Una anàlisi de sang aplana la via al diagnòstic precoç de l’alzheimer

És una de les malalties del nostre segle.La malaltia d’Alzheimer és la forma més comuna de demència, és incurable i terminal, i apareix amb major freqüència en persones majors de 65 anys d’edat. La beta amiloide és el component principal de les plaques d’amiloide trobades al cervell dels pacients d’Alzheimer. L’anàlisi prediu la quantitat de proteïna beta amiloide acumulada al cervell, un dels primers signes de la malaltia.

http://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20180206/44569963031/analisis-sangre-alzheimer-diagnostico-precoz.html

Un conjunto de biomarcadores detectables en la sangre predice la cantidad de proteína beta amiloide acumulada en el cerebro en pacientes conalzheimer, así como en personas sanas y en pacientes con deterioro cognitivo previo a la enfermedad, según una investigación en la que han participado centros japoneses y australianos y que ha publicado Nature en su último número. Aunque su eficacia todavía deberá ser verificada en futuros ensayos, podría convertirse en una herramienta de diagnóstico y monitorización menos invasiva y más económica que las actuales.

La proteína beta amiloide es clave en la progresión del alzheimer. Una forma anómala de la proteína se acumula en el cerebro y provoca daño en las neuronas desde las primeras fases de la enfermedad, antes incluso de que aparezcan los síntomas. Sin embargo, actualmente esta acumulación solo se puede detectar por tomografía de emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés), que tiene un elevado coste, o indirectamente a través de un análisis del líquido cefalorraquídeo, que baña el cerebro y la médula espinal y que se extrae por punción lumbar.

La detección de biomarcadores en sangre puede servir en el futuro para identificar personas en las primeras fases del alzheimer

Según publican en Nature, los autores de la nueva investigación han detectado moléculas asociadas a la proteína beta amiloide en la sangre, a través de una estrategia que combina dos técnicas, inmunoprecipitación y espectrometría de masas. La han puesto a prueba primero en muestras de 121 personas en Japón, y luego la han validado en 252 voluntarios de Australia. En ambos grupos había tanto voluntarios sanos como personas con deterioro cognitivo leve –una fase previa al alzheimer– y pacientes con alzheimer. En todos los casos, los biomarcadores sanguíneos han logrado predecir la acumulación de proteína beta amiloide en el cerebro, medida con PET.

La detección de biomarcadores en sangre puede servir en el futuro para identificar personas en las primeras fases del alzheimer, todavía asintomáticas, y que serían las más susceptibles de mejorar con un tratamiento. Asimismo, facilitaría la selección de pacientes para ensayos clínicos. Antes, sin embargo, deberá validarse en nuevos estudios.