Glaceres: un futur incert

Una glacera és una gruixuda massa de gel que s’origina en la superfície terrestre per acumulació, compactació i recristal·lització de la neu, mostrant evidències de flux en el passat o en l’actualitat. La seva existència és possible quan la precipitació anual de neu supera l’evaporada a l’estiu. Gairebé el 70% de l’aigua dolça es troba congelada en glaceres.Des de mitjan segle XIX les glaceres han vingut retrocedint per causes diferents al desglaç natural. Això vol dir que les glaceres no arriben a recuperar el seu volum inicial en els mesos més freds, i any rere any van perdent cada vegada més gran terreny.

La causa principal d’aquests retrocessos és l’increment de la temperatura global i la disminució de precipitacions. L’abús de combustibles fòssils i l’activitat industrial segueixen sent els principals emissors dels gasos hivernacles que acceleren l’escalfament del clima.

Aquest desglaç provocarà inundacions en ciutats costaneres de tot el món, però el més lamentable és el desaprofitament de la tanta aigua dolça que està barrejant-se amb la sal.

Cap lloc de la terra s’escapa a l’acció del canvi climàtic, a l’increment de temperatura ocasionat per l’efecte hivernacle que canviarà la faç de la terra. Aquest és el cas de la zona glacera de l’Argentina.

http://www.anred.org/spip.php?article13545

El último derrame admitido por Barrick Gold es uno de los tantos atentados al tanque de agua de los pueblos cordilleranos: la Cordillera de los Andes y sus glaciares. La megaminería y el cambio climático amenazan la supervivencia de cientos de comunidades del país, por la desprotección de las nacientes de sus recursos hídricos. Por Guillermo Alamino para ANRed

Argentina es uno de los Estados con mayor cantidad de kilómetros cuadrados de glaciares del continente, debido a que concentra un 15% del total de los glaciares de Sudamérica, y es la segunda nación luego de Chile en contener a las masas de hielo sudamericanas, según el Inventario Nacional de Glaciares. “Los cuerpos de hielo constituyen componentes cruciales del sistema hidrológico de montaña y son reconocidos como “reservas estratégicas” de agua para las zonas bajas adyacentes y gran parte de la diagonal árida del país”, afirma aquel informe. Además, su existencia ha permitido el desarrollo del turismo por los magníficos paisajes y la agricultura en los sitios dependientes de ríos nivales.

Sin embargo, el Estado descuida aquellas provisiones de agua dulce y prioriza los intereses del capital transnacional. Según la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Greenpeace y la Asociación de Abogados Ambientalistas existen más de 40 proyectos mineros en zonas glaciares y periglaciares, cuyos datos fueron obtenidos gracias a una documentación técnica del Ministerio de Ambiente de la Nación. “Esta información da cuenta de la gravedad de la situación de la protección de los glaciares en el país. Es fundamental que no se avance con ningún proyecto más; en particular aquellos próximos a iniciarse como Agua Rica en Catamarca y el Pachón, los Azules y Pascua-Lama en San Juan, hasta que el inventario se encuentre finalizado en todas sus etapas y se verifique que el proyecto no se realiza en zonas que deberían estar protegidas”, afirma Pía Marchegiani integrante de FARN. A esto se suma, el nuevo caso de contaminación reconocido por Barrick en donde se destruyó un ambiente periglaciar provocando drenaje ácido en el emprendimiento minero Lama. La Asamblea Jáchal No se Toca expresó en un comunicado de prensa que“está comprobado que las faenas de Barrick se realizan en zona glaciar y periglaciar violando la ley de glaciares” y reiteró su pedido de “cierre, remediación y prohibición”.

Por otro lado un documento de Greenpeace titulado “Cambio Climático: futuro negro para los glaciares” indica que “las evaluaciones del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) muestran que la mayoría de los glaciares andinos tienden a desaparecer hacia el año 2100, mientras que los glaciares patagónicos continuarán existiendo hasta el siglo XXII”. Por eso las asambleas del país defienden los hielos continentales, porque entienden el peligro inmenso que corren ante los intereses de las multinacionales y sus gobiernos, al que también se adiciona el calentamiento global.

El gobierno nacional continúa con las mismas acciones de siempre: inspecciones o denuncias ante la justicia, pero Barrick todavía sigue impune. En la provincia de San Juan, el gobernador Uñac dijo que podrían multar nuevamente a la compañía canadiense, pero el enorme daño ambiental realizado no se soluciona con una multa o apariciones mediáticas simulando severidad. Estas problemáticas terminarán el día en que escuchen a la ciudadanía, y los funcionarios dejen de ser marionetas del establishment o grandes grupos empresariales.

http://blogs.elespectador.com/actualidad/300-gotas/la-mayor-reserva-de-agua-dulce-los-glaciares

https://es.wikipedia.org/wiki/Glaciar

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *