Descobert un planeta candidat a albergar vida a només 11 anys llum de la Terra

Ross 128 b ha estat descobert per un equip internacional d’astrònoms liderat per l’Institut de Planetologia i Astrofísica de Grenoble (Université Grenoble-Alps / CNRS), a França, i en la investigació, que ha publicat la revista Astronomy Astrophysic

http://www.lavanguardia.com/ciencia/fisica-espacio/20171115/432901687158/descubierto-exoplaneta-podria-albergar-vida-ross-128-b.html

Los astrónomos han descubierto un planeta del tamaño de la Tierra que podría albergar vida a tan sólo 11 años luz del Sistema Solar. Bautizado como Ross 128 b, es el segundo mundo terrestre templado más cercano a la Tierra después de Proxima b, que está a algo más de 4 años luz de nuestro planeta. Sin embargo, las características de Proxima Centauri hacen poco probable que Proxima b esté habitado, por lo que Ross 128 b sería el mundo más cercano a la Tierra con condiciones potencialmente favorables para el desarrollo de la vida.

Ross 128 b ha sido descubierto por un equipo internacional de astrónomos liderado por el Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble (Université Grenoble-Alpes/CNRS), en Francia, y en la investigación, que ha publicado la revista Astronomy Astrophysics , ha participado elInstituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Según ha anunciado hoy el Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés) en un comunicado, los científicos han hallado el exoplaneta mediante el instrumento HARPS del ESO, en La Silla (Chile), que ha detectado diminutas oscilaciones en la estrella que lo aloja y de la que ha heredado el nombre, Ross 128, causadas por la influencia gravitacional del planeta.

Imagen del cielo alrededor de la estrella Ross 128 (visible en el centro)
Imagen del cielo alrededor de la estrella Ross 128 (visible en el centro) (Digitized Sky Survey 2. Acknowledgement: Davide De Martin)

Ross 128, descubierta en 1926 por el astrónomo americano Frank Elmore Ross, es una enana roja, uno de los tipos de estrellas más fríos y tenues del Universo, pero también uno de los más comunes. Muchas enanas rojas, incluida Proxima Centauri, emiten fogonazos de radiación ultravioleta y de rayos X cada cierto tiempo, potencialmente letales para la vida sobre los planetas que las rodean; es por eso que actualmente la comunidad científica considera poco probable que Proxima b esté habitado.

Pero ese no es el caso de Ross 128. La minúscula estrella roja situada, en la constelación de Virgo pero invisible al ojo desnudo, no emite llamaradas de radiación. Por lo tanto, Ross 128 b tendría unas condiciones mucho más aptas para el desarrollo de la vida que Proxima b.

Muchas enanas rojas, incluida Proxima Centauri, emiten fogonazos de radiación potencialmente letales para la vida, pero ese no es el caso de Ross 128

Ross 128 tiene una masa casi 7 veces más pequeña que la de nuestro Sol, y su planeta completa una órbita a su alrededor aproximadamente cada 10 días. Ross 128 b está 20 veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, pero sólo recibe 1,4 veces más radiación, debido a que Ross 128 es menos activa. La temperatura en la superficie de este mundo, que tiene una masa un 35% mayor que la de la Tierra, oscilaría entre 20 grados centígrados y 60 bajo cero.

Interpretación artística del exoplaneta Ross 128 b, con su estrella al fondo
Interpretación artística del exoplaneta Ross 128 b, con su estrella al fondo (ESO/M. Kornmesser)

Aunque ahora Ross 128 está a 11 años luz de nosotros, la estrella se mueve hacia el Sistema Solar. Los astrónomos prevén que dentro de 79.000 años se convierta en nuestra estrella más cercana, relevando a Proxima Centauri.

Los científicos todavía no saben con certeza si Ross 128 b está en la zona habitable de su estrella, ni si podría albergar agua líquida en su superficie, pero planean seguir estudiándolo para buscar marcadores que indiquen la existencia de vida. Estos marcadores los podrá detectar el Telescopio Extremadamente Grande (ELT por sus siglas en inglés) que está construyendo el ESO en Chile, y cuya inauguración está prevista para 2024.

La temperatura en la superficie de Ross 128 b oscilaría entre 20 grados centígrados y 60 bajo cero, pero los astrónomos todavía no saben a ciencia cierta si se encuentra en la zona habitable de su estrella