Un any de Madrid Central: els ecologistes denuncien el desmantellament de el projecte estrella de Carmena

Madrid ha arribat tard a les polítiques efectives de lluita contra la contaminació, de manera que seria un error aturar-nos ara

https://www.publico.es/sociedad/ano-madrid-central-ecologistas-denuncian.html

Madrid Central, considerado por muchos como la iniciativa medioambiental más ambiciosa en la historia de Madrid, cumple un año de vida, sin que en ese tiempo se haya despojado de la polémica que acompañó su puesta en marcha y de la refriega política que suscitó entre los partidarios del área de baja emisiones y quienes se resistían a las limitaciones fijadas para acceder con el vehículo privado al centro de la capital.

Más allá de la polémica y de la disputa partidista, los datos y las mediciones obtenidas tras una año de implantación de la propuesta estrella de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, indican que la “pacificación” del tráfico en el corazón de Madrid, el descenso de la contaminación, tanto atmosférica como acústica, y la proximidad a los niveles que exige la Unión Europea hablan en favor de la efectividad del plan.

 Al poco de tiempo de llegar al palacio de Correos, el nuevo equipo de gobierno del PP y Ciudadanos acordó una moratoria en las multas de Madrid Central y anunció un nuevo plan, Madrid 360, llamado a sustituir al anterior, lo que generó incertidumbre y confusión entre los automovilistas.

La nueva corporación autorizó igualmente la entrada de los vehículos con etiqueta C a la almendra central de Madrid y comenzaron a suprimirse algunos carriles bici, en un momento en el que, según los grupos de oposición, la ciudadanía tenía asumido el cumplimiento de las normas establecidas en Madrid Central.

El alcalde, durante la presentación del Plan Madrid 360. / Ayuntamiento de Madrid.

El alcalde, durante la presentación del Plan Madrid 360. / Ayuntamiento de Madrid.

Ecologistas en Acción ha realizado en el último año un seguimiento mensual del efecto de la puesta en marcha de Madrid Central sobre los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), tanto en el ámbito de aplicación de la medida (dentro del perímetro delimitado por Madrid Central, casi coincidente con el distrito Centro), como en la ciudad de Madrid en general.

Red de Control de Calidad del Aire

Para ello han tomado los datos de contaminación por NO2 que ofrece la Red de Control de Calidad del Aire del Ayuntamiento de Madrid, compuesta por 24 estaciones, y han comparado los datos recopilados desde la puesta en marcha efectiva de Madrid Central (diciembre de 2018-noviembre 2019), con los datos de los nueve años anteriores (2010-2018).

El portavoz del Área de Calidad del Aire de la organización, Juan Bárcena, asegura que los datos que arroja el estudio son claros: Madrid Central funciona y promueve una importante reducción de los niveles de NO2, tanto en su ámbito de actuación (datos recogidos en la estación plaza del Carmen) como en el conjunto de la ciudad.

Pese a no contar con datos actualizados de tráfico porque el Ayuntamiento, según Bárcena, “no facilita las cosas”, la organización ecologista estima que antes de la puesta en marcha de Madrid Central se hacían diariamente 58.600 viajes en coche de paso, atravesando Madrid Central (sobre todo por Gran Vía) para cruzar Madrid de este a oeste y 163.400 viajes con origen o destino en Madrid Central (viajes de la periferia al centro).

“La puesta en marcha de Madrid Central ha incidido sobre dichos desplazamientos en coche que, o bien se han trasvasado a otros modos (transporte público, peatón, bicicleta), o se han evitado, contribuyendo a reducir el tráfico y, por tanto, la contaminación, no sólo en Madrid Central sino en buena parte de la ciudad”, indica Bárcena.

Panel en la vía pública sobre la entrada en vigor de Madrid Central./ Ayuntamiento de Madrid.

Panel en la vía pública sobre la entrada en vigor de Madrid Central./ Ayuntamiento de Madrid.

“Los resultados”, recalca el portavoz de Ecologistas en Acción, “indican que Madrid Central es una medida muy interesante para reducir la contaminación, no sólo de su ámbito de actuación, sino en la ciudad en su conjunto, a pesar de que su eficacia se ha visto mermada desde la llegada al ayuntamiento del nuevo gobierno municipal. Es una medida necesaria, aunque no suficiente por sí misma, para resolver los problemas de calidad del aire en la ciudad de Madrid. Se deben hacer más cosas, como prestar especial atención al tráfico metropolitano, pero respetando, profundizando y ampliando las medidas ya existentes en Madrid Central”.

Más Madrid Central, no menos

Según Bárcena, a la vista de los buenos resultados que Madrid Central ha ofrecido en su primer año de funcionamiento, “resultaría un enorme despropósito, y por encima de todo una gran inmoralidad, desmantelar de facto esta positiva medida de reducción de la contaminación en Madrid, que está contribuyendo a mejorar la calidad del aire, a acercarnos al cumplimiento de los valores límite legales y, sobre todo, a mejorar la salud pública de la ciudad. Hace falta más Madrid Central, no menos”.

Manuela Carmena, acompañada de varios concejales de su equipo de gobierno, en el primer día de funcionamiento de Madrid Central. / Ayuntamiento de Madrid.

Carmena, con varios concejales de su equipo  en el primer día de funcionamiento de Madrid Central.

La portavoz de Más Madrid en el consistorio madrileño, Rita Maestre, recuerda que hasta la llegada del equipo de Manuela Carmena nadie hablaba de contaminación, a pesar de que había un protocolo de actuación que nunca se puso en práctica. “Por tanto”, concluye, “había un claro interés político por ocultar este problema para la salud y para nuestros bolsillos, pues la Unión Europea amenazaba con una multa millonaria por incumplimiento reiterado de los límites de contaminación atmosférica”. A su juicio, Madrid Central fue bueno para toda la ciudad y consiguió una “importante pacificación” del tráfico: en Gran Vía se consiguió bajar un 24% en días laborables y un 30% en festivos, mientras que el uso de los autobuses de la EMT aumentaba casi un 5%.

“Y se podrían dar muchos datos, todos positivos para la salud y la movilidad de las madrileñas y madrileños, que además ya habían incluido en su rutina usar el transporte público para ir al centro. Por Madrid Central y el resto de medidas del Plan A de calidad, conseguimos que la Unión Europea nos diera una prórroga y nos libramos temporalmente de la citada infracción millonaria. Un espaldarazo a nuestras medidas”, asegura Maestre.

De la vanguardia al retroceso

Respecto al plan Madrid 360 que abandera la nueva corporación, la portavoz de Más Madrid considera que su puesta en marcha significará que Madrid pasará de ser vanguardia a retroceder a pasos agigantados. “En este contexto, en breve llegará en breve la XXV Conferencia sobre el Cambio Climático a nuestra ciudad, que continúa sumida en el desconcierto ante un gobierno que depende, para llevar a cabo sus políticas, de la extrema derecha negacionista”, sentenció.

Por su parte, Pepu Hernández, portavoz del Grupo Municipal Socialista, subrayó que el establecimiento de la Zona de Bajas Emisiones de Madrid Central ha tenido un efecto directo sobre la reducción de la contaminación por dióxido de nitrógeno y ha permitido que el problema de la calidad del aire se coloque como uno de los asuntos principales en la agenda pública de la ciudad, e incluso a nivel nacional.

La portavoz de Más Madrid considera que la puesta en marcha de Madrid 360  significará un retroceso

“Gracias a Madrid Central, y a pesar de su utilización política por parte de la derecha, los ciudadanos han conocido que el NO2 es el principal contaminante en las grandes ciudades, cómo afecta a la salud, cuáles son las obligaciones que nos impone la UE en materia de emisiones o que existen sanciones si España no cumple”, agregó.

Tras señalar que Madrid Central ha sido un éxito sin precedentes para mejorar la calidad del aire, no sólo en el Centro de Madrid, sino en toda la ciudad Hernández señaló que el equipo de gobierno, en lugar de revertir o desvirtuar Madrid Central, debe extender el modelo de zona de bajas emisiones (como ya hacen 300 ciudades en toda Europa) a otras partes de la ciudad y adoptar más políticas de movilidad sostenible, como la mejora del transporte público, el desarrollo de infraestructuras ciclistas, más peatonalizaciones o el incentivo de vehículos de uso compartido.

La oportunidad de la Cumbre Climática

“Madrid ha llegado tarde a las políticas efectivas de lucha contra la contaminación, por lo que sería un error detenernos ahora, e incluso retroceder como está haciendo el ejecutivo de Martínez-Almeida. Con la celebración de la Cumbre Climática, del 2 al 13 de diciembre, el gobierno municipal tiene la oportunidad de cambiar de rumbo y alinear de manera definitiva a Madrid con las ciudades más avanzadas en la lucha contra la crisis climática”, puntualizó el portavoz socialista.

Con la celebración de la Cumbre Climática, el gobierno municipal tiene la oportunidad de cambiar de rumbo

Otra defensora de Madrid Central ha sido la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), cuyo presidente, Quique Villalobos, destacó que ha supuesto una clara mejora de la calidad de vida cotidiana de los vecinos y vecinas del distrito Centro.

En su opinión, los efectos más notables del proyecto han sido cuatro: un “calmado” del tráfico sin precedentes, un mejor funcionamiento del transporte público en superficie, una bajada sustancial de la contaminación acústica diurna y una “incuestionable ruptura de tendencia en la contaminación atmosférica de calidad del aire, que por primera vez podría cumplir con los límites legales”.

Este diario trató, en reiteradas ocasiones, de recabar la opinión del actual equipo de gobierno municipal para que hiciera un balance del primer año de Madrid Central. A pesar de los intentos, la única respuesta obtenida fue el silencio.

“Si hi ha una COP25 vol dir que s’han reunit 24 vegades i han fracassat”

El problema és que a cap polític li preocupa què passarà amb el món quan acabi el seu mandat. Li preocupa el que passi durant el seu mandat. De manera que parlar-li a algú de l’2040 o 2050 quan estan pensant en com acaben el 2019 i com comencen el 2020, això és ciència ficció. És com si els parlessin de l’any 25.000.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=262999&titular=%22si-hay-una-cop25-quiere-decir-que-se-han-reunido-24-veces-y-han-fracasado%22- Continua la lectura de “Si hi ha una COP25 vol dir que s’han reunit 24 vegades i han fracassat”

Els nou punts d’inflexió climàtica actius que han d’accelerar l’acció política sobre les emissions

La situació actual del gel marí àrtic o del permafrost a Groenlàndia posen en alerta sobre els canvis irreversibles que es produiran si no es prenen mesures urgents.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=262964&titular=los-nueve-puntos-de-inflexi%F3n-clim%E1tica-activos-que-deben-acelerar-la-acci%F3n-pol%EDtica-sobre-las- Continua la lectura de Els nou punts d’inflexió climàtica actius que han d’accelerar l’acció política sobre les emissions

L’altra cimera del clima: els col·lectius socials es mobilitzen per arrencar compromisos mediambientals

Els col·lectius socials han organitzat una ‘contracimera’ paral·lela a Madrid en què, a més de la gran manifestació del dia 6, s’organitzaran debats i accions que visibilitzin la bretxa de compromisos ecologistes entre la classe política i la societat civil.

https://www.publico.es/sociedad/cop-25-cumbre-social-presionar-compromisos-climaticos.html

Las calles de Chile no son aptas para cumbres por el clima. Así lo entendió el presidente Sebastián Piñera, que decidió cancelar el evento y buscar un lugar en el que las protestas no interfieran demasiado en el escenario de negociación multilateral para la lucha política contra el cambio climático. Ese lugar es Madrid. La capital española se convertirá, desde el 2 al 13 de diciembre, en el centro mediático del planeta, ya que dará espacio al ejecutivo latinoamericano para que pueda presidir la COP 25 en la que la comunidad internacional pretende cerrar los compromisos necesarios para que el Acuerdo de París pueda comenzar a funcionar bajo unos criterios de ambición. Continua la lectura de L’altra cimera del clima: els col·lectius socials es mobilitzen per arrencar compromisos mediambientals

La UE supervisarà el 2020 si Espanya vigila correctament la radioactivitat a la costa gallega

La Comissió Europea actuarà després de successives preguntes d’eurodiputats gallecs interessant-se per la situació dels abocaments nuclears realitzats a la Fossa Atlàntica entre 1949 i 1982

https://www.eldiario.es/galicia/politica/UE-supervisara-Espana-correctamente-radiactividad_0_968003372.html

Un año más tarde de lo previsto inicialmente, la Comisión Europea asegura que en 2020 verificará si España está vigilando correctamente la radiactividad de la costa gallega. Una supervisión que tiene su origen en diversas preguntas formuladas hace meses por los entonces eurodiputados gallegos José Blanco (PSdeG) y Ana Miranda (BNG) después de que Praza.gal publicase una investigación sobre el limitado o nulo conocimiento que una docena de entidades internacionales y estatales admiten tener sobre el estado de los miles de bidones con residuos nucleares que entre 1949 y 1982 fueron vertidos en diversos puntos del océano, en la conocida como Fosa Atlántica. Continua la lectura de La UE supervisarà el 2020 si Espanya vigila correctament la radioactivitat a la costa gallega

Com les grans potències econòmiques trenquen l’Acord de París

Les emissions de CO2 van augmentar en pràcticament tots els sectors de l’economia dels països que componen el G-20. Pràcticament cap dels Estats ha desenvolupat polítiques i fulls de ruta per complir amb els compromisos climàtics acordats a París.

https://www.publico.es/politica/cumbre-clima-grandes-potencias-economicas-quebrantan-acuerdo-paris.html

Las veinte principales potencias económicas del planeta, el denominado G-20, están aumentando sus emisiones de gases de efecto invernadero e incumpliendo los compromisos mínimos que se sellaron en el Acuerdo de París de 2015 para limitar el calentamiento global a 1,5 grados, tal y como recoge el último informe Brown to Green de Climate Transparency publicado semanas antes de cumbre del clima de Madrid.

Los resultados del trabajo, un mapeo intenso sobre los logros y derrotas en la lucha de los estados del G-20 contra la crisis climática, dejan ver que ninguna de las prácticas económicas, a niveles generales, ha conseguido decrecer sus emisiones. Ni el sector energético, ni el entramado eléctrico, ni el mundo de los transportes, ni las actividades constructivas han conseguido descender sus niveles de contaminación. De hecho, las emisiones han incrementado en todas las parcelas económicas durante el último año.

“Las emisiones generales de CO2 aumentaron en prácticamente todos los sectores, pero estamos viendo que están apareciendo nuevos líderes de los que algunas potencias pueden aprender, como el caso de las políticas de China para promover vehículos eléctricos y transporte público”, manifiesta Lena Donat, una de las autoras del informe.

Aunque el papel de las energías renovables creció un 5% en el último año en el entramado energético de los países del G-20, la realidad muestra que los combustibles fósiles siguen teniendo un poder importante, en tanto que producen el 82% de la combinación energética de estas potencias económicas. Además, lejos de decrecer, las emisiones de CO2 del sector energético se incrementaron un 1,8%. Esto hace que el objetivo de atajar la subida de temperaturas y limitarla a los 1,5º se aleje, si cabe, aún más.

De hecho, el suministro de energía primaria sucia se disparó en Australia (+1%), Canadá (+4), China (+3%), India (+4%), Indonesia (+5%), Rusia (+4%), Sudáfrica (+1%), Corea del Norte (+3%) y Estados Unidos (+4%). Además, solamente hay dos estados miembros del G-20 –Alemania y Brasil– que han desarrollado planes para implementar energías renovables a largo plazo. Por lo que se refiere al reto de descarbonizar la economía, tan sólo Canadá, Francia, Italia y Reino Unido han llevado a cabo compromisos para conseguirlo de cara a 2030.

Transportes y edificios

Por lo que se refiere al sector de los transportes –uno de los que más emisiones de gases de efecto invernadero libera a la atmósfera a nivel mundial–, sus emisiones también se han visto incrementadas durante el último año en el cómputo general de los países del G-20. Concretamente, un 1,2%. “El último vehículo con motor de combustión interna debería venderse en 2035”, advierte el estudio en este apartado.

“El último vehículo con motor de combustión interna debería venderse en 2035”

Si bien es cierto que hay datos positivos dentro de la transición del tráfico rodado –como el caso de China, que duplicó la proporción de coches eléctricos en el último año– los mayores retos están en conseguir que el sector de la aviación decrezca sus emisiones –que se han disparado en los últimos años– y encontrar alternativas para los vehículos pesados. De esta forma, el estudio recalca que para conseguir cumplir con el objetivo de reducir el ritmo del calentamiento del planeta es necesario que las potencias económicas reduzcan los subsidios al sector de la aviación e implementen medidas fiscales que graven el combustible, entre otras cosas.

El sector inmobiliario de las potencias mundiales, por su parte, ha incrementado sus emisiones de CO2 en un 4,1% durante el último año. Un crecimiento que va contra las premisas de los acuerdos climáticos de la ONU, que reclama un escenario de emisiones nulas, al menos para las nuevas construcciones, de cara a 2020-2025. Estados Unidos, Arabia Saudí y Australia son los estados con mayores índices de contaminación de sus edificios per cápita y, según recoge la publicación de Climate Transparency, carecen de políticas ambiciosas para revertir la situación. La Unión Europea, no obstante, sí que tiene estrategias para reconvertir su parque inmobiliario y caminar hacia un escenario de cero emisiones.

Industria, agricultura y usos de la tierra

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) advertía que las emisiones de CO2 del sector industrial deberían reducirse al menos un 60% de cara a 2050 si se quiere limitar el calentamiento del planeta a 1,5 grados. La realidad es que, lejos de disminuir, los datos del informe apuntan a un crecimiento de la contaminación de entorno al 3%, según los últimos datos disponibles del año 2016. No sólo eso, sino que ninguno de los estados analizados presentan hojas de ruta para conseguir el descenso de polución industrial reclamado por la ciencia.

El mundo agrícola, según los últimos datos de 2016, es el único que esconde cifras globales positivas dentro del G-20, ya que recortó las emisiones de gases de efecto invernadero en un 0,4%. En el ámbito agropecuario gran parte de las emisiones tienen que ver con la deforestación para monocultivos o para el desarrollo de prácticas de pastoreo. Así, Argentina, Indonesia y Brasil son los estados que mayores estrategias desarrollaron en el último año para combatir la pérdida de hectáreas boscosas, mientras que otros países como Australia –azotada por grandes incendios durante el último mes– y Canadá carecen de políticas contra la deforestación.

Política financiera

Entre los reclamos de la ciencia, destaca la necesidad de un cambio de rumbo de las políticas financieras con un incremento de las inversiones en infraestructuras verdes, en detrimento de las energías fósiles. Sin embargo, la realidad es que las grandes potencias económicas no terminan de despegar sus intereses de los recursos que más contribuyen a la crisis climática.

Según los datos recopilados por el informe, en 2017 se invirtieron 127.000 millones de dólares en carbón, petróleo y gas, lo que, en cualquiera de los casos, supone un descenso de más de 240. 000 millones respecto a 2013. Este descenso tiene que ver “con una caída dramática de los precios”.

En este contexto, las grandes potencias están comenzando a promover políticas reguladoras sobre los recursos fósiles, para impulsar el crecimiento verde. Sin embargo, estas medidas están lejos de limpiar del todo la economía global, ya que se trata de pequeñas iniciativas que, como en el caso de Francia y Brasil, advierten a los inversores de los riesgos que puede tener la compra de activos vinculados a los combustibles fósiles por la coyuntura de crisis climática.

Por último, el trabajo de Climate Transparency recoge algunas de las repercusiones que la crisis climática ha tenido en la población del G-20 durante el último año. La omisión de las advertencias de la ciencia, en cierta medida, tiene impactos notables sobre las formas de vida de los principales estados del mundo, en tanto que los fenómenos meteorológicos extremos vinculados a la coyuntura del calentamiento del planeta dejan cada año cerca de 16.000 muertes y pérdidas económicas de unos 142.000 millones de dólares.

Brussel·les reprova la gestió ambiental espanyola abans de l’arribada de la COP25

La Comissió Europea ha reclamat aquest dijous a Espanya millores en la gestió de les aigües residuals, residus nuclears i la protecció de radiacions ionitzants, tot just uns dies abans que se celebri la Cimera de Clima a Madrid.

https://www.publico.es/sociedad/comision-europea-bruselas-reprueba-gestion-ambiental-espanola-llegada-cop25.html

La Comisión Europea (CE) ha emitido este miércoles tres resoluciones que ponen en cuestión la gestión ambiental de España. Las advertencias y exigencias de mejora en el campo llegan precisamente a menos de una semana de la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2019, que tendrá lugar en Madrid a partir del 2 de diciembre.  Continua la lectura de Brussel·les reprova la gestió ambiental espanyola abans de l’arribada de la COP25

El món dirigit al desastre per la desídia climàtica

Els països del  G20  que ocupen el 85% del producte brut mundial són responsables del 78% de totes les emissions globals. No obstant això, set d’aquests països ni tan sols compta amb les polítiques per aconseguir els seus compromisos nacionals de reducció (els seus NDCs).

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=262889&titular=el-mundo-dirigido-al-desastre-por-la-desidia-clim%E1tica- Continua la lectura de El món dirigit al desastre per la desídia climàtica

El món necessita retallar a la meitat el CO2 llançat a l’atmosfera en la pròxima dècada per esquivar el pitjor de la crisi climàtica

La bretxa entre els gasos realment emesos i el màxim admissible en 2030 per limitar l’escalfament global no ha parat de créixer en els últims deu anys.
L’ONU calcula que els plans dels països de l’Acord de París auguren una temperatura de la planeta 3ºC més alta; hem de multiplicar l’esforç per cinc.
La Cimera de Madrid que comença el 2 de desembre marca l’inici de la revisió d’aquests plans que es presentaran el 2020

https://www.eldiario.es/sociedad/paises-multiplicar-cambio-climatico-contener_0_965903810.html

Tras diez años de, casi, oídos sordos, el mundo se enfrenta a un contrarreloj cada vez más exigente. Los países deben recortar a la mitad las emisiones globales de CO2 la próxima década para cumplir el Acuerdo de París y limitar el calentamiento de la Tierra a 1,5ºC, según el último informe de emisiones de la ONU. Solo eso evitaría los impactos más destructivos de la crisis climática.

La cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) lanzada a la atmósfera ha crecido a un ritmo del 1,5% anual desde 2010 “a pesar de las advertencias”, explican los expertos de la ONU. De hecho, el año pasado alcanzaron un máximo histórico de 55,3 gigatoneladas. 55.000 millones de toneladas. Las economías más desarrolladas, las del G20, suponen tres cuartas partes del problema.

Este análisis del Programa para el Medio Ambiente (Pnuma) lo que hace es medir la brecha entre lo que se está emitiendo en realidad y la cantidad máxima admisible en 2030 para conseguir que la Tierra se caliente por debajo de 1,5ºC o 2ºC –los dos umbrales citados en el Acuerdo de París–. Esa brecha no ha parado de crecer, poniendo la cosa cada vez más cuesta arriba.

La situación es la siguiente: tras el récord de esas 55,3 gigatoneladas, llegar a tiempo en 2030 supone rebajar el volumen de gases de efecto invernadero liberado un 55%. Si la humanidad se conforma con el umbral de los 2ºC, el recorte se queda en el 15%. La diferencia entre un objetivo y el otro fue descrita profusamente por el Panel Internacional de Expertos (IPCC) en octubre de 2018. “Terribles consecuencias”, fue su calificación.

Principales emisores mundiales de GEI en 2018.
Principales emisores mundiales de GEI en 2018.

El ritmo de recorte calculado es pues de un 7,6% cada año desde 2020 hasta 2030. “Si se hubiera comenzado a recortar en 2010, habría bastado con un 3,3% anual”, recuerda el análisis.

Sin señales de tocar techo

Lógicamente, una cadencia creciente de emisiones ha provocado que la concentración de CO2 en la atmósfera haya batido un récord en 2018 al alcanzar un promedio de 407,8 partes por millón (ppm). La anterior plusmarca en épocas industriales fue de 405,5 ppm en 2017. Dos años consecutivos batiendo el techo.

La cantidad de gas invernadero acumulada vaticina una prolongación de su efecto a la hora de calentar la Tierra (origen de la alteración climática). Algunos de estos compuestos afectan durante algunos años. Otros persisten centenares de ellos.

Según están las cosas, la previsión es que la temperatura global ascienda entre 3,4 y 3,9 ºC “trayendo un amplio espectro de impactos destructivos”, avisa el estudio.  “No hay ninguna señal de que las emisiones vayan a tocar techo en los próximos años. Cada curso que se retrase este techo implica que los recortes deberán ser más profundos y rápidos”, explica el documento.

“Necesitamos ponernos al día por los años en los que hemos estado aplazando las medidas”, subraya la directora ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Inger Andersen. “Si no, el objetivo del 1,5ºC estará fuera de alcance antes de 2030”, ha añadido.

La cumbre del clima de Madrid que se celebra entre el 2 y el 13 de diciembre inicia los últimos 12 meses antes de que los países del Acuerdo de París revisen sus planes climáticos. Los compromisos que aporta cada uno para conseguir el objetivo global sobre cambio climático.

El informe de 2019 del PNUMA avisa de que esos planes revisados tienen que conseguir cerrar la brecha. Y el camino se presenta arduo, según la revisión de los técnicos: los compromisos de los países que participan en el Acuerdo de París deben ser cinco veces más ambiciosos que lo actuales para ese objetivo ideal de 1,5º máximos.”Requerirá un gran esfuerzo y compromiso de todas las naciones del planeta”, concluye el informe a modo casi de alegato.

Una sociedad mal informada debilita la democracia

Ahora más que nunca se demuestra que la desinformación debilita la democracia y por eso son necesarios medios que desvelan esas trampas: la independencia de eldiario.es es posible porque somos rentables y no tenemos deudas. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de más de 34.000 socios y socias. Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero.

Quan ser dona t’impedeix reaccionar davant la crisi climàtica

El canvi climàtic relega dones i nenes a un segon pla en la presa de decisions i en la recepció d’ajudes i beneficis. Elles es converteixen en les més vulnerables de les conseqüències de l’emergència climàtica i, malgrat tot, segueixen sent les responsables de les cures de tercers.

El canvi climàtic no afecta a tots per igual, ni als països ni a les persones. Diversos estudis mostren que les dones no només són més vulnerables a l’augment de temperatures, sinó que a més la seva capacitat per adaptar-se es veu minvada per factors socials.

https://www.publico.es/sociedad/emergencia-climatica-mujer-impide-reaccionar-crisis-climatica.html

India y Pakistán sufrieron este pasado verano temperaturas que superaron los 45 ºC durante tres semanas. Antes, la capital india, Nueva Delhi, registró un récord histórico de temperaturas: 48 ºC el 10 de junio, en una de las peores canículas del país. El calor extremo dejó decenas de muertos. Continua la lectura de Quan ser dona t’impedeix reaccionar davant la crisi climàtica