El desglaç de l’Àrtic amenaça a algunes balenes pel trànsit de vaixells

En les últimes dècades, algunes parts dels mars àrtics s’han tornat cada vegada més lliures de gel a fins de l’estiu i principis de la tardor. S’espera que el gel marí continuï retrocedint a causa del canvi climàtic, per tant, es preveu un augment en el tràfic marítim estacional procedent del turisme i el transport de mercaderies.

S’ha descobert que els mamífers marins més vulnerables són els narvals o balenes amb ullals, animals que migren a través de parts del Pas del Nord-oest cap a els seus hàbitats d’estiu.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-s/mostrar/285723/deshielo-artico-amenaza-algunas-ballenas-trafico-barcos

El previsible aumento del tráfico marítimo por el Ártico debido al deshielo a finales de verano y comienzos del otoño como consecuencia del calentamiento global trae consigo riesgos para cetáceos dentados como el narval, la beluga y la ballena boreal o de Groenlandia, así como las morsas.

Así lo afirman tres investigadores del Centro de Ciencia Polar de la Universidad de Washington (Estados Unidos) en un estudio publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

En agosto 2016 se produjo la navegación del primer crucero por el Paso del Noroeste (la vía navegable del norte que une los océanos Atlántico y Pacífico). Al año siguiente, el primer barco no rompehielos recorrió la Ruta Marítima del Norte, un camino que cruza la costa ártica de Rusia y que hasta hace poco era intransitable por embarcaciones comerciales sin escolta.

En las últimas décadas, algunas partes de los mares árticos se han vuelto cada vez más libres de hielo a fines del verano y principios del otoño. Debido a que se espera que el hielo marino continúe retrocediendo por al cambio climático, se prevé un aumento en el tráfico marítimo estacional procedente del turismo y el transporte de mercancías.

El estudio de la Universidad de Washington es el primero en considerar los impactos potenciales para los mamíferos marinos de esa región del planeta durante el otoño e identificar qué especies son las más vulnerables.

“Sabemos por regiones más templadas que los barcos y las ballenas no siempre se mezclan bien. Sin embargo, los buques están listos para expandirse a esta región sensible”, apunta Donna Hauser, autora principal del estudio, que añade: “Incluso el Polo Norte puede ser pasable en cuestión de décadas. Esto plantea cuestiones sobre cómo permitir el desarrollo económico al tiempo que se protegen las especies marinas del Ártico”.

42 SUBPOBLACIONES

El estudio analizó 80 subpoblaciones de los siete mamíferos marinos que viven en el Ártico e identificó sus riesgos en o cerca de las principales rutas marítimas en septiembre, el mes en que el Ártico tiene más cantidad de agua libre de hielo.

Un total de 42 de esas subpoblaciones estarían expuestas al tráfico de embarcaciones y el grado de exposición y las características particulares de cada especie determinan cuáles son las más sensibles.

Los investigadores hallaron que los mamíferos marinos más vulnerables son los narvales y las ballenas dentadas, que migran a través de zonas del Paso del Noroeste hacia y desde sus hábitats de verano.

“Los narvales tienen todos los rasgos que los hacen vulnerables a las perturbaciones de los barcos: se adhieren a áreas realmente específicas, son bastante inflexibles en cuanto a dónde pasan el verano, viven en sólo una cuarta parte del Ártico y están justo en el medio de las rutas de navegación”, subraya Kristin Laidre, coautora del estudio, que agrega: “También confían en el sonido y son notoriamente asustadizos y sensibles a cualquier tipo de perturbación”.

Otros mamíferos vulnerables son las belugas y las ballenas de Groenlandia, así como las morsas (algunas poblaciones son relativamente pequeñas y viven a lo largo de las rutas de navegación, en comparación con las poblaciones generalmente grandes y ampliamente distribuidas de focas anilladas y barbudas, que son menos vulnerables).

El estudio indica que los animales menos vulnerables son los osos polares, que están en gran medida en tierra durante septiembre y no dependen del sonido submarino para la comunicación o la navegación.

Los puntos de conflicto donde es más probable que barcos y animales se crucen son el estrecho de Bering, que separa Estados Unidos y Rusia, y el estrecho de Lancaster, en el Ártico canadiense. Esas dos zonas tienen un riesgo de dos a tres veces mayor que otras rutas de navegación.

El viaje a través del océano Ártico ya está comenzando y la ruta rusa tiene el mayor potencial para barcos comerciales. La Ruta del Mar del Norte tenía más de 200 barcos de 2011 a 2016, todos los cuales eran grandes buques. Más de 100 de ellos pasaron por el Pasaje del Noroeste durante ese tiempo y más de la mitad eran pequeños al ser yates personales.