“L’Ebola de les Oliveres” ha arribat a Espanya

Un bacteri molt actiu, potent i perillós que, segons els experts té el potencial de devastar la collita d’olives d’Europa, s’ha detectat al nostre país per primera vegada a l’illa de Mallorca durant un control de rutina a principis de novembre.

Segons la Viquipèdia la “Xylella fastidiosa” és un bacteri fitopatogen amb gran potencial de dany econòmic. Ataca sense curació en l’actualitat a diverses plantes d’utilitat econòmica com la vinya, l’olivera, l’ametller, la prunera, el préssec i el llimoner així com d’altres que no produeixen fruits, com el llorer. És complicat aïllar i cultivar el bacteri al laboratori, d’on deriva l’adjectiu de”fastidiosa”.

Els vectors o agents transmissors de la malaltia són insectes que s’alimenten del xilema de les plantes. Una vegada que l’insecte piqui i xucli en una planta infectada, adquireix el bacteri i  roman en les estructures d’alimentació de l’insecte. Ho transmetrà a la següent planta que piqui per nodrir-se. El bacteri produeix una malaltia se situa entre les més perilloses del món

http://www.ecoticias.com/naturaleza/130301/Ebola-Olivos-llego-Espana

Una “vieja conocida” A este patógeno se lo ha dado en llamar el “Ebola de los olivos” y lamentablemente es ya muy conocida por los productores europeos, que ya han tenido que lidiar con él en el pasado inmediato y al cual se combate y previene activamente. El haberlo localizado en una zona en la que su aparición es primeriza ha generado una gran alarma en la Comunidad Europea, ya que tiene el potencial de devastar la cosecha de aceitunas de la región en la cual se la encuentre.

La Xylella fastidiosa es una bacteria que fue descubierta por primera vez a fines del siglo XIX en California, EEUU; lo más preocupante es que en realidad no se conoce ningún antídoto que sea realmente eficaz para acabar con ella y que ataca a varios tipos de árboles, pero se ceba especialmente con los olivares de todo tipo. En Europa apareció un brote por primera vez en la localidad italiana de Puglia, en 2013. El patógeno afectó en gran medida la cosecha de aceitunas de Italia ya que cientos de miles de hectáreas fueron devastadas; poco tiempo después logró cruzar la frontera hacia el este y causó estragos en los olivares del sur de Francia.

También ha sido detectada en varios lugares de América y hasta en Asia y en todas las áreas afectadas, los brotes causaron la pérdida casi total de los árboles, con las consecuencias previsibles para la economía de los sectores de producción basados en las aceitunas.

Alta peligrosidad La bacteria produce una enfermedad que ataca a los cultivos de olivos y se ubica entre las más peligrosas del mundo; por ello es una amenaza muy seria, según los expertos, ya que la acción del patógeno se manifiesta por una colonización de los vasos internos que los olivos utiliza para transportar agua y nutrientes. El resultado es que la planta sufre síntomas severos que comienzan con u lento pero progresivo marchitamiento de su follaje y finalmente muere. El hecho de que la bacteria tenga numerosos huéspedes y vectores es una preocupación para las autoridades, ya que la probabilidad de una contaminación completa en la isla es un escenario que no ha sido excluido.

Esto implica que es muy fácil que la bacteria pase de un árbol a otro, mediante insectos huéspedes que se alimentan de la savia de los árboles llamada xilema y que la transportan mediante la saliva o las deposiciones. El agente patógeno fue detectado por primera vez en Mallorca por funcionarios del Departamento de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca de Baleares durante un control de rutina en tres cerezos situados en uno de los centros de jardinería de la ciudad. Todavía no ha infectado los olivos de la isla, pero las autoridades se muestran muy cautelosas sobre el tema.

Prevenir es la clave En un esfuerzo por prevenir una mayor contaminación, los funcionarios gubernamentales han establecido una prohibición de movimiento en la isla que cubre 15.000 hectáreas. El objetivo es “contener y erradicar la propagación de la bacteria”.

Las autoridades españolas están realizando pruebas en otras plantas y buscando insectos que vectorizan la enfermedad con el fin de calibrar su grado de propagación y eventualmente intentar erradicarla. Estos brotes se han convertido en una preocupación importante no sólo para España, sino también para Italia y gracia los mayores productores de olivas, pero también para el resto de la Unión Europea.

Tras de cuernos, palos… Esta crisis sanitaria se suma a la gran problemática a la que se enfrentan los productores de olivas que ya han tenido que enfrentar una merma en los cultivos a causa de numerosas dificultades por ejemplo las extremas sequías, lo que ha disparado el precio del aceite en el transcurso del presente año. De hecho, se espera que la producción de aceite de oliva de la Unión Europea en 2016 disminuya drásticamente, ya que el sector ha enfrentado muchas amenazas. La falta de lluvias y las enfermedades han afectado el sur de Francia e Italia y España.

Nuestro país es el mayor productor de aceite de oliva del mundo y ha tenido que enfrentarse a numerosas incertidumbres derivadas de las previsiones de rendimiento pesimista del gobierno. El “Ébola de los olivos” es otra preocupación importante para los productores europeos de aceite de oliva que ya han tenido un año difícil. El brote de Xylella fastidiosa de 2015 resultó en un aumento del veinte por ciento en los precios del aceite de oliva. En caso de que las autoridades españolas no pudieran erradicarlo, el precio del aceite de oliva podría registrar un aumento sin precedentes.

Fuente: medio ambiente

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *