Els clorofluorocarbonis i la seva aportació al canvi climàtic

Els clorofluorocarbonis o clorofluorocarburs (també anomenats CFC) són compostos orgànics derivats dels hidrocarburs saturats obtinguts principalment mitjançant la substitució d’àtoms d’hidrogen per àtoms de fluor i/o clor.

Durant dècades, l’ús dels clorofluorocarbonis va ser molt eficaç i ideal per molts propòsits. No són tòxics, ni corrosius, ni inflamables i a poc reactius. A conseqüència d’aquestes propietats tan idònies, han estat els compostos químics per excel·lència en sistemes de refrigeració, d’aire condicionat, com a dissolvents i precursors en aerosols i extintors. Finalment, una de les grans propietats del clorofluorocarbonis és la seva excel·lència com a aïllant tèrmic.

La societat ha estat condicionada a veure el CFC com un gas només associat a la disminució de la capa d’ozó, i ignora que, en realitat, s’enfronta a un perill doble

L’efecte hivernacle és el procés pel qual l’atmosfera d’un planeta fa que s’escalfi, permetent l’entrada de radiació solar visible, però impedint o dificultant l’emissió de calor des del planeta per l’absorció de la radiació per certs gasos de l’atmosfera. Com a resultat es reté la calor i no s’allibera en l’espai. L’augment de la temperatura és causada per l’acumulació en l’atmosfera de gasos tal com el diòxid de carboni, metà, òxid de nitrogen.

Tot i no representar una transformació química, cal esmentar que els CFC també tenen la propietat d’absorbir la radiació infraroja, o la calor de la superfície de la terra. Per tant, com el diòxid de carboni (CO2), els CFC també contribueixen a l’augment de l’efecte hivernacle i, en conseqüència, de l’escalfament global.

De fet, els CFC són els gasos més responsables de l’escalfament global, ja que una molècula de CFC és equivalent a 10.000 molècules de CO2 i per tant representen el 20% de l’efecte hivernacle. Encara que el seu ús ha disminuït des dels anys 70, la seva concentració està augmentant, ja que no existeix cap mecanisme natural que absorbeixi aquests compostos de l’atmosfera.

http://www.noalcambioclimatico.com/los-clorofluorocarbonos-y-su-aporte-al-cambio-climatico/

Los clorofluorocarbonos, letales enemigos nuestros

clorofluorocarbonos y otros gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero (GEI) han aumentado por las actividades humanas.

Desde hace largo tiempo, nuestra especie fue renombrada científicamente con el término de «Homo Sapiens Sapiens».

Es por lo tanto un irrefutable hecho de que el ser humano fue designado precisamente así, porque ha sido el único ser de entre todos los existentes, el cual gracias a su inteligencia ha logrado superar con creces a los límites del mundo orgánico.

Para algunos conocidos pero para otros una novedad, pero hoy aprenderás lo más importante sobre los clorofluorocarbonos.

El conocimiento y la degradación ambiental

La razón por la cual, dicha reflexión se trae a colación en este texto, es particularmente, porque ha sido el mismo hombre quien ahora con su ciencia es el máximo responsable de la contaminación y destrucción del planeta.

El mismo conocimiento que originalmente le fue impuesto con la única función de cuidarlo, preservarlo y de protegerlo, no de usarlo constantemente en su suyo beneficio propio sin mínimamente preocuparse por los efectos que esta pueda tener sobre el medio ambiente.

La naturaleza se encuentra entonces en un grave estado de desequilibrio notable.

Somos nosotros los causantes de haberlo cambiado.

Las modernas fluctuaciones climáticas, no son entonces más que las respuestas que el medio natural tiene para con las alteraciones que nuestras acciones acarrean.

A su vez representa al mismo tiempo el ápice químico de un proceso demográfico, tecnológico y social que comenzó con lo que en historia reciente , definido como la «Segunda Revolución Industrial».

El desarrollo y el cambio climático

Los motores de combustión, los artefactos de refrigeración eléctricos, las múltiples centrales de generación de electricidad, son todas partes fundamentales de este indiscutible proceso.

El uso de las mismas generan y se liberan volúmenes casi incontables de gases tóxicos a la atmósfera.

Las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI), elevan la temperatura de nuestro planeta.

Se crea el conocido efecto invernadero pero creado o exacerbado por nosotros.

El cambio climático antrópico

Lees “antrópico”, vale decir que es causado por el hombre.

El cambio climático existió a lo largo de miles de miles de años de manera natural hasta que el ser humano alteró el mismo.

Los GEI son liberados a la atmósfera con mayor frecuencia y cantidad causando el cambio climático antrópico.

Y como ya vas entendiendo, los clorofluorocarbonos pertenecen a este peligroso grupo de GEI.

¿Cuáles son los principales Gases de Efecto Invernadero?

Los principales GEI, causantes de nuestros problemas tan serio como lo son el efecto invernadero y el cambio climático son:

  • Dióxido de carbono (CO2),
  • Metano (CH4),

(Lee: “El metano es un gas de efecto invernadero muy potente“).

  • Vapor de agua (H2O),
  • Clorofluorocarbonos – clorofluorocarbonados (CFC´s) — > Estudiado en el presente artículo.
  • Óxido Nitroso (N2O), y
  • Ozono (O3)

Los Clorofluorocarbonos y el cambio climático antrópico

En medio de toda esta nube letal que causamos y envenenamos diariamente al aire del planeta, hay un gas que debido a sus múltiples capacidades químicas se ha convertido en un catalizador por excelencia del efecto invernadero.

los clorofluorocarbonos

Moléculas de clorofluorocarbonos.-

Mundialmente conocido como los anhídridos carbónicos, los «CFC´s» o más específicamente los «cloroflurocarbonos», pueden definirse como:

Son compuestos incoloros, inodoros, no inflamables a temperatura ambiente.

Tienen mediana densidad y son fácilmente transportables.

Constituyen elementos que sobre todo por su baja toxicidad ante la manipulación humana.

Son usados en múltiples aspectos de la industria, primordialmente en los artículos y equipos de refrigeración, protección y acondicionamiento habitacional.

Estos ámbitos si bien de uso postindustrial y doméstico, nos convierten a todos en coparticipes indirectos de esta grave acción masiva que está pasando una intensa factura al planeta tierra hoy en día.

Hablemos de los Freones y los clorofluorocarbonos

Conocidos vulgarmente como «Freones» la gama molecular que representa a los cloroflurocarbonados puede extenderse desde los mismísimos «CFC-11» hasta los «CFC-15», que son toda una familia de compuestos.

Su uso comenzó a ser preponderante a partir del año de 1930 cuando el amoniaco (hasta entonces utilizado) fue reemplazado por pura consecuencia de sus preponderantes peligros, por este nuevo compuesto de Cloro, Flúor y Carbono.

Así se dio inicio a una era en la que la industrialización misma ahora corroe sin piedad a los delicados estratos atmosféricos.

Los “Cloroflurocarbonados”, entiéndase que al ser un espectro compuesto, suelen descomponerse a la exposición de los rayos ultravioletas, dejando libre a las moléculas de cloro albergadas en ellos.

A su vez, estas moléculas son las verdaderas responsables de la entropía molecular de la capa de ozono «Oxigeno Triatómico, O3», que tantos organismos internacionales han denunciado en época reciente.

Los potenciales peligros de los CFC´s en el cambio climático

La acción poco conocida de los CFC, es que son capaces de favorecer la elevación calórica de la troposfera.

Estos químicos se alían con las masas de dióxido de carbono (CO2), que recubren a las principales ciudades del mundo.

En otras palabras, actúan los GEI, principalmente el CO2 como una barrera que retiene la liberación de la energía solar que llega al planeta, incrementando la temperatura global.

Lee: “El 2016 ha sido el año más caluroso de la historia“.

¡Se llama Efecto Invernadero o en inglés Greenhouse effect!.

De acuerdo con la revista de National Geographic, en la edición de Julio de 1999, en la cual se afirma que:

«El 80% del cloro estratosférico ha provenido de las actividades del hombre», se argumenta que no es solamente la producción del mismo sino el amplio consumo de los productos hidrogenados lo que conlleva su expulsión a la atmósfera.

El Protocolo de Montreal de 1987

Dicha problemática ya ha sido tomada en cuenta por múltiples organismos y tratados internacionales.

El más importante considero al Protocolo de Montreal de 1987 o a lo menos el más exitoso.

El agujero en la capa de ozono en 2000 por los clorofluorocarbonos.

Los clorofluorocarbonos, enemigos de la capa de ozono. La imagen corresponde al agujero en 2000, el año cuando tenía la mayor superficie. Fuente: NASA

Sorprendente resulta por tanto, entrever que todo este ahogante cambio medioambiental, comenzará con la acción creadora de un solo hombre.

Thomas Migley, físico e ingeniero norteamericano, quien a partir del año 1930 patentó esta nueva gama de freones, los cuales en su época de inauguración comercial, desconocía de los negativos efectos de estos con lo cual se dio pie para su consumo y comercialización masiva.

“La cuestión que sin embargo preocupa a múltiples ambientalistas es que la sociedad ha sido acondicionada a ver al CFC, como un gas solo asociado a la capa de ozono…

… E ignora que en realidad se enfrenta a un peligro doble.

Son la acción del compuesto hidrogenado que podría acelerar el letal ritmo de ascenso del termómetro terrestre”.

Nuestra responsabilidad sobre el cambio climático 

La acción individual y la participación que podamos tener en este proceso de resistencia a la “agudización” del cambio climático nos pueden parecer tan poco significativas, que es muy probable que el lector jamás se adjudicará ser parte del gran problema.

Nuestra respuesta será el auto excluirnos de toda vinculación con la degradación atmosférica, escudándonos en nuestras responsabilidades cotidianas.

Sin embargo, es necesario recordarle que usted, no forma parte de un universo aislado, sino más bien es integrante de una sociedad que ocasiona el deterioro del ambiente.

Solicitamos pues, su más urgente y sincera colaboración para con dicha causa.

Te argumento que toda acción que contribuya con la preservación del ecosistema es en realidad acudir en defensa nuestra vida propia.

Por ley universal, constituimos parte innegable del medio natural.

Nuestro legado se debe centrar en cuidar a toda la biosfera y preservar a nuestra mismísima existencia.

¿Sabías que antes los Clorofluorocarbonos eran de uso masivo?

 

Aprovecho, en esta etapa de cierre y reflexión, el decirte que antes, todas las cocinas, aerosoles y demás, contenían CFC´s por montones.

Gracias al trabajo coordinado y comprometido, fruto del Protocolo de Montreal, fuimos dejando de utilizarlos hasta el grado de prácticamente llegar casi a cero.

Nota: En el 2000 la superficie del agujero fue la más grande. Puedes constatarlo en la imagen superior.

“Al ingresar los rayos solares sin la presencia de esta protección, nos daña la salud causando casos de cáncer de piel, ceguera, al sistema inmunológico, y a la flora y fauna de determinados ecosistemas muy sensibles”.

Vaya respiro que le dimos al agujero de la capa de ozono, que iba en aumento muy rápido por culpa de los CFC´s

Hoy se ha reducido, no como sería ideal pero lo hicimos de manera importante.

¿Qué es la capa de ozono?

Es una capa que contiene ozono (O3) y tiene una extensión de 12 a 40 kilómetros.

La máxima concentración del ozono se localiza entre los 20 a 25 kilómetros.

Como ya lo sabes, la capa protectora de los rayos ultravioletas que nos protegen se está agotando debido al uso de compuestos con cloro como los “terribles” clorofluorocarbonos (CFC´s) y los bromuros.

Personalmente considero al Protocolo mencionado como el más exitoso.

Me da pena que con Kioto las naciones mas poderosas (y contaminadores) junto a otras interesadas en su economía antes que el medio ambiente, hayan hundido al mismo.

Con los movimientos de las COP (conferencias de partes contra el cambio climático), en especial la COP 21, logramos un gran avance.

Nos propusimos evitar que a finales del siglo la temperatura global sea mayor a 2ºC y que haya un fondo económico.

“Pero del dicho al hecho hay mucho trecho”, así a que a seguir los avances que hayan.

Casi 200 naciones y territorios firmaron la COP 21, fue en París, y luego la ratificaron.

Lastimosamente el 1er contaminador per cápita con CO2, EE.UU, a la cabeza de su presidente, piensa retirarse de la misma.

Sabemos que Donald Trump tiene comportamientos erráticos además de ser un escéptico del cambio climático. ¡Lastimosamente!

Por una sociedad más amiga del ambiente

Hemos nacido pues en una generación a la cual han educado para consumir y gastar, teniendo como objetivo principal la satisfacción de nuestras necesidades.

“Todo cambio a favor del ambiente que deseamos causar no debe empezar solamente desde nuestros infatigables grupos ambientalistas que día a día trabajan con gran esfuerzo, sino primeramente desde nuestra más profunda conciencia”.

Desde el año 1996, los gases de los CFC´s, están prohibidos en el uso humano por su alta radiactividad ozonica.

Usted  podrá contribuir con el gran cambio si reduces y prescindes en lo posible de:

  • los propulsores de aerosol,
  • diversos disolventes de limpieza para partes eléctricas de mecanismos,
  • regulando también el uso de extintores de fuego,
  • reduciendo el consumo de empaques de polietileno para la contención de múltiples alimentos, y
  • optimizando el uso de los equipos de aire acondicionado de autos y hogares

La segunda mejor contribución radica en permitir que tus semejantes continúen con el ejemplo que usted mismo les ha forjado.

Dejemos una marca imprimiendo una huella, un legado en particular que será un catalizador de los cambios que la humanidad debe materializar.

Las cifras ambientales medidas por la NASA

Desde el anterior artículo al presente, que corresponde a la veintena de febrero de 2016, los resultados publicados por” Cambio Climático Global de la NASA“:

  • Concentración de CO2: 405.25 ppm (es la más alta de los últimos 650.000 años).
  • Aumento de la Temperatura global desde 1880: + 1,7º F.
  • Grosor de hielo del Ártico: Se redujo 13.3% en la última década.
  • Aumento en la superficie del mar: 3.4 mm por año.

Gracias por tu tiempo y por tu lectura sobre los clorofluorocarbonos.

Será un placer poder recibir tus aportes que dejes en la sección de Comentarios.

Junto a la comunidad del blog “No al Cambio Climático”, expresaremos nuestras ideas y enriqueceremos el tema.

Artículo escrito por Marcelo Moscoso Pantoja, consultor ambiental y Abraham José Nuñez G., escritor y ambientalista.

https://ca.wikipedia.org/wiki/Clorofluorocarboni#Contaminaci.C3.B3_Ambiental

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *