El 81% de la població espanyola està exposada a nivells d’ozó desaconsellats per l’OMS

L’ozó que ens protegeix de la radiació ultraviolada que arriba del sol a l’estratosfera . A les zones baixes de l’atmosfera és un contaminant perillós. Cal insistir en aquest doble paper perquè és una font d’error quan es pregunta com influeix l’ozó als nostres alumnes en les nostres vides .

Aquesta substància química es manifesta de dues formes: ozó estratosfèric (capa d’ozó) i ozó urbà (‘smog’ fotoquímic). El primer, essencial per a la vida a la terra, filtra un 90 per cent de les radiacions UV. La segona manifestació d’aquest element es dóna en zones baixes de l’atmosfera com a resultat de diverses reaccions fotoquímiques en què actuen substàncies contaminants.

Un informe d’Ecologistes en Acció adverteix que les temperatures més elevades estan incrementant la presència del contaminant.

Molt sovint, com succeeix a Catalunya, els màxims d’ozó troposfèric no es registren a l’àrea de Barcelona i altres zones industrials, sinó en llocs més allunyats on el gas s’acaba dipositant

http://www.elperiodico.com/es/medio-ambiente/20171017/informe-ecologistas-accion-ozono-poblacion-espanola-expuesta-6359141

Casi 38 millones de personas en España, el 81% del total, han respirado este año aire con una concentración de ozono superior a los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque, si se tienen en cuenta los umbrales más laxos del real decreto actualmente en vigor y de la directiva europea, entonces la población expuesta es del 27%, según muestra un informe presentado esta mañana por Ecologistas en Acción.

La oenegé, que ha analizado los datos procedentes de 455 estaciones entre el 1 de enero y el 30 de septiembre del 2017, explica que los resultados han empeorado con respecto al 2016 y es previsible que el problema vaya “a más” debido al aumento global de las temperaturas y el cambio climático. Entre las principales causas del último repunte en España, Ecologistas en Acción cita el aumento del tráfico, el fraude en las emisiones de los automóviles con motores diésel y la apuesta del Gobierno “por las energías sucias en detrimento de las renovables”.

En el 2014, con tasas similares de ozono, alrededor de 1.600 personas fallecieron de forma prematura en España debido a la exposición a este gas, según indica el informe. También señala que el coste sanitario que se deriva de esta contaminación unos 5.000 millones de euros en el 2013, un 0,33% del producto interior bruto (PIB) español, según el Banco Mundial.

“En lo que llevamos de 2017 -explica Miguel Ángel Ceballos, coordinador del estudio-, los niveles de ozono han sido superiores a los de 2016 y están en la línea de 2015, que fue un año muy malo”.

Por comunidades autónomas

Durante el 2017, las comunidades con más superaciones de los umbrales por ozono troposférico fueron Andalucía, Extremadura, Madrid, Murcia y, sobre todo, Baleares, que presentó los peores resultados desde que hay mediciones. En cambio, los niveles fueron más moderados en las comunidades autónomas del Cantábrico, y mejoraron en el Valle del Ebro, Castilla y León, Canarias, Castilla-La Mancha, Catalunya y el litoral mediterráneo desde Alicante a Girona.

El ozono troposférico -no confundir con el ozono protector que se encuentra en la estratosfera- es un contaminante secundario, es decir, no emitido directamente a la atmósfera por una fuente, sino formado a partir de reacciones fotoquímicas entre contaminantes primarios. Concretamente, se forma ozono cuando coexisten los óxidos de nitrógeno (NOx), los compuestos orgánicos volátiles (COVs) -procedentes del tráfico, industrias, centrales térmicas, disolventes y otros orígenes- una radiación solar intensa a lo largo de un periodo de tiempo lo bastante largo. Así, la época típica de los máximos de ozono coincide con la primavera y el verano.

Muy a menudo, como sucede en Catalunya, los máximos de ozono troposférico no se registran en el área de Barcelona y otras zonas industriales, sino en lugares más alejados donde el gas se acaba depositando, como la Plana de Vic (Tona, Manlleu, Vic) y el Pirineo oriental.

Juan Bárcena, responsable de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción, ha denunciado que 12 comunidades (Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Catalunya, Comunidad Valenciana, Madrid, Murcia, Navarra y País Vasco) siguen sin elaborar planes de acción contra el ozono, pese a que “la ley obliga a ello”. Tampoco existe un plan nacional articulado por el ministerio, ha lamentado Bárcena, y a esto se remiten todas las autonomías para justificar su inacción. En realidad, “no se lo toman en serio”, subrayó.

Medidas necesarias

Entre las medidas necesarias para limitar la contaminación por ozono, Bárcena ha citado la limitación del tráfico rodado, marítimo y aéreo, la mejora de los procesos industriales y la reducción de disolventes y otros productos precursores.

Por otra parte, solo la ciudad de Valladolid ha puesto en marcha un protocolo para limitar el tráfico cuando existen picos de ozono, similar al de Madrid y Barcelona para la contaminación por dióxido de nitrógeno.