La sang de cavall i els porcs

En un article publicat al diari “ElDiario” (veure http://www.eldiario.es/consumoclaro/comer/sangre-caballo-granjas-cerdos-blood-farms-argentina-uruguay_0_602640138.html) podem llegir per a què és fa servir – entre altres coses – la sang de cavalls. Concretament sang d’eugues prenyades. Amb aquesta sang rica en gonadotropina coriònica equinea (PMSG), s’extreu aquesta hormona i s’injecta a truges per tal d’augmentar el seu període de fertilitat. La situació no seria greu si tant sols fos això. Però ja sabem com són algunes persones i organitzacions. En molts casos, tal i com es pot llegir en la notícia, es provoca l’avortament de l’euga per tal de tornar a prenyar-la i seguir així obtenint hormona. El resultat és que ha d’estar contínuament prenyada i sotmesa a extraccions de sang. Al final o és queda estèril i es portada a l’escorxador o bé mor per anèmia o emmalalteix per les extraccions i també es sacrificada. Tot aquest patiment per tal de produir més i més carn de porc…. a Europa.

I recordem que tant sols menjant una mica menys de carn i substituint la proteïna animal per la vegetal (faves, pèsols, cigrons, llenties, quinoa….) podríem – si ho fes molta gent – reduir les emissions de CO2 mundials i amb això apaivagar – entre altres coses – el canvi climàtic. De pas, millorar les condicions dels nostre bestiar. Si s’ha de matar – si és necessari – un animal, almenys que sigui de forma digne i sense patiment.

Así se usa la sangre de caballo en las granjas de cerdos europeas

Aunque existen desde hace muchos años, las granjas de yeguas preñadas han levantado recientemente una agria polémica sobre el maltrato animal.

Su sangre es importada por empresas alemanas y holandesas a la Unión Europea para aumentar la producción en el sector porcino.

IMAGEN POTTOK
IMAGEN POTTOK

La polémica nació en las redes sociales, sobre todo a raíz de la recogida de firmas de plataformas como Avaaz y Animal Welfare Foundation, pero alcanzó tal nivel que The Guardian se hizo eco. Se trata de las granjas de extracción de sangre de yeguas embarazadas existentes en Argentina y Uruguay. Estas explotaciones buscan la obtención de una hormona existente en la sangre de las yeguas preñadas entre los 40 y los 130 días de gestación.

El valor de la PMSG

Dicha hormona es la Gonadotropina Coriónica Equinea o PMSG, que puede inducir el celo en otros animales, en especial en los cerdos hembra. De este modo, mediante inyecciones de PMSG se pueden aumentar los periodos de fertilidad de las cerdas en las granjas para incrementar el número de embarazos y por tanto la producción de lechones y cerdos de engorde.

Las granjas de sangre de caballo son comunes en Argentina y Uruguay, donde a las yeguas preñadas se les extraen diez litros de sangre diarios en el momento de máxima producción de PMSG. La sangre es vendida a dos empresas que la exportan a la Unión Europea en forma de plasma congelado, donde este producto está autorizado para uso veterinario como estimulante de la fertilidad en cerdos una vez separados de sus crías.

IMAGEN: NATHAN READING
IMAGEN: NATHAN READING

Las empresas son IDT Biologika, de Alemania y la multinacional MSD Animal Health, con sede en Holanda, Alemania y Suiza. En la página web de MSD Animal Health se especifica que el tratamiento con PMSG es “un método practicado desde hace décadas que sirve para aumentar y sincronizar la entrada en celo”. Y se especifica: Si se usa de manera adecuada, con cerdas híbridas saludables, es de esperar que más del 95 por ciento de los animales entren en celo en pocos días”.

Sospechas de maltrato animal

El uso de PSMG de origen importado y procedente de la sangre de yeguas es aceptado por la Comisión Europea, sin embargo, varias asociaciones de defensa de los derechos de los animales, tanto en Europa como en Uruguay y Argentina, han reportado casos de sistemático maltrato a las yeguas, que son explotadas intensivamente, a veces hasta la anemia y la muerte.

El el reportaje Blood farms (Granjas de sangre) se ofrecen varios testimonios de antiguos empleados que aseguran que tras los 130 días de gestación, donde la producción de PMSG desaparece en la sangre, las yeguas son obligadas a abortar, a veces simplemente introduciéndoles la mano a en la vagina para pinchar la placenta.

Una vez han abortado, son vueltas a montar lo antes posible para obtener un nuevo embarazo que genere otra vez sangre con PMSG. Así hasta la muerte por anemia, agotamiento o complicaciones relacionadas con el aborto. Si la yegua sobrevive será explotada hasta que pierda la capacidad de quedarse embarazada, momento el que será vendida a un matadero para carne de exportación.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *