El lleopard de les neus un símbol de la lluita contra l’extinció d’espècies

El lleopard de les neus no només és una espècie en perill d’extinció, sinó que aquest bell felí s’ha convertit en un símbol, per a tots aquells que lluiten per salvar els amenaçats ecosistemes de les muntanyes asiàtiques.

Centenars de persones van acudir a Kirguizistan per participar en el Fòrum Internacional sobre el Lleopard de les Neus i l’Ecosistema de les muntanyes asiàtiques, una cimera mundial, centrada en com protegir i conservar el lleopard de les neus i l’entorn en el qual habita.

http://www.ecoticias.com/naturaleza/174672/El-leopardo-de-las-nieves-un-simbolo-de-la-lucha-contra-la-extincion-de-especies

En grave peligro Alcu es una hembra de leopardo de las nieves rescatada en 2002. Los guardabosques la encontraron con una pata atrapada en una trampa. Si bien consiguieron que viviese, hubo que amputarle el miembro, por lo que ya no pudo ser puesta en libertad. Desde entonces, habita en un recinto de 7.000 m2, propiedad de la Unión Alemana para la Naturaleza y la Conservación de la Biodiversidad, situado en la región de Issyk-Kul de Kirguistán. Alcu fue la “estrella” de la Cumbre Mundial para la protección de los leopardos de las nieves.   Preservación y protección Cientos de personas acudieron a Kirguistán para participar en el Foro Internacional sobre el Leopardo de las Nieves y el Ecosistema de las montañas asiáticas, una cumbre mundial, centrada en cómo proteger y conservar el leopardo de las nieves y al entorno en el que habita. La cumbre se celebró en Bishkek, capital de Kirguistán y atrajo a más de 250 investigadores, biólogos y conservacionistas, así como a representantes de todos los países asiáticos, cuyas montañas son el hábitat natural del leopardo de las nieves, incluyendo Afganistán, India, Nepal, China, Pakistán y Rusia.   “Todos estamos unidos por el deseo de proteger al leopardo de las nieves, en aumentar su número y preservar y proteger su ecosistema”, dijo el presidente de Kirguistán, Almazbek Atambayev, en el discurso de apertura de la Cumbre. “Hoy en día, ya no son solo algunos individuos los que representan la mayor amenaza para el leopardo de las nieves, sino la humanidad en su conjunto”, dice Matthias Feichter, de la ONG estadounidense Snow Leopard Trust.

  La caza furtiva ya no es la principal amenaza del leopardo de las nieves, sino la destrucción de los hábitats naturales a través del pastoreo excesivo, la deforestación, la contaminación, los proyectos de construcción y, sobre todo, del Cambio Climático. Las montañas del Himalaya, el Karakorum y el Pamir son especialmente sensibles al Cambio Climático, según Ryan Bartlett, experto en clima del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Los glaciares se están encogiendo y los patrones de lluvias se han vuelto erráticos.

Las presas naturales del leopardo de las nieves, las ovejas silvestres de las montañas, están bajo amenaza, porque tienen que competir con el ganado, por pastorear espacios reducidos, en paisajes cada vez más estériles. Bartlett cree que el problema sólo puede resolverse a largo plazo, si el mundo entero se compromete con el acuerdo climático de París, del cual Estados Unidos recientemente se retiró. En el corto plazo, se trata de controlar los daños, mediante la adaptación paulatina de los leopardos a los cambios.

  Una opción podrían ser los llamados glaciares artificiales, que serían enormes torres de hielo construidas a partir de agua glacial derretida, que podrían volver a fundirse para ayudar a paliar la escasez de agua. El Programa Mundial de Protección de los Leopardos y los Ecosistemas (GSLEP) también lucha por preservar el hábitat del leopardo de las nieves, centrándose en medidas que incluyen la protección contra la caza furtiva, la educación ambiental y la preservación de sus presas.

 Los trabajadores del proyecto han identificado 23 zonas donde pervive el leopardo de las nieves de una superficie combinada de 500.000 km2. Kirguistán, Mongolia, Pakistán, Bután y Nepal ya han establecido planes de conservación, para dichas zonas.   REDACCION/ECOTICIAS.COM

Fuente: Naturaleza