Sabem que és el que hi ha darrera de tot el que comprem?

Llegint a la xarxa, per variar, he trobat un petit però interessant article. Es tracta, penso, d’una reflexió adient per aquestes dates d’orgia consumista. Perquè el nadal s’ha convertit – l’han convertit – en això: Una època de consum. Es tracta de regalar i consumir. Es consumeix energia per tal que els carrers tinguin il·luminació, quanta més millor (sinó una gran part dels ciutadans es queixen). Es consumeix benzina per tal d’arribar a tot arreu per les compres, dinars i sopars diversos, per viatjar….. Es consumeixen aliments, en grans quantitats, per tal de celebrar al màxim les dates de nadal, cap d’any, reis…..etc (en una mena d’orgia alimentària que acaba fent estralls en el nostre aparell digestiu). Es consumeix roba, electrodoméstics, mòbils…etc, per tal de regalar i d’aquesta manera assegurar-se de tenir contents als nostres éssers estimats (i de pas que el regal sigui millor que el que fa el veí….no fos cas). ES CONSUMEIX.

Però, tal i com podem llegir en l’article (veure https://blogsostenible.wordpress.com/2016/12/12/esconde-compramos-consumimos-consumismo/), som conscients del que això implica?. Som conscients de la quantitat de recursos que s’han necessitat per això? Som conscients de que contribuïm a la degradació del medi ambient, a l’exhauriment dels recursos, a la perpetuació del BAU?. Per que si ho som i ho acceptem com la part a pagar de les nostres accions, tot i no estar d’acord, entraria dins d’una lògica. Una lògica perversa, sota el meu punt de vista, però una certa lògica d’una determinada opció. Però si no som conscients i, a més, ens queixem de lo malament que està el món, de lo poc que fan les administracions, del canvi climàtic…etc, llavors entrem en el món de lo patètic i incongruent. Es pot fer la pregunta: I que t’esperaves? Esperaves que no passes res de res? Esperaves que la teva acció no provocaria cap mena de canvi tenint en compte que més gent ha fet el mateix?

Podem argumentar que la majoria de la població no te accés a dades que li permetin veure “el cost” (pel que fa a materials, emissions…etc) de les seves accions. Aquí és on l’article d’avui incideix: Les administracions haurien de tenir eines que permetessin el càlcul del que comporta aquest consum per part de qualsevol ciutadà.

Particularment penso que si un vol pot veure a la xarxa, cercant una mica, quin és el cost de les seves accions. Altre cosa és que sovint preferim la tàctica de l’estruç: Amaga el cap sota terra per no veure el que passa.

Us deixo, per acabar,  un antic post que vaig penjar ara fa uns quants anys (en el 2006) a la web de “Crisis Energética” sobre el nadal i el consum (veure http://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20061229195922997). Penso que poca cosa ha canviat, tant pel que fa a les reflexions que feien des de Ecologistas en Acción com pel que fa a la majoria de la gent que segueixen amb les mateixes costums……

Ah!, i no m’oblido de que hi ha gent que tot això no ho pot fer. I no ho pot fer perquè seguim amb un model que perpetua les desigualtats. Unes desigualtats que en aquestes dates es fan més paleses que mai.

¿Sabemos lo que hay detrás de todo lo que compramos?

Alodia Pérez Muñoz @alodiaperez, de Amigos de la Tierra

Montaña de resíduosPor supuesto, siempre sabemos lo que compramos, ya sea un pantalón nuevo, un filete para comer o un ordenador. Pero ¿sabemos lo que implican estas compras? Es decir, ¿sabemos qué materiales se han necesitado para su construcción y de dónde provienen, qué superficie de suelo se ha usado para obtener las materias primas, el agua, la huella de carbono…?¿Sabemos qué implica todo ésto y dónde se generan los impactos de nuestro consumo?

La respuesta es que no siempre lo sabemos. Ni nosotros/as como ciudadanía, ni los dirigentes públicos locales, autonómicos, estatales y ni siquiera los europeos. No existen mecanismos eficaces de medición de los recursos consumidos, y mucho menos de aquellos que se consumen fuera de nuestras fronteras, pero que se destinan a producir bienes para ser consumidos dentro de esas fronteras.

Para Europa, el consumo de productos y servicios agrícolas requiere 269 millones de hectáreas, y esta cifra supone un 43% más de la superficie agrícola europea (Fuente: informe huella del suelo). Es un claro indicio de que Europa consume más suelo del que le pertenece (huella ecológica). A estos números hay que sumar los consumos de otro tipo de productos no agrícolas, como textiles, productos eléctricos y electrónicos, muebles, etc.Los tóxicos envenenan a los trabajadores y a los consumidores.

El desconocimiento de los impactos de nuestro consumo favorece (entre otros factores) el incremento del consumo, principal protagonista de estas próximas fechas navideñas. Es necesario que las administraciones públicas pongan en marcha herramientas de cálculo de la totalidad de los recursos consumidos en Europa(contabilizando el agua, suelo, materiales y huella de carbono), para poder decidir con argumentos sólidos los límites de un consumo sostenible y hagan campañas y normativas que regulen el sobreconsumo y eviten comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras.

Es necesario asumir la corresponsabilidad a todos los niveles:

  • Las administraciones públicas deberían tener las herramientas adecuadas para poder determinar los límites del consumo, promoviendo el uso de productos de segunda mano, los servicios de reparación, alquiler, intercambio, etc. (alargascencia).
  • Las empresas también deben asumir su parte de responsabilidad (RSE), y evitar basar su estrategia mercantil en la venta masiva de productos poco duraderos y difíciles de reparar. Con esta obsolescencia programada los costes ambientales se externalizan y la empresa obtiene unos beneficios netos que no le corresponden.
  • Por último, la ciudadanía debería tener la información adecuada sobre su compra de productos y el impacto social y ambiental que se genera en su fabricación. Una ciudadanía informada tiene una mayor capacidad de decisión y, por tanto, una mayor responsabilidad en avanzar hacia la sostenibilidad.

Más información:

  1. Alargascencia: Web de Amigos de la Tierra con establecimientos donde reparar, intercambiar, alquilar y prestar.
  2. Podcast medioambiental sobre Población, tecnología y contaminación (con la participación de Alodia Pérez y Pepe Galindo, entre otros).
  3. Guía de consumo responsable de Aulaga, y lo que es el consumo solidario.
  4. Obsolescencia Programada: Consumir, desechar y destruir.
  5. ¿Por qué Debemos CONSUMIR MENOS? (el mejor documental ecologista y humanitario).
  6. ¿De Dónde Viene y a Dónde Va lo que Usamos?
  7. Medidas alternativas al PIB: el Crecimiento Económico no implica Crecer en Bienestar.
  8. Publicidad, un Segundo Cerebro: Las 2 columnas del Consumo Responsable.
  9. Carro de Combate, Consumir es un Acto Político: Un libro para ir de compras responsables.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *