El futur pels nens ha de ser un entorn net

Sabem tots que la crisi mundial no fa excepcions , i que gairebé a tot el món un dels sectors més vulnerables a les amenaces ambientals són els nens que es veuen exposats desproporcionadament a les amenaces del deteriorament ambiental.

Com diu l’interessant article:

“Lo ambiental es transversal a todo”

El futuro para los niños debe ser un entorno limpio

El futuro para los niños debe ser un entorno limpio

“El futuro para los niños debe estar garantizado por nuestra generación como una base mas del desarrollo sostenible”.

.Hablamos del futuro para los niños, de la esperanza que en nosotros representan los pequeños, en la importancia de educarlos y de fomentar una educación de base de calidad porque sólo ellos podrán “salvarnos” cuando se desarrollen y tomen la posta del estado – planeta y claro, por tener una visión mas sana, integral, justa y con consciencia ambiental virarán el rumbo de la humanidad hacia objetivos sostenibles, seguros, en entornos limpios y con futuro.

Infancia-perdida

El futuro para los niños debe ser un entorno limpio y seguro para que les permita crecer con dignidad.-

Es importante superar los slogans que se vinculan a esta temática y pasar a los hechos, a la acción, no sin antes considerar que si bien la educación es importantísima para el objetivo mencionado, resulta fundamental poder delinearlo a partir de brindarla a niños saludables – esto es física y ambientalmente sanos – que vivan y se desarrollen en un espacio limpio y saludable.

Por María Victoria Marchisio, abogada argentina especializada en derecho ambiental. Voluntaria y en esta ocasión madre que quiere un entorno limpio para nuestros hijos.-

La fragilidad de los niños y la protección que se merecen.-

Sabemos todos que la crisis mundial no hace excepciones, y que casi en todo el mundo uno de los sectores más vulnerables a las amenazas ambientales son los niños que se ven  expuestos desproporcionadamente a las amenazas del deterioro ambiental.

Ya es público y constante el acceder a la información, especialmente por los medios y la globalización, que dan cuenta del incesante deterioro del ambiente a escala planetaria (ya sea a través de  la erosión de los ecosistemas, de los altísimos niveles de contaminación tanto de suelo, aire como agua  y de los cada vez más nocivos y frecuentes  efectos del cambio climático) que tienen como daño colateral una cantidad enorme de enfermedades que afectan a los niños, tanto en países desarrollados como aquellos en vías de desarrollo, en los  cuales agravan aún más el problema de base.

“Al respecto, y a los fines de advertir a los Estados pero también a la comunidad mundial toda, me parece interesante que entendamos que el cuidado del ambiente y la salud pública van de la mano, y que ambos deben ser ejes centrales de la agenda política de todo país, y dentro de cada uno de ellos, de todos los niveles de gobierno”.

Para sumar y sustentar todo esfuerzo existen lineamientos y trabajos muy completos y recomendables realizados sobre el tema ya sea en la Organización Mundial de la Salud(enlace dedicado a las actividades relacionadas a los niños – OMS), en el  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (el Proyecto Tunza del PNUMA) y (la Convención sobre los derechos de los niños – UNICEF), más un trabajo en común entre ellos que resaltan el mensaje que en este artículo se intenta transmitir.

Es imperioso que la niñez, y el cuidado de ésta, sea abordado de manera integral desde la más temprana edad, siendo la salud uno de los primeros derechos que debemos asegurar, de la mano del derecho a la vida que la presupone como condición sine qua non, y para ello, no sólo debemos brindar una alimentación adecuada, sino además un ambiente saludable. Sin esta característica del entorno, mal podemos criar y esperar un desarrollo normal en los niños que son nuestro futuro.

Ahora bien, lo que se espera es que los gobiernos sepan que los ciudadanos estamos empoderados, y que la herramienta de la información de la mano con la voluntad firme de vivir en un ambiente digno todos, pero especialmente asegurar dignidad a nuestros pequeños, se tome como una propuesta de trabajo para los gobiernos.

Todos tenemos el derecho y el deber de exigir. Se puede comenzar con enviar una serie de mensajes básicos que los empujen a trabajar en medidas concretas para resolver los  problemas ambientales que afectan a niños, padres y comunidades del mundo entero.

El objetivo es claro: un trabajo en conjunto, que es la única manera que los planes funcionen. Con compromiso de todos los actores.

El tema es facilitar las instancias “decisorias” de todos los niveles (desde el ámbito local al internacional), incluidos líderes comunitarios, profesores, proveedores de atención sanitaria, padres y todos los actores vinculados a los niños y a su cuidado, poner a disposición la información necesaria para proporcionar a los niños un entorno más saludable, utilizando para ello ejemplos prácticos.

“Cómo lacera el alma ver que el futuro para los niños ha sido consumido por la pobreza, las guerras y las enfermedades”.

Es imperioso que todos los interesados entiendan con claridad que las amenazas que ciertos factores de riesgo ambiental provocan a la salud, afectan el bienestar del  niño y que, a partir de ello se sientan motivados para adoptar medidas prácticas con el fin de reducir al mínimo esos riesgos, a través de la prevención, pero también en la posibilidad de revertir efectos del daño y de acompañar.

Más de una vez hemos dicho algo que debemos internalizar e incorporar a nuestro esquema de pensamiento cuando de cuestiones ambientales se trate.

“Lo ambiental es transversal a todo, un entorno limpio y seguro es una de las propiedades a dónde apuntar”.

.

Su abordaje debe hacerse de manera holística, integral. Sólo así un plan, o los lineamientos que se vayan programando, serán efectivos. No hay tiempo para el error cotidiano de“apagar incendios” o de actuar sobre el hecho consumado. Intentar sin mayores reflexiones en acciones que van de suerte a verdad no es la manera.

Nuestro futuro son los niños, y para ellos y para nosotros, vale el esfuerzo de brindarles un seguro de vida: Trabajar por un ambiente más saludable para que gocen de una mejor salud en un entorno limpio. Ese mensaje se tendrá que convertir en acción, y ello marcará un antes y un después, en la humanidad, que un día entendió que el camino va desde la esencia.

Futuro-para-los-nenes-y-entornos-limpiosCuidar la vida y asegurar la dignidad en el crecimiento de los más pequeños es una inversión. Es una buena manera de agradecerles tenerlos en el mundo, al que los trajimos sin pedirles permiso ni opinión. Cuidarlos de este modo, es la manera.

Espero que te haya parecido interesante el tema que sin dudas merece reflexión y poner manos a la obra. Si tienes algo que acotar, bienvenido seas