Menjar aliments ultraprocesats s’associa a amb una major mortalitat

No són menjar, sinó preparacions industrials comestibles. Són insanes, estimulen la gana de manera artificial i el seu consum es relaciona amb malalties. Aquesta seria una de les seves de les seves definicions. Realment no tenen cap aliment complet, sinó llargues llistes d’ingredients. A més, aquests ingredients solen portar un processament previ com la hidrogenació o fregit dels olis, la hidròlisi de les proteïnes o la refinació i extrusió de farines o cereals. En el seu etiquetatge és freqüent llegir matèries primeres refinades (farina, sucre, olis vegetals, sal, proteïna, etc.) i additius (conservants, colorants, edulcorants, potenciadors del sabor, emulsionants …

https://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20190212/46406294227/alimentos-ultra-procesados-mortalidad-consumo-dieta.html

Consumir una mayor cantidad de alimentos ultraprocesados se asocia con un mayor riesgo de mortalidad, según una investigación liderada desde la Universidad de París XIII (Francia). En concreto, por cada 10% más de productos de este tipo que incluya la dieta, el riesgo de mortalidad aumenta un 14%. Los resultados han sido publicados esta semana en la revista JAMA Internal Medicine.

Los alimentos ultraprocesados son aquellos que se producen a nivel industrial y que contienen una gran variedad de ingredientes de distintos orígenes. Por ejemplo, las bebidas azucaradas, la bollería, los dulces, los productos para picar entre horas o la comida instantánea o precocinada. Suelen ser ricos en azúcar, sal, carbohidratos refinados, grasas saturadas y aditivos. Según los autores de la investigación, su consumo se ha doblado desde los 90.

Los investigadores han analizado datos de más de 44.000 personas –el 73% mujeres–, todas ellas mayores de 45 años, que participaron en un gran estudio sobre nutrición en Francia. Los voluntarios rellenaron cuestionarios periódicos sobre su dieta y otros factores como la actividad física, hábitos de salud o nivel económico.

Son alimentos ultraprocesados las bebidas azucaradas, la bollería, los dulces, los productos para picar entre horas o la comida precocinada

La información reveló que en la muestra de personas que se apuntaron al estudio, los alimentos ultraprocesados constituían un 14% del peso total de alimentos que consumían cada día. Por la alta densidad calórica de estos productos, esa cifra equivale a un 29% de la ingesta total de energía diaria.

A continuación, los científicos llevaron a cabo un seguimiento de todos los participantes durante siete años, entre 2009 y 2017, y comprobaron cuántos de ellos fallecieron en este periodo a partir de datos del registro nacional francés. De los más de 44.000 voluntarios, murieron 602, por diversas causas. Entre ellas, el cáncer (219 muertes) y las enfermedades cardiovasculares (34 muertes).

Tras descartar otros posibles factores de riesgo, como la falta de actividad física, el índice de masa corporal o el consumo de alcohol o tabaco, un análisis estadístico reveló que las personas que comían más alimentos ultraprocesados presentaban una mayor mortalidad.

Los productos ultraprocesados aportaban un 29% de la energía diaria de la dieta de los participantes

Aunque todavía debe demostrarse, los investigadores especulan que la composición de los productos ultraprocesados podría aumentar el riesgo de mortalidad a través de múltiples mecanismos. Estudios anteriores han relacionado un elevado consumo de sal o azúcar, abundantes en estos alimentos, con enfermedades cardiovasculares. Su bajo contenido en fibra, que tiene un efecto protector y reduce la mortalidad, también podría contribuir. Asimismo, los contaminantes generados en la producción industrial, los aditivos y algunas sustancias de los envases de plástico, que podrían transferirse a la comida, se han relacionado con algunos tipos de cáncer y alteraciones del metabolismo, como la diabetes.

“Aconsejamos, en línea con las recomendaciones nutricionales nacionales francesas, reducir el consumo de alimentos ultraprocesados tanto como sea posible y dar prioridad a los alimentos frescos y no procesados”, declaran por correo electrónico Bernard Srour, epidemiólogo de la Universidad de París XIII, y Mathilde Touvier, investigadora del Instituto Nacional de Investigación Médica y de la Salud (Inserm por sus siglas en francés), coautores del trabajo. “Los dulces deberían reemplazarse por frutas. Las bebidas azucaradas, por agua”. En caso de tener poco tiempo para cocinar, recomiendan planificarse para preparar comida en casa cuando sea posible y congelarla para los días más ajetreados.

Recomendamos reducir el consumo de alimentos ultraprocesados tanto como sea posible y dar prioridad a los alimentos frescos y no procesados”

A la hora de la compra, para saber si un alimento es ultraprocesado, los investigadores recomiendan utilizar aplicaciones como Open Food Facts, que informan sobre la composición de los productos al escanear su código de barras.

Por otra parte, el análisis también ha revelado que las personas más jóvenes, con un menor nivel económico o educativo, con mayor índice de masa corporal, quienes viven solos y quienes practican menos actividad física tienen una mayor tendencia comer alimentos ultraprocesados.

Elementos que abundan en los alimentos ultraprocesados, como la sal, el azúcar o los aditivos industriales se han asociado con enfermedades cardiovasculares y cáncer

Los autores advierten que serán necesarios nuevos estudios en otras poblaciones para confirmar la asociación entre alimentos ultraprocesados y mortalidad, así como los mecanismos subyacentes. Asimismo, señalan que los participantes del estudio, al ser voluntarios que probablemente consideraban importante mantener hábitos de vida saludables, podrían ingerir una menor cantidad de ultraprocesados que otras poblaciones.

“Este estudio ayuda a extraer conclusiones relevantes, aunque también que tener en cuenta que no se puede deducir una causalidad”, valora Ramon Estruch, médico e investigador del Hospital Clínic y del instituto Idibaps, que no ha participado en el estudio. “Lo ideal es comer alimentos frescos, no procesados, pero en la sociedad actual nos movemos con un ritmo de vida que muchas veces lo hace difícil. Ya que la tendencia actual de la población es comer alimentos procesados, quizá se debería intentar mejorar la calidad nutricional de estos productos. Disminuir la sal y los azúcares añadidos al máximo posible y sustituir las grasas animales por grasas vegetales como aceite de oliva, por ejemplo”. “El Ministerio de Sanidad ya ha puesto en marcha una serie de directrices para que la industria mejore la cualidad nutricional de los productos”, añade Estruch.

En España, en 2010 la proporción de energía que estos alimentos aportaban a la dieta era de un 32%, según un estudio de la Universidad de São Paulo (Brasil) publicado el año pasado en el European Journal of Clinical Nutrition. La cifra está muy cerca del 29% que ha detectado la investigación francesa.

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2017/06/21/articulo/1497996129_196916.html

Un pensament a “Menjar aliments ultraprocesats s’associa a amb una major mortalitat”

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *