El gegant nuclear francès fa aigües i afecta la nostra factura de la llum

Tot i l’alt nivell de sofisticació dels sistemes de seguretat de les centrals nuclears el component humà sempre té certa repercussió. Davant d’un imprevist o en la gestió d’un accident nuclear no es pot garantir que les decisions preses pels responsables siguin sempre les més apropiades.

L’accident nuclear de Txernòbil és, de moment, el pitjor accident nuclear de la història. Una successió de decisions equivocades pel personal que gestionava la central va acabar causant una forta explosió nuclear. En el cas de l’accident nuclear de Fukushima, un cop produït l’accident, l’actuació del personal encarregat de gestionar-va ser molt qüestionada.

Un desavantatge important és la difícil gestió dels residus nuclears generats. Com s’explica en el article d’ahir sobre la difícil Ubicació del magatzem en la localitat de Villar de Cañas “Salvar l’ATC”

Però un gran problema és que els reactors nuclears tenen data de caduciad.  Pasada aquesta data s’han de desmantellar, de manera que en els principals països de producció d’energia nuclear, per mantenir constant el nombre de reactors operatius s’haurien de construir aproximadament 80 nous reactors nuclears en els pròxims deu anys. Aquest és un gran problema a Europa.

A França el 75% de l’electricitat és d’origen nuclear. Per problemes de seguretat, d’un total de 58 centrals nuclears, han estat parades fins a 21, generant un dèficit d’oferta al país veí i forçant l’augment de la importació. La situació de les nuclears franceses està afectant la factura de la llum espanyola.

Com explica l’article, el mes d’octubre la premsa espanyola assenyalava que el tancament de nuclears franceses suposaria un augment de l’ordre del 6% en la nostra factura de la llum. El motiu és una major exportació d’electricitat des d’Espanya a França i un ajust dels preus a l’alça en ser més cara l’electricitat a França que a Espanya
http://blogs.20minutos.es/la-energia-como-derecho/2017/01/20/el-gigante-nuclear-frances-hace-aguas-y-afecta-a-nuestra-factura-de-la-luz/

La subida del precio de la luz en los últimos días ha generado una justificable alarma entre los consumidores.  Esta subida tiene su origen en factores diversos que van desde el aumento de la demanda como consecuencia de la ola de frío, a una subida  precio del gas y el carbón que entran más caros,  y la bajada de la producción renovable en nuestro país, entre otros motivos.  Detrás de todo ello está la especulación del oligopolio eléctrico –especialmente  con el agua de sus centrales hidráulicas – para disparar sus beneficios.

A todo ello hay que sumar un factor exterior que está pasando desapercibido: el cierre de  centrales nucleares francesas. Me ha interesado  lo que está pasando en Francia, ya que demasiado a menudo tenemos que aguantar que el modelo eléctrico francés, basado fundamentalmente en energía nuclear, es el más seguro desde el punto de vista de la garantía de abastecimiento. En Francia el 75% de la electricidad es de origen nuclear. Ahora nos encontramos con que Francia se enfrenta  a la ola de frío con varias centrales nucleares cerradas por problemas de seguridad, lo que limita su capacidad de producción eléctrica y se ve obligada a importar energía de España, lo cual tiene también un efecto sobre el precio de la electricidad en nuestro país.

Ya en el mes de octubre la prensa española señalaba que el cierre de nucleares francesas supondría un aumento del orden del 6% en nuestra factura de la luz.  El motivo es una mayor exportación de electricidad desde España a Francia y un ajuste de los precios al alza al ser más cara la electricidad en Francia que en España. La razón se encuentra en el cierre de 16 centrales nucleares, debido a posibles problemas de seguridad.  De un total de 58 nucleares, han llegado a estar paradas hasta 21, generando un déficit de oferta en el país vecino y forzando el aumento de la importación.

El origen de la situación en Francia hay que buscarlo en la investigación de la Agencia de Seguridad Nuclear Francesa (ASN)  sobre la falta de calidad y las certificaciones falsas de piezas destinadas a las centrales nucleares en manos del grupo estatal Électricité de France (EDF). Los estudios de calidad de las piezas, fabricadas por la empresa Le Creussot, propiedad de AREVA, han descubierto la existencia de irregularidades en la calidad de cientos de piezas, lo que ha obligado a las revisiones de las centrales que están detrás del actual parón nuclear. La revisión afecta a los fondos primarios de los generadores de vapor de varios reactores, porque podían estar afectados por altas concentraciones de carbono, lo cual requiere el cierre de los reactores durante la revisión.

En definitiva, la situación de las nucleares francesas está afectando a la factura de la luz española. Pero sobre todo, pone de manifiesto que el gigante nuclear tiene los pies de barro y que la alta dependencia de la energía nuclear ha supuesto una debilidad ya que no puede asegurar el suministro energético. El monocultivo nuclear se desmorona por motivos de seguridad, una vez más el talón de Aquiles de la industria nuclear.

http://energia-nuclear.net/ventajas_e_inconvenientes_de_la_energia_nuclear.html

http://www.eleconomista.es/energia/noticias/7905807/10/16/La-luz-subira-un-6-en-Espana-por-el-paron-de-veinte-nucleares-en-Francia.html