Una tassa de realitat: el mal ús del vàter té un impacte ambiental i econòmic global

 El consumisme d’un sol ús, la desinformació i l’omnipresència de plàstics ocults converteixen l’excusat en un problema ambiental, econòmic i fins jurídic: alguns fabricants de tovalloletes humides creuen amenaçada la seva llibertat d’expressió per noves normes d’etiquetatge.

El vàter també és un embornal accidental de drogues i medicaments. La metabolització incompleta d’aquestes substàncies després de passar pel cos humà fa que una petita part acabi excretada

https://www.elsaltodiario.com/residuos/taza-realidad-mal-uso-retrete-impacto-ambiental-economico-global

Durante el año pasado, el Canal de Isabel II retiró de las aguas residuales de Madrid más de 24.000 toneladas de residuos sólidos que no deberían haber pasado nunca por el inodoro. Las pesadillas de las depuradoras tienen una protagonista inorgánica casi indestructible: la toallita húmeda. Solo en Madrid, estos paños cuestan a las depuradoras unos 2,2 millones de euros anuales, además de aumentar los riesgos para las personas que trabajan en el Canal, quienes deben realizar con mayor frecuencia operaciones delicadas como el desmontaje de bombas de propulsión.

UN HEDOR DE 130 TONELADAS

Las toallitas húmedas nacieron en 1958 y se popularizaron a partir de 1963, cuando los restaurantes de pollo frito KFC comenzaron a ofrecerlas a sus clientes para que se limpiaran los dedos, pringados con salsas y grasa después de comer. Más tarde se fueron ampliando sus usos, principalmente como toallitas de limpieza para bebés, pero hasta entonces era normal que acabaran en la basura, no en el inodoro.

A mediados de los 2000 empezaron a venderse como alternativa al papel higiénico seco. Es a partir de ese momento cuando empiezan los problemas en las alcantarillas: en 2013 Londres comunica el hallazgo de un atranco del tamaño de un autobús formado por toallitas que, al mezclarse con grasas de cocina y enfriarse en el subsuelo, habían formado una roca de 15 toneladas y olor apestoso. Este fenómeno dio a luz un nuevo término, fatberg, mole o montaña de grasa, un neologismo que el diccionario de Oxford incorporó en 2015. El último y más reciente fatberg londinense, fue extirpado hace solo unos meses: era más largo que el Puente de Londres y pesaba 130 toneladas. Continua la lectura de Una tassa de realitat: el mal ús del vàter té un impacte ambiental i econòmic global

El dilema Hulot i el parany del creixement

Sense reduir la mida de l’economia no es reduirà el nostre impacte desastrós sobre la biosfera, sigui aquest mesurat en emissions de gasos d’efecte hivernacle, contaminació química o pèrdua de biodiversitat. La teranyina d’interessos creats pesa avui molt més que la voluntat de canvi qualsevol ministre-estrella.

https://www.eldiario.es/ultima-llamada/

Nicolas Hulot, flamante ministro de Transición Ecológica y Solidaria del gobierno de Macron, ha dimitido por sorpresa ante la escasa determinación del ejecutivo francés en la tarea que dirigía: “no quiero mentir más; no quiero dar la ilusión de que mi presencia en el Gobierno significa que estamos a la altura”. Tanto por su celebridad mediática previa en el terreno del periodismo ambiental, como por su pedigrí apartidista que generaba amplios consensos, Hulot era una de las figuras más relevantes de un gabinete llamado a mucho. Entre otras cosas, a regenerar el proyecto europeo en sus horas más bajas. Lo que pasaba necesariamente por convertir a Francia en la vanguardia continental de un nuevo modelo productivo sostenible. Continua la lectura de El dilema Hulot i el parany del creixement