Un linx ibèric alliberat a Portugal es planta a Barcelona

Es tracta del primer albirament d’aquesta espècie amenaçada des de principis del segle XX. En l’actualitat s’han recomptat 402 felins a Andalusia i la resta es distribueixen en la resta de territoris on ha estat reintroduït, amb el seu límit nord en les Muntanyes de Toledo encara que s’han reportat albiraments sense confirmar a la comunitat de Madrid.

https://www.elperiodico.com/es/medio-ambiente/20180601/lince-iberico-avistado-barcelona-6851932

Litio, un joven macho de lince ibérico, nació en el centro de reproducción del Acebuche, fue liberado en Portugal y es un viajero audaz. Después de una correría agotadora, ha sido fotografiado por los agentes rurales de la Generalitat en el área metropolitana de Barcelona. Se trata del primer avistamiento de un ejemplar de esta especie amenazada en Catalunya desde principios del siglo XX. Lo que no quiere decir que la especie vaya a repoblar estas tierras. El lugar donde fue visto, que evidentemente se mantiene en secreto, no es seguro para él, y los planes pasan por capturarlo para asegurar su supervivencia.

El Departamento de Territori i Sostenibilitat ha informado hoy en una nota que miembros de los Agentes Rurales observaron y fotografiaron el pasado 29 de mayo un ejemplar de lince ibérico (Lynx pardinus) en un lugar del área metropolitana de Barcelona, en “un operativo de búsqueda ejecutado a raíz de diversos avisos de avistamientos de este animal en la zona”.

El lince Litio. Puede observarse su collar transmisor /DEPARTAMENT DE TERRITORI I SOSTENIBILITAT

A partir de la imagen, los agentes no solo confirmaron que se trataba de un lince ibérico sino que lograron identificar el ejemplar gracias al collar transmisor que portaba y a la colaboración de los expertos de los programas de reintroducción de esta especie en la Península, IberLince.

Litio nació en el 2014 en el centro de cría en cautividad del Acebuche (Huelva) y tras ser liberado fue capturado de nuevo el 5 de mayo del 2016 en Gibraleón, tras “observar carencias en su adaptación al medio”. Trasladado al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Huelva con signos de debilidad, una vez recuperado fue liberado de nuevo en la región portuguesa del valle del Guadiana. Poco después, la señal de GPS que emitía su collar se perdió. Si hubiese seguido en funcionamiento, los técnicos habrían alucinado con su movilidad.

Emplazamiento inadecuado

Según Territori, el lugar donde fue visto es “un emplazamiento inadecuado para garantizar su seguridad, cerca de infraestructuras viarias y núcleos urbanos”. Se contará con la colaboración del equipo técnico y veterinario de IberLince para localizar el animal. IberLince es un proyecto Life financiado por la UE en el que participan Portugal y España y que pretende recuperar la distribución histórica de la especie en las comunidades de Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía, además de las zonas vecinas de Portugal),  mediante la protección de estos espacios, la cría en cautividad y la liberación de ejemplares en elmedio natural.

Otra imagen de Litio / DEPARTAMENT DE TERRITORI I SOSTENIBILITAT

En  Catalunya existe un plan del Ministerio de Agricultura para reintroducir  en el Vall d’Aran otra especie de lince, el  lince boreal (Lynx lynx), distribuido por otros países europeos, desde los Cárpatos y Escandinavia hasta Mongolia,  con pequeñas poblaciones en los Alpes franceses y el Jura. Siempre en áreas montañosas. Conocido en Catalunya como ‘gatillop’ o ‘llop cerver’, fue perseguido en el siglo XIX hasta lograr su extinción. En el marco de su nuevo plan director que aspira a especializarlo en fauna mediterránea y colaborar con proyectos de recuperación y educación ambiental, el Zoo de Barcelona informó recientemente que negociaba con la Junta de Andalucía contar con linces en el futuro.

El censo provisional de la especie alcanzó en el año 2017 los 547 ejemplares, una cifrá record desde que en el año 2002 solo quedasen 94, poniendo el lince ibérico al borde de la extinción. En la actualidad se han recontado 402 felinos en Andalucía y el resto se distribuyen en el resto de territorios donde ha sido reintroducido, con su límite norte en los Montes de Toledo aunque se han reportado avistamientos sin confirmar en la comunidad de Madrid. Sin embargo, machos jóvenes divagantes, no establecidos en un territorio, pueden realizar largos desplazamientos: en el 2015, por ejemplo, un macho liberado en los Montes de Toledo pudo ser seguido hasta una localización tan norteña como la comarca de Sanabria (Zamora).