I si el canvi climàtic porta diluvis en lloc de deserts?

L’escalfament global està canviant els patrons de precipitació a escala planetària, de manera que l’estudi crida l’atenció sobre la possibilitat que, malgrat tractar-se d’un esdeveniment global d’escalfament i desertització, poden al mateix temps registrar pluges torrencials i augments de la humitat a nivell local. El canvi climàtic sempre són fenòmens extrems

https://www.publico.es/sociedad/cambio-climatico-cambio-climatico-trae-diluvios-lugar-desiertos.html

Estamos hablando de cambios a escala geológica, de miles de años. El problema es que ahora todo está ocurriendo a una velocidad enorme. Lo que pasaba en miles de años ahora sucede en décadas y, con esa aceleración, las especies no tienen la capacidad de adaptarse a las nuevas condiciones”, explica Daniel de Miguel, investigador de la Fundación Araid (Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo), que ha participado junto con Beatriz Azanza, del departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, y con Jorge Morales, del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, en un estudio que confirma que el último proceso de cambio climático causado por un calentamiento global provocó en Teruel la aparición de densas zonas boscosas en lugar de desertizar la zona. Continua la lectura de I si el canvi climàtic porta diluvis en lloc de deserts?

A la recerca del tomàquet que sap a tomàquet

Al món hi ha milers de varietats, però ens les hem carregat. Amb la industrialització de l’agricultura s’ha seguit la lògica capitalista d’eficiència amb poc esforç. Ens s’ofereixen quatre coses i un sol tipus de cada aliment, d’espècies cada vegada amb menys potència i adaptabilitat, i amb la conseqüent pèrdua de varietat genètica que això comporta “

https://www.publico.es/sociedad/medio-ambiente-busca-tomate-tomate.html

Virginia Manzano recoge la cesta de fruta y verdura que le llega una vez al mes a la puerta de su casa. La última contiene entre siete y ocho kilos de peras conferencia, remolacha, tomate para ensalada, dos variedades de lechuga, espinacas tiernas, uvas blancas, manzana royal, caquis, mangos, granada y cebolla morada. Básicamente, lo que da la tierra por estas fechas. No tiene opción para escoger, como en el súper, y admite que es mucha comida de golpe para ella, que vive sola, pero le compensa.

“Llevo mucho tiempo comprando así, mucho antes de que toda esta preocupación por lo ecológico se pusiera de moda”, cuenta. “Empecé a hacerlo porque la fruta que tenía cerca de casa no me gustaba, la de las grandes superficies no reunía la calidad que buscaba, y todo lo que me traen aquí está bueno, en su punto, muy fresco y de temporada. Lo recogen y te lo mandan”. Continua la lectura de A la recerca del tomàquet que sap a tomàquet