Clonació de mamuts: científics ‘reviuen’ cèl·lules congelades fa 28.000 anys

La clonació de mamuts està més a prop de ser una realitat. Un equip de científics japonesos ha aconseguit reviure cèl·lules d’un mamut congelat fa 28.000 anys. L’equip científic va extreure la medul·la òssia i el teixit muscular de les restes d’una cria de mamut llanut anomenada ‘Yuka’ que va morir, probablement atacada per felins i esbudellada després per éssers humans, fa 28.000 anys . Les seves restes excel·lentment conservats han estat congelats en el permafrost siberià prop de les costes de l’oceà Àrtic.

Un cop obtingudes les mostres van aconseguir trobar 88 estructures similars als nuclis de la mostra muscular. Posteriorment, les van injectar en ovòcits de ratolí, una cèl·lula que pot patir una divisió genètica per formar una cèl·lula d’òvul. I l’experiment va donar resultat.D’elles, cinc van mostrar les reaccions biològiques que ocorren just abans que comenci la divisió cel·lular. Tot i aquest gran avenç, els investigadors asseguren que l’èxit no va ser complet perquè no van observar la divisió cel·lular addicional necessària per crear un ou viable

https://www.lavanguardia.com/natural/si-existe/20190314/461022851968/clonacion-mamut-investigacion-yuka-revivir-celulas.html

El mamut lanudo (Mammuthus primigenius) es una especie de mamífero de la familia de los elefántidos que se extinguió hace aproximadamente 10.000. Varios grupos de científicos trabajan desde hace años para poder conseguir traer de nuevo a la vida esta especie de la Edad del Hielo. Aunque nos pueda parecer increíble, esto podría ser una realidad no muy lejana gracias al último avance realizado por un equipo científico japonés.

Unos investigadores de la Universidad de Kinda en Osaka han logrado signos de actividad biológica al trasplantar los núcleos celulares de tejidos de este animal en ovocitos de ratón.

El equipo científico, como exponen en la revista Scientific Reports, extrajo la médula ósea y el tejido muscular de los restos de una cría de mamut lanudo llamada ‘Yuka’ que murió, probablemente atacada por felinos y destripada después por seres humanos, hace 28.000 años. Sus restos excelentemente conservados han permanecido congelados en el permafrost siberiano cerca de las costas del océano Ártico.

 

 

Los restos de Yuka, el mamut encontro hace ocho años en Siberia, son presentados a la prensa.

Los restos de Yuka, el mamut encontro hace ocho años en Siberia, son presentados a la prensa. (KAZUHIRO NOGI (AFP))

Una vez obtenidas las muestras lograron encontrar 88 estructuras similares a los núcleos de la muestra muscular. Posteriormente, las inyectaron en ovocitos de ratón, una célula que puede sufrir una división genética para formar una célula de óvulo. Y el experimento dio resultado.

De ellos, cinco mostraron las reacciones biológicas que ocurren justo antes de que comience la división celular, asegura Kei Miyamoto, miembro del equipo de la Universidad de Kindai en el oeste de Japón. Sin embargo, ninguno de ellos produjo la división celular real necesaria para un renacimiento de mamut.

Esto sugiere que, a pesar de los años que han pasado, la actividad celular aún puede ocurrir y partes de ella pueden recrearse

”Esto sugiere que, a pesar de los años que han pasado, la actividad celular aún puede ocurrir y partes de ella pueden recrearse”, explica Miyamoto.

A pesar de este gran avance, los investigadores aseguran que el éxito no fue completo porque no observaron la división celular adicional necesaria para crear un huevo viable.

Yuka es una cría de mamut lanudo y uno de los ejemplares de la especia mejor conservada del mundo

Yuka es una cría de mamut lanudo y uno de los ejemplares de la especia mejor conservada del mundo (KAZUHIRO NOGI (AFP))

Un camino para recorrer antes de la posible resurrección

Esto marca un “paso significativo para que los mamuts vuelvan de la muerte”, dice el investigador. “Queremos que nuestro estudio avance hacia la etapa de la división celular”, agrega, pero reconoce que “todavía tenemos un largo camino por recorrer”.

Esto marca un paso sig. nificativo para que los mamuts vuelvan de la muerte. Queremos que nuestro estudio avance hacia la etapa de la división celular

La investigación aún no ofrece muchas esperanzas para la resurrección de especies extintas al estilo del Parque Jurásico, advierte. “También hemos aprendido que el daño a las células fue muy profundo posiblemente debido al daño extenso del ADN de los núcleos transferidos”.

La Universidad de Kinda en Osaka ha trabajado con otros institutos japoneses y rusos para estudiar y encontrar métodos alternativos para hacer que el gigante prehistórico vuelva a la vida. “Necesitamos nueva tecnología, queremos probar varios enfoques”, explica Miyamoto.

Artículo científico de referencia:

‘Signs of biological activities of 28,000-year-old mammoth nuclei in mouse oocytes visualized by live-cell imaging’. Kazuo Yamagata, Kouhei Nagai, Hiroshi Miyamoto, Masayuki Anzai, Hiromi Kato, Kei Miyamoto, etc. Scientific Reports Published: 11 March 2019.

https://www.elperiodico.com/es/ciencia/20190314/clonacion-mamuts-7353066

Un grupo de científicos ha logrado activar células de un mamut de 28.000 años de edad implantándolas en ovocitos de ratón, aunque es muy poco probable que consigan devolverles la vida.

El proyecto, llevado a cabo en Japón por un equipo internacional, tomó células de un mamut bien conservado descubierto en el 2011 en el permafrost siberiano y las introdujo en decenas de células sexuales de ratones hembra.

Cinco de los ratones tuvieron reacciones biológicas características del inicio de la división celular, explicó a la AFP Kei Miyamoto, un miembro del equipo de la universidad de Kindai, en el oeste de Japón.

Pero ninguna entró en la fase de división que habría sido necesaria para crear un mamut, indicó.

“Esto demuestra que a pesar de los años, una actividad celular todavía puede producirse”, explicó el científico. “Hasta ahora, numerosos estudios se concentran en el ADN fósil y no en el hecho de saber si todavía funciona”, añadió.

Pocas esperanzas

Pero los resultados de esta investigación publicados el lunes en la revista ‘Scientific Reports’ dan pocas esperanzas de ver algún día un nuevo ejemplar de esta especie extinta, advirtió.

“También nos dimos cuenta que los daños sufridos por las células eran muy profundos (…) Ni siquiera vimos división celular y por eso tengo que decir que estamos muy lejos de la reproducción de un mamut”, aseguró.

Esta universidad trabajó junto a otras instituciones japonesas y rusas para estudiar la posible clonación de un mamut y espera poder explorar otros métodos para dar vida al animal prehistórico.

“Necesitamos nuevas tecnologías, queremos intentar varias aproximaciones”, dijo Miyamoto.