La meva orina conté glifosat, i la teva? Denúncia contra el polèmic herbicida

Durant els últims dos mesos la campanya ha facilitat la recollida i anàlisi de més d’un centenar de mostres d’orina de persones sensibilitzades pel debat sanitari i ambiental de l’ús de l’glifosato. 45 de les persones han anunciat la presentació davant el Tribunal de Gran Instance (Tribunal de Primera Instància) de Tolosa una reclamació legal per considerar que l’ús de glifosat “posa en perill la vida d’altres”, suposa “engany greu” i provoca “danys al medi ambient”.

La polèmica social i científica sobre els suposats riscos de l’ús del glifosat han provoca diversos debats en el si de les institucions de la Unió Europea. Entre les situacions crítiques més recents destaca la reiterada denúncia que alguns dels informes oficials d’organismes de la UE sobre el tema del glifosat incloïen amplis textos idèntics als presentats per les companyies químiques que fabriquen o comercialitzen el glifosat,

https://www.lavanguardia.com/natural/20190214/46467641289/iniciativa-contra-herbicida-glifosato-francia-analisis-orina.html

El glifosato es el herbicida -producto para matar las denominadas malas hierbas– más utilizado del mundo y también uno de losproductos químicos que ha creado más polémica social y científica en los últimos años.

El uso del glifosato en agricultura jardinería sigue siendo completamente legal en la gran mayoría de países y, en concreto, laUnión Europea aprobó en diciembre de 2017 la renovación de la autorización para utilizar productos con glifosato como principio activo hasta diciembre de 2022.

Pese a este tipo de decisiones políticas, diversos científicos, grupos políticos y organizaciones de consumidores y ecologistas en varios países siguen insistiendo en que el uso o exposición al glifosato supone riesgos para el medio ambiente y la salud de las personas.

Francia, a la cabeza de las críticas

Uno de los países en los que se ha cuestionado más abiertamente el uso del glifosato es Francia, donde el gobierno ha anunciado la prohibición de algunas de las aplicaciones de esta substancia.

Entre las iniciativas sociales de oposición en Francia destaca la Campaña Glifosato (Campagne Glyphosate), “por una agricultura sin pesticidas”, que promueve un colectivo de entidades con sede en Foix (departamento de Ariege, en la región francesa de Occitanie).

Fumigación de cultivos com productos químicos es motivo de preocupación en diversas zonas del mundo

Fumigación de cultivos com productos químicos es motivo de preocupación en diversas zonas del mundo (Santiago Nicolau)

Durante los últimos dos meses esta campaña ha facilitado la recogida y análisis de más de un centenar de muestras de orina de personas sensibilizadas por el debate sanitario y ambiental del uso del glifosato.

Demanda en Toulouse

Ahora, 45 de las personas que participaron en esta iniciativa han anunciado la presentación ante el Tribunal de Grande Instance (Tribunal de Primera Instancia) de Toulouse de una queja o reclamación legal por considerar que el uso de glifosato “pone en peligro la vida de otros”, supone “engaño grave” y provoca “daños al medio ambiente”.

Todas las personas dispuestas a iniciar esta reclamación judicial han mostrado públicamente los resultados de los análisis de orina, en los que se indican los niveles de glifosato detectados.

Video insertado

AFP Toulouse

@AFPToulouse

“J’ai du dans les urines et toi?” : 45 plaintes pour “mise en danger de la vie d’autrui” ont été déposées mercredi au TGI de dans le cadre d’une campagne de test @ECabanis

42 personas están hablando de esto

Según los responsables de esta campaña, todas las muestras de orina analizadas -más de un centenar en total- contenían, en mayor o menor concentración, restos de glifosato.

La Unión Europea rectifica

Las críticas por supuesto secretismo y manipulación de datos ha obligado a la UE a preparar nuevas fórmulas de información pública

La polémica social y científica sobre los supuestos riesgos del uso del glifosato han provoca diversos debates en el seno de las instituciones de la Unión Europea. Entre las situaciones críticas más recientes destaca la reiterada denuncia de que algunos de los informes oficiales de organismos de la UE sobre el tema del glifosato incluían amplios textos idénticos a los presentados por las compañías químicas que fabrican o comercializan el glifosato (ver en La Vanguardia ).

Además, diversas entidades y expertos han criticado el supuesto secretismo con el que han tratado en ocasiones las autoridades de la UE el debate sobre el glifosato.

En un intento de hacer frente a las críticas, el pasado martes las instituciones de la Unión Europea alcanzaron un principio de acuerdo para aumentar la transparencia en los procedimientos para autorizar sustancias como el polémico herbicida glifosato; por ejemplo permitiendo a los ciudadanos el acceso a estudios científicos relacionados con su toxicidad presentados por la industria.

Respuesta pendiente de ratificación

El principio de acuerdo -pendiente de confirmación formal por parte del Parlamento Europeo y por los Estados miembros-, responde a una iniciativa ciudadana que fue respaldada por más de un millón de ciudadanos europeos a raíz de los debates surgidos en medio del proceso de extensión de la licencia de uso del herbicida de Monsanto.

Además, de mejorar la transparencia en los procesos de autorización, el objetivo de la nueva normativa es aportar certidumbre legal a la industria alimentaria y mejorar la gobernanza y la calidad científica de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), según ha explicado en un comunicado el Consejo de la UE.

Más información en La Vanguardia:

La UE renueva contra reloj la licencia del polémico glifosato hasta 2022

El herbicida de la discordia

Cuestionada la credibilidad de los análisis de la UE sobre el glifosato

Vídeo de presentación de la Campaña Glifosato en Toulouse, diciembre 2018

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *