Sinergia entre tòxics químics: una barreja que pot ser mortal

Els productes químics poden tenir efectes perniciosos en la salut de les persones i per a molts d’ells es coneixen quines són les conseqüències de la seva perllongada exposició. Però què passa quan hi ha un contacte amb múltiples substàncies químiques?

La sinergia química és l’acció simultània de diversos agents químics independents, que en conjunt tenen un major efecte total que la suma dels seus efectes individuals. Aquest fenomen es veu fàcilment en l’impacte que produeix el consum de drogues o de medicaments, però mai s’havia plantejat com un problema dins d’un àmbit de treball.

Aquest article mostra els efectes de la permetrina i el pentaclorofenol quan es combinen amb altres agents .

http://www.ecoticias.com/sostenibilidad/115737/Sinergia-entre-toxicos-quimicos-una-mezcla-que-puede-ser-mortal?utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_campaign=05%2F06%2F2016+innova

Es mundialmente conocido el hecho de que determinadas sustancias pueden ocasionar lesiones graves a las personas que (generalmente por su trabajo) están en contacto directo con ellas y ya sea por aspiración o por penetración a través de la piel reciben dosis anormales de estos elementos que incluso pueden tener efectos bioacumulativos, pero lo grave es que también actúan en sinergia si la exposición incluye más de un producto y sus efectos combinados pueden resultar francamente catastróficos para la salud humana.

El caso del pentaclorofenol

Un ejemplo muy claro de esta situación se presentó en un molino de madera de Arcata, en el estado de California, EEUU donde de 200 empleados que trabajaban allí, 4 fueron diagnosticados de leucemia y fallecieron en un breve lapso de tiempo. En el curso de la demanda interpuesta contra la empresa por dichos fallecimientos se descubrió que se estaba usando pentaclorofenol fabricado por Champion International y vendido bajo el nombre de Woodlife,un producto altamente tóxico que se empleaba como conservante de la madera, pero que al ser estudiado a fondo demostró tener altos niveles de dioxina (que no es parte de la fórmula).

A pesar de que el personal técnico del fabricante era muy consciente de los efectos crónicos de la exposición a este compuesto, nunca se aconseja a los compradores de Woodlife o sus empleados estar alerta (por ejemplo) ante el surgimiento de acné, que está considerado el primer síntoma de envenenamiento que se asocia al contacto con este producto.

Tampoco se advierte del riesgo (comprobado) de padecer erupciones cutáneas, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, mareos, sudoración excesiva, conjuntivitis o secado de los ojos, depresión o pérdida de memoria, insomnio o irritabilidad, sensación de hormigueo o entumecimiento en las extremidades, sangre en la orina o en las heces, sensación de ardor en la tráquea o los bronquios, hemorragias nasales, síntomas similares al asma, función hepática alterada, insuficiencia renal o infección de la vejiga, niños que nacen con anormalidades, bajo conteo de esperma, sarcomas de tejidos blandos, fiebre o sudores nocturnos, así como perturbaciones en la piel debajo de los ojos, en las sienes, en la parte posterior del cuello o en las orejas.

Estos síntomas son signos comunes de la exposición a bajos niveles de pentaclorofenol, pero no se conocía el alcance de los efectos si este producto se encontraba contaminado con dioxinas. De hecho solo surgió la cuestión cuando los abogados de los demandantes exigieron pruebas y responsabilidades por la muerte de los cuatro empleados.

¿Qué significa sinergia química? La sinergia es la acción simultánea de diversos agentes químicos independientes, que en conjunto tienen un mayor efecto total que la suma de sus efectos individuales. Este fenómeno se ve fácilmente en el impacto que produce el consumo de drogas o de medicamentos, pero nunca se había planteado como un problema dentro de un ámbito de trabajo. Durante el transcurso de la Guerra del Golfo, en la que hubo presencia española, se usaban dos tipos de insecticidas (DEET y permetrina) para combatir mosquitos, piojos, etc. Pero además de ello los soldados de EEUU tomaban una droga llamada bromuro de pirido-stigmine de manera profiláctica por los para contrarrestar la posibilidad de entrar en contacto con gases tóxicos.

Los investigadores del Centro Médico de la Universidad Duke, la Escuela de Medicina de Texas Southwestern y un grupo de investigadores de la Duke Modhamed Abou-Donia encontraron que los veteranos de la Guerra del Golfo experimentaban dolores de cabeza, fatiga, dolores, disminución de la atención y erupciones. En un estudio realizado con pollos a los que se les suministraron dos de estos productos químicos en distintas combinaciones presentaron letargo, incapacidad de mover las alas, pérdida de peso y descoordinación. A los que se les administraron los tres productos químicos, sufrieron de parálisis y muerte.

Este impacto observado en los pollos del daño ocasionado a los nervios es significativo, porque los sobrevivientes de la Guerra del Golfo que fueron expuestos a estos agentes tóxicos también han demostrado tener grandes anormalidades en sus funciones nerviosas, por lo que se estima que el origen de dichas afecciones sea una fatídica sinergia entre los mencionados productos.

¿Lo que vendrá? Lo significativo de estos descubrimientos es que apuntan a que en un futuro próximo todos los fabricantes de productos químicos comerciales y domésticos deberían estar obligados a realizar una serie de pruebas orientadas a  instruir a los usuarios y advertirles de los efectos sinérgicos de sus productos con otros químicos de uso común, ya sea a nivel doméstico como profesional. Esta nueva prueba les permitiría a quienes compran un producto con cierto grado de toxicidad, una mejor comprensión del impacto del mismo sobre su salud y es un pilar de la prevención largamente defendida por los ecologistas, los especialistas en salud ocupacional, los receptores de implantes mamarios, las personas expuestas a los hidrocarburos y los enfermos por sensibilidad química múltiple, entre otros colectivos afectados.

Una reflexión final El pentaclorofenol se aplica de manera habitual en la preservación de las maderas, la permetrina está presente en muchos insecticidas domésticos (y en la mayoría de los que se usan para fumigaciones profesionales), a diario usamos todo tipo de productos químicos y medicamentos que mezclamos (la mayoría de las veces de forma inconsciente) sin tener ni la más remota idea de sus efectos sinérgicos, por lo que cuanto antes se legisle en ese aspecto, menor será el riesgo que corremos de intoxicaciones por bioacumulacion y/o efectos combinados.

Fuente: medio ambiente