Una petita formiga que pot deixar cecs els animals arriba a la península Ibèrica

Una petita formiga que pot deixar cecs els animals arriba a la península Ibèrica. La formigueta de foc produeix molèsties als humans, però pot deixar cec des d’un gat fins a un elefant.

Una formiga molt petita, que tot just fa un mil·límetre de longitud, però amb una picada molt molesta, ha arribat a la península Ibèrica. Es tracta de la formigueta de foc, originària de l’Amèrica del Sud.

Així ho revela un article publicat a la revista “Iberomyrmex” que té com a primer autor Xavier Espadaler, investigador del CREAF i de la UAB.

La formiga s’ha detectat a Marbella. Allà n’hi ha una població estable i en expansió. Segons els autors, és probable que s’escampi per altres llocs.

El nom científic de la formiga és Wasmannia auropunctata. El nom de formigueta de foc és una traducció textual del seu nom en anglès, “little fire ant”. Se l’anomena així perquè té una picada intensa i ardent. En els humans produeix simplement molèsties, però a la zona d’on és originària, entre el Brasil, l’Argentina i l’Uruguai, i en altres llocs per on s’ha estès, s’ha vist que és capaç de produir la ceguesa en alguns animals.

Quan pica a l’ull animals salvatges o domèstics, aquests perden la visió. Això s’ha observat tant en animals petits, com ara gats, gossos i gallines, com en d’altres de grans, com jaguars i fins i tot, a l’Àfrica, elefantsNo s’ha detectat fins ara que això es pugui produir en humans.

Dues obreres es creuen en una fila (Carlos Pradera)

L’alerta la va donar una persona que va trucar a una empresa de control de plagues per denunciar que hi havia unes formigues “molt petites i que piquen”. La colònia era en una esquerda d’un mur d’una urbanització. La colònia ocupa unes sis hectàrees.

Els investigadors ja han avisat l’Ajuntament de Marbella, perquè la seva erradicació és urgent, com explica Xavier Espadaler:

“Seguint el principi de precaució, creiem que cal dedicar esforços a erradicar-la, ja que fins a les 10 hectàrees encara seria possible, però més enllà d’això ja no hi serem a temps.”

Els investigadors temen, però, que aquesta no sigui l’única població establerta a la zona. La seva mida tan petita fa molt difícil detectar-la, si no se sap on cal buscar-la.

La formigueta de foc viu en climes càlids i humits. Per això, ja s’ha pogut instal·lar a zones tropicals de l’Àfrica, illes del Carib i del Pacífic i al nord-est d’Austràlia, sobretot en plantacions intensives de cafè i cacau. També se n’han trobat a Israel.

No regar durant dos anys

La població de Marbella és la més septentrional detectada a Europa. Al continent sempre s’havia trobat en zones ben regades, com ara horts i jardins particulars. Per això, la intervenció per eliminar-la hauria de ser molt dràstica, com explica Espadaler:

“El fet que la costa sud de la Península estigui tan urbanitzada i hi hagi temperatures altes pot facilitar l’expansió d’aquesta formiga. Per erradicar aquesta població caldria fer tractaments i deixar de regar els jardins de la urbanització durant dos anys.”

La formigueta, a part del perill que representa per als animals, també pot ser un problema ecològic. Dins la zona de la urbanització on s’ha trobat la formigueta de foc, els experts no van trobar cap altra formiga de cap altra espècie. Això no es produeix perquè ataqui les altres, explica Espadaler, sinó perquè a la colònia hi ha tants individus que troben aliment abans que ningú. La competència l’afavoreix i perjudica les formigues autòctones.

https://www.ccma.cat/324/una-petita-formiga-que-pot-deixar-cecs-els-animals-arriba-a-la-peninsula-iberica/noticia/2889328/

https://www.lavanguardia.com/natural/20181126/453185957334/descubren-primera-colonia-hormiga-invasora-hormiguita-de-fuego-marbella.html

Es muy pequeña pero su picada es intensa ardiente. De aquí si denominación en inglés litle fire ant y su traducción como hormiguita de fuego. Esta especie de denominación científica Wasmannia auropunctata tiene su origen en Brasil, Argentina y Uruguay y ahora ha sido detectada por primera vez en España, en concreto en una urbanización de Marbella.

De momento se desconoce la forma de entrada a nuestro país de esta especie en expansión en diversas zonas del planeta; y los expertos recomiendan la erradicación de la primera colonia en España para tratar de evitar daños mayores.

La picada de este insecto de poco más de 1 milímetro de largo normalmente “no pasa de ser una molestia en humanos” pero se han detectado casos de ceguera en animales salvajes y domésticos que han sido picados por esta hormiguita en el ojo -desde gatos, perros, gallinas y jaguares, hasta elefantes en África-”, según científicos que han participado en la identificación de esta especie en Marbella.

El artículo científico donde se recoge el hallazgo ha contado con la participación del investigador del CREAF y la UAB Xavier Espadaler y ha sido publicado en la revista especializada Iberomirmex.

Dos ejemplares de la especie descubierta en Marbella, en la primera colonia conocida en toda Europa

Dos ejemplares de la especie descubierta en Marbella, en la primera colonia conocida en toda Europa (Carlos Pradera)

La llamada de una persona a una empresa de control de plagas quejándose de unas hormigas “muy pequeñas y que pican” fue el desencadenante que permitió encontrar la hormiguita de fuego en una grieta de un muro de la urbanización de Marbella.

“Siguiendo el principio de precaución, creemos que hay que dedicar esfuerzos a erradicarla, ya que hasta las 10 hectáreas todavía sería posible, pero más allá de eso ya no podremos”, explica Espadaler. Sin embargo, alerta que probablemente ésta no es la única población establecida en la zona.

“Es tan pequeña que es prácticamente indetectable, tienes que saber que está ahí y buscar bien, sino es imposible ver una hormiga de color pardo y de poco más de 1 mm. Es posible que ya esté en otros lugares y nadie la haya visto”, comenta.

La hormiguita de fuego vive en climas cálidos y húmedos, por ello, tal y como muestra este mapa, ya se ha podido instalar en zonas tropicales de África, islas del Caribe y del Pacífico, o el noreste de Australia, sobre todo en plantaciones intensivas de café y cacao. La población de Marbella es, junto con unas de Israel, la más septentrional detectada en Europa, donde siempre se ha encontrado que la hormiguita de fuego vive en zonas bien regadas, como huertos y jardines particulares.

Bien adaptada

La hormiguita de fuego, también conocida como hormiga eléctrica, puede encontrar hábitats muy apropiados para su implantación en las zonas humedas y cálidas

“El hecho de que la costa sur de la Península esté tan urbanizada y haya temperaturas altas puede facilitar la expansión de esta hormiga, no lo descartamos en absoluto. Para erradicar esta población habría que hacer tratamientos y dejar de regar los jardines de la urbanización durante dos años”, comenta Espadaler.

Además de representar un cierto riesgo a nivel sanitario por la posibilidad de dejar ciegos a los animales —de momento no se ha registrado ningún caso en humanos—, a nivel ecológico también puede ser un problema grave, como ya lo es la hormiga argentina, otra especie invasora que tenemos. Dentro de la zona de la urbanización donde se ha encontrado la hormiguita de fuego, los expertos no encontraron ninguna otra hormiga de ninguna otra especie.

Xavier Espadaler explica que “no es que ataque las otras hormigas directamente. Sencillamente es una cuestión de número. Hay tantas hormiguitas de fuego en una colonia, tantas más que en las otras especies, que encuentran el alimento antes que nadie. Es una competencia por exclusión”.

La Wasmannia auropunctata es una hormiga social de color castaño claro a castaño dorado. Es nativa de América Central y del Sur y desde hace algunos años está presente en África (incluidos Gabón y Camerún), América del Norte, las Antillas y seis grupos de islas del Pacífico (incluidas las islas Galápagos, Hawái, Nueva Caledonia y las islas Salomón) y el nordeste de Australia (Cairns). La hormiguita de fuego, también conocida como hormiga eléctrica está incluida en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo​ de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).JEC

Artículo científico de referencia:

La primera población de ‘Wasmannia auropunctata’ nidificando en exterior en Europa continental (Hymenoptera, Formicidae). Xavier Espadaler, Carlos Pradera, Juan Antonio Santana. Iberomirmex, 2018