La primera imatge que s’ha captat mai d’un forat negre

Es confirma que els forats negres existeixen. Aquesta és la primera imatge que s’ha enregistrat mai d’un forat negre. L’equip de l’Event Horizon Telescope (EHT) l’ha fet pública avui en sis rodes de premsa simultànies a tot el món. Per primera vegada des que se’n va concebre l’existència, doncs, se sap quin aspecte té l’entorn d’un forat negre.

És la segona prova directa de l’existència dels forats negres, després de la detecció de les ones gravitacionals emeses després de la fusió de dos d’ells en 2016

Un dels forats negres es troba al centre de la Via Làctia (a 26.000 anys llum de la Terra) i l’altre, a 50 milions d’anys llum del nostre planeta

La imatge correspon al forat negre que hi ha al centre de la galàxia M87, a la constel·lació de Virgo, de sis mil milions de masses solars i a una distància de cinquanta milions d’anys llum.

Amb l’esdeveniment d’aquest dimecres, es mostra per primera vegada una imatge de la concepció que va tenir Albert Einstein el 1915: una regió de l’espai amb una força de la gravetat tan gegantina que res no pot sortir-ne.

https://www.lavanguardia.com/ciencia/fisica-espacio/20190410/461565337649/agujero-negro-vistas-galaxia-espacio-video-seo-ext.html

https://www.ara.cat/societat/imatge-forat-negre_0_2213178869.html

La imatge correspon al forat negre que hi ha al centre de la galàxia M87, a la constel·lació de Virgo, de sis mil milions de masses solars i a una distància de cinquanta milions d’anys llum.Les observacions per captar aquestes imatges han requerit molta més precisió que la que pot assolir un sol telescopi. Per aquest motiu es va dissenyar el supertelescopi virtual EHT, que integra les observacions de vuit radiotelescopis situats als Estats Units, Mèxic, Xile, Espanya, Hawaii, l’Antàrtida i actua com un telescopi de la mida de la Terra. Aquesta complexitat ha fet que els científics hagin esmerçat gairebé dos anys a processar les dades de les observacions fetes l’abril del 2017.

https://www.eldiario.es/tecnologia/tomo-primera-Historia-agujero-negro_0_887161408.html

Un equipo de investigadores del Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT, por sus siglas en inglés) ha desvelado la primera imagen de un agujero negro.  A pesar de no ser una fotografía directa, es la primera imagen real de este tipo de objetos Astronómicos. “Habrán visto muchas imágenes de agujeros negros antes, pero me enorgullezco en decir que esta vez, es una imagen real”, aseguró uno de los líderes de la investigación durante la presentación.

Esta es la segunda prueba directa de la existencia de los agujeros negros, tras la detección de las ondas gravitacionales emitidas tras la fusión de dos de ellos en 2016. Ese descubrimiento acabó mereciendo el premio Nobel. Con el evento de este miércoles, se muestra por primera vez una imagen de la concepción que tuvo Albert Einstein en 1915: una región del espacio con una fuerza de la gravedad tan gigantesca que nada puede salir de ella.

Un horizonte de sucesos es la propiedad más definitoria de un agujero negro. Viene a referirse al punto en el que la gravedad es tan pesada que ni la luz puede escapar de él, de tal forma que todos los objetos que traspasen esa frontera quedarán atrapados dentro del agujero. Albert Einstein lo explicó en su Teoría de la Relatividad, pero hasta hoy, nadie tenía constancia de que los agujeros negros existiesen realmente. Al menos, no de forma gráfica.

Si bien los científicos sí sospechaban que en el centro de todas las galaxias (o de la mayoría) los agujeros negros existen, lo hacían de manera teórica. Hasta este miércoles, que el Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT por sus siglas en inglés) les ha dado la razón publicando la primera fotografía de un agujero negro. La imagen aparecerá en los libros de Historia y de bachillerato de todos los estudiantes del mundo, aunque si nos paramos detenidamente a analizarla, esta foto también es falsa.

CSIC

@CSIC

La sombra de un agujero negro es lo más cercano a lo que podemos llegar de obtener una imagen de un agujero negro en sí, un objeto completamente oscuro del cual ni siquiera la luz puede escapar.

CSIC

@CSIC

El @ehtelescope conecta las señales de ocho radiotelescopios, repartidos por todo el planeta, para formar un telescopio virtual del tamaño de la Tierra con una sensibilidad y resolución sin precedentes. pic.twitter.com/joZ7aBPMVb

Ver imagen en Twitter
51 personas están hablando de esto

La fotografía solo es una interpretación de las mediciones que ocho telescopios distribuidos entre EEUU, Chile, Hawaii, México, el Polo Sur y España realizaron durante cinco días de abril en 2017. En total recabaron 8 petabytes de datos, que si hacemos una comparación rápida es el equivalente a 8.000 millones de horas de música. La cuestión es, ¿cómo lo hicieron?

Dos galaxias a millones de años luz

Hace dos años, el EHT midió dos agujeros negros que se encuentran en el centro de la Vía Láctea y de M87, una galaxia que está a 50 millones de años luz de la Tierra. El primero está un poco más cerca (solo a 26.000 años luz de nosotros) y es tan grande como 30 veces el Sol. Para observar a este agujero negro, desde nuestro planeta los telescopios midieron una distancia equivalente a estar en Madrid e intentar ver los agujeros de una pelota de golf dentro de un hoyo en Moscú (Rusia).

Así que no se plantea solo el problema de la distancia, sino también el de la resolución. Fuentes del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) explican a este diario que los telescopios tenían que ser capaces de obtener una pureza en la imagen similar a la que alguien necesitaría desde la Tierra “para leer un periódico perfectamente abierto de par en par en la Luna”.

Cuanto mayor es un telescopio, más resolución tiene. Pero para observar estos dos agujeros negros habría hecho falta uno tan grande como nuestro planeta, algo imposible, obviamente. “Entonces se usa una técnica que se lleva utilizando muchos años llamada interferometría”, continúan desde el IAA. Aquí es donde intervienen los ocho telescopios repartidos por el mundo arriba mencionados.

“Los ocho miran a la vez y de manera sincronizada al objeto en cuestión. Luego combinan las imágenes y el resultado es como si hubieras mirado ese objeto con un telescopio tan grande como la máxima distancia que tienes entre las antenas”, explica el observatorio andaluz. Aquí está el truco: el EHT no es un telescopio que haya tomado millones de fotos de los dos agujeros negros en cinco días, sino “un conjunto de antenas de radio distribuidas en diferentes continentes que han mirado durante las mismas noches, aprovechando que había buen tiempo”, explica el IAA.

No hacen fotos, sino que captan señales

Los agujeros negros no tienen luz (de ahí su nombre), pero el resto de cosas que absorben sí: al caer se calientan y emiten gases que crean una silueta en el horizonte de sucesos que puede ser medida por los telescopios. Las antenas de radio han usado una longitud de onda de un milímetro para medir la luz de esos objetos que caían al agujero, de tal forma que han podido establecer una imagen de su horizonte de sucesos.

Los ochos telescopios solo midieron los agujeros negros durante cinco días de abril. Cuando terminaron, generaron 8 petabytes de datos que han tenido que ser transformados, calibrados y sincronizados a lo largo de estos dos años. “No es una fotografía como tal, en realidad son señales de radio”, continúan desde el observatorio andaluz.

Por eso da lo mismo que no telescopio se ubique en Arizona, otro en Hawaii y otro en Granada. No hacen fotos, sino que captan señales. “Lo más importante es que las tomen sincronizadamente”, explica el IAA. Para ello han utilizado relojes atómicos, que cuentan con una precisión equivalente al desajuste de un segundo cada 100 millones de años. Cada señal lleva una marca del tiempo exacto en el que se tomó, que después fueron las utilizadas “para sincronizar las imágenes y sumarlas, digamos, de manera sincronizada”, concluyen desde el Instituto de Astrofísica Andaluz.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *