Les negociacions a la cimera del clima s’allarguen per la falta d’acord

“Ens rebel·lem contra l’extinció i ens rebel·lem contra aquestes negociacions”, deia ahir l’expresident de les Maldives, Mohamed Nasheed, a la COP24, la cimera de l’ONU contra el canvi climàtic de Polònia. Parlava en nom de les petites illes estat en procés de desenvolupament que són “a la primera línia” de l’impacte del canvi climàtic i seran engolides per la pujada del nivell del mar. Juntament amb altres països pobres, ha creat “la coalició de l’emergència”, que es va presentar ahir per fer pressió i reclamar més ambició en els acords que en l’últim dia de cimera continuaven en l’aire. Al tancament d’aquesta edició s’havia convocat el plenari de la cimera per avui a les 3 de la matinada. Es prorrogaven les negociacions per intentar aprovar un reglament d’aplicació de l’Acord de París i per alinear els 196 estats presents amb una estratègia que permeti evitar els pitjors efectes del canvi climàtic.

El pessimisme per la mala marxa del procés ha fet ressorgir a la COP24 l’anomenada Coalició per l’Alta Ambició, nascuda a París el 2015 agrupant molts dels països pobres i més vulnerables amb aliats poderosos com la UE. Aliances estratègiques que fan de lobi en aquestes cimeres anuals de l’ONU i que aquest cop s’enfrontaven a una coalició nova que molts han batejat informalment com “l’eix del mal”: els EUA, Rússia, l’Aràbia Saudita i Kuwait, que el cap de setmana passat es van unir per evitar que la declaració de la COP24 assumís com a pròpies les conclusions de l’últim informe de l’IPCC -grup de científics de l’ONU- que alerta que superar 1,5º tindrà conseqüències devastadores. “És indignant com s’ha tractat la ciència en aquesta COP, l’informe de l’IPCC té al darrere els millors científics del món i la millor ciència disponible; els estats van encarregar l’informe i després l’ignoren com si no existís”, deia per telèfon des de Polònia el director de la Càtedra Unesco de Canvi Climàtic de l’ESCI-UPF, Pere Fullana.

Mentre el món s’encamina a una pujada de més de 3º, les quatre potències petrolieres bloquegen els intents d’imposar un ritme més ràpid (dràstic, de fet, diuen els científics) en la reducció d’emissions de gasos d’efecte hivernacle. Per a les petites illes i els països pobres que ja pateixen sequeres i inundacions constants, “elevar l’ambició” en les retallades de CO 2era l’objectiu principal de la COP24. Però tot semblava indicar que no ho aconseguiran. El secretari general de l’ONU, António Guterres, ja ha convocat una nova cimera al setembre del 2019 per continuar intentant-ho.

https://www.publico.es/politica/cumbre-clima-cop24-katowice-negociaciones-cumbre-clima-alargan-falta-acuerdos.html

Las negociaciones continuaron esta madrugada en la cumbre del clima (COP24) de Katowice (Polonia), un día después de que estuviera previsto su cierre oficial, que ha tenido que demorarse ante la imposibilidad de los países de sellar un textoque cierre la letra pequeña del Acuerdo de París y permita su puesta en marcha en 2020.

El pleno de la conferencia se reanudó a las 19.30 hora local (18.30 GMT) del viernes y tuvo que ser suspendido debido a las diferencias persistentes en torno a varios puntos del documento. Ni siquiera hubo consenso en fijar una hora de reapertura de las negociaciones, que se retrasó hasta la noche del sábado. Ya antes de la reapertura del pleno, el presidente de la COP24, Michal Kurtyka, había asegurado que se están haciendo todos los “esfuerzos” para lograr un acuerdo definitivo, un trabajo que calificó de “duro”.

Tras doce días de negociaciones, la presidencia polaca difundió un borrador de 144 páginas en la madrugada del jueves al viernes que se recibió con cauto optimismo por las delegaciones. No obstante, 24 horas después se mantienen las tensiones entre el bloque que aspira a avanzar más rápidamente en la lucha contra el cambio climático —con la UE, China y muchos países menos desarrollados y vulnerables—y quienes arrastran los pies en este ámbito, entre los que destaca EEUU, cuyo presidente, Donald Trump, se salió del Acuerdo de París nada más llegar al poder.

Los principales escollos hacia el acuerdo tienen que ver con el grado de ambición que recoja finalmente el texto, la financiación de los países desarrollados a los menos desarrollados y vulnerables, y el Libro de reglas que, pese a ser común a todos, comprometa a los países en función de sus capacidades y emisiones históricas.

Otro de los problemas clave, ligado a la ambición, es cómo recoja el acuerdo el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), que insta a un cambio “urgente y sin precedentes” para frenar el aumento de la temperatura en 1,5 grados con respecto a niveles preindustriales.

Cómo se mencione este documento en el texto final es relevante —y ha sido objeto de controversia durante días—porque no es lo mismo que se asuma—implicaría aceptarlo como base científica del proceso—a que simplemente se tome nota de su publicación, como quiere EEUU, Rusia, Kuwait y Arabia Saudí.

El texto final de la COP24, la más importante desde la de París en 2015, debe servir para hacer operativo a partir de 2020 el Acuerdo de París, donde la comunidad internacional se comprometió a frenar el aumento de las temperaturas por debajo de los 2 grados.

https://www.eldiario.es/sociedad/Cumbre-Clima-necesita-prorroga_0_846216269.html

La Cumbre Climática de Katowice se va a la prórroga. Las negociaciones se dilatan y apuntan a que se adentrarán en la madrugada del viernes (fecha prevista para clausurar la conferencia). La fractura principal está en aprovechar la nueva realidad descrita por el Panel Internacional Científico (IPCC) en octubre pasado para lanzar un mensaje político que acelere y amplíe la reducción de emisiones de CO2.

Es lo que exigen las organizaciones ambientalistas: “Mayor ambición”. Y en lo que coinciden, hasta cierto punto, los políticos de la llamada Coalición de Ambición Alta enfrentados a la alianza de potencias fósiles como EEUU, Arabia Saudita o Rusia. Sin embargo, los técnicos implicados en las negociaciones consideran que lo fundamental es sacar adelante el reglamento que implemente el Acuerdo de París más que alcanzar una nueva declaración.

“El atasco está en el mensaje político sobre si reforzamos el lenguaje que pide mayor ambición a la vista del documento del IPCC o si nos quedamos con la ambición que estaba establecida hasta ahora”, ha contado la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera durante un receso en las deliberaciones.

Con todo, Ribera ha asegurado que “lo que dice la ciencia está ahí. Su impacto ya ha sido enorme y su papel está claro aunque la decisión final tenga  un lenguajemás suave”.

La Coalición de Ambición Alta -a la que están suscritos la Unión Europea en general y España en particular- ha aprovechado también ese receso para reincidir en que el documento final de la COP24 debería recoger una revisión de la ambición en los esfuerzos por dejar de lanzar gases de efecto invernadero de manera que se alinee con lo dicho por el informe científico. “Si no, muchos vamos a morir y ese es un logro que nadie quiere para esta COP”, repiten los representantes de los estados-isla, situados en primera línea de destrucción por el calentamiento global y la subida del nivel del mar.

“Las cuestiones técnicas están bastante resueltas”, ha comentado Ribera. El libro de reglas sobre cómo deben presentar los estados sus planes de recorte de CO2, los sectores en los que proyectan reducir, cómo hacerlo y de qué manera se evaluará si lo están haciendo o no. Ese reglamento, un mandato del Acuerdo de París, son las reglas de juego que gobernarán las políticas climáticas a partir de 2020, año en el que deja de regir el Protocolo de Kioto.

La división en bloques sobre cómo acoger el macro-estudio acerca de las diferencias entre un calentamiento de 2ºC y otro de 1,5ºC ha marcado la COP24 desde el comienzo. EEUU, Rusia y Arabia han ninguneado con mayor o menor grado el informe.

Un asesor del presidente estadounidense, Donald Trump, viajó a Polonia para asegurar que extraerán los recursos fósiles que todavía hay en su subsuelo. Rusia y Australia se han sentido reconfortados por esta política. Al otro lado, la Coalición se reagrupó el miércoles para construir un relato unido opuesto. China ha sobrevolado las reuniones sin dar demasiado que hablar. La cumbre se ha metido así en el esprint final.

https://www.ara.cat/internacional/Negociacio-contra-rellotge-Acord-Paris_0_2143585784.html