto nunca. El agua entraba por la ventana. Ahora lo hablaba con mi amigo Marcello, nos debemos acostumbrar, es el clima”, decía Niccolò, un gondolero de 34 años. Lo mismo opinaba el alcalde, Luigi Brugnaro, que afirmó que estos son los “efectos del cambio climático”. “Es una devastación apocalíptica”, declaró el gobernador de la región del Véneto, Luca Zaia, que reclamó al Gobierno que se ponga manos a la obra para ayudar a Venecia. Conte , que anoche llegó a la ciudad, reconoció que “la situación es dramática” y que “la población está sufriendo”.

El lujoso hotel del palacio Gritti tampoco quedó a salvo de la fuerza del mar
El lujoso hotel del palacio Gritti tampoco quedó a salvo de la fuerza del mar (MARCO BERTORELLO / AFP)

 

 

Los expertos del Centro de Previsión de Mareas del Ayuntamiento de Venecia habían anticipado los 160 centímetros para la noche fatal, pero el temporal que golpea esta semana Italia al final hizo que el agua subiera hasta casi 190 centímetros por la formación de un pequeño ciclón con vientos de hasta 120 kilómetros por hora. “Normalmente el agua alta se debe a una serie de fenómenos meteorológicos, pero cada vez son más fuertes, y con el cambio climático ha empeorado todo”, explica a este diario el capitán Natale Vianello, que conoce como nadie los movimientos de la laguna porque lleva cuarenta años conduciendo los vaporetti , los autobuses acuáticos de Venecia.

Matteo Secchi, fundador de una asociación que lucha para la protección de la ciudad, ha vivido medio siglo en Venecia, pero dice que nunca había visto algo de este tipo. “Estaba trabajando en un hotel cuando empezó a subir la marea. Veía que el agua subía y subía y comenzaba a alcanzar las tomas eléctricas. Todo empezó a saltar, y no paraba. Tenía miedo de que continuase y que Venecia quedase para siempre bajo el agua”, contaba cuando se despertaba al mediodía, porque se había pasado toda la noche sacando agua y residuos fecales de los edificios. “La situación en la ciudad es verdaderamente mala, hemos sufrido muchísimos daños, millones de euros. Han saltado neveras, ordenadores, todo. Las empresas están de rodillas, los hoteles, los restaurantes, las tiendas, los trabajadores… estamos todos fatal”, lamenta Secchi.

 

 

La causa

El alcalde achaca al cambio climático que las mareas sean hoy más altas y frecuentes

El ajetreo de las escobas, las botas de agua y las mangueras no paró hasta que se hizo negra noche. Los vecinos están desesperados por el agua que había entrado en sus casas. “Normalmente con poner estas barreras de hierro ya sirve, pero ayer no, fue un desastre, está todo destrozado”, decía Nidia, de 80 años, que vive en una planta baja en pleno centro histórico, mientras seguía empujando el agua con una escoba. “Aquí el agua nunca entra, porque estamos en una calle alta, pero anoche sí. Todo esto son cosas que debemos tirar”, decía Elisa, rodeada de bolsas de basura y con botas hasta las rodillas. Ha perdido una cómoda antigua, la nevera, el microondas… y no confía en que el seguro le vaya a cubrir los desperfectos. “Piensa que dentro del almacén había una enorme nevera que fue levantada por el agua y tumbada, ¿te das cuenta?”, lamentaba Irena Freguia, propietaria de un restaurante histórico. En el lujoso hotel Gritti Palace apenas se podía pasar: el agua rompió unas cristaleras, pero ellos son afortunados. Otros tendrán que cerrar hasta ­diciembre.

 

 

Preocupa también el inigualable patrimonio artístico veneciano, especialmente, la basílica de San Marcos, que sólo se ha inundado cinco veces en 1.200 años. Cuatro de estas inundaciones han tenido lugar en los últimos veinte. Esta es la sexta, y sigue a la de octubre del año pasado, que dañó profundamente el famoso mosaico del templo. El agua volvió a entrar ayer en la cripta, superando todas las barreras. “No tenemos sistemas de defensa cuando el agua es tan alta”, declaró uno de los llamados procuradores de San Marcos, Pierpaolo Campostrini, a La Repubblica . “Todo es insuficiente”. También se inundo el teatro La Fenice y la sala de arte Ca Pesaro, que, además, sufrió un incendio.

La marea ya se ha cobrado al menos una víctima mortal, un hombre de 78 años que murió electrocutado cuando entró el agua en su casa de la isla de Pellestrina, una de las lenguas de tierra que separan la laguna de Venecia del mar abierto.

https://www.ccma.cat/324/inundacions-a-venecia-indignacio-per-lobra-eterna-dels-dics-que-lhaurien-de-salvar/noticia/2963279/

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *