El llegat radioactiu de Chernobyl a Europa 30 anys desprès.

Penjo avui un article sobre els efectes de l’accident de Chernobyl a l’antiga Unió Soviètica publicat al diari “ElDiario” (veure http://www.eldiario.es/sociedad/contaminacion_radiactiva-Chernobil-energia_nuclear_0_509199814.html).

Ja han passat 30 anys des de l’accident de Chernobyl. 30 anys des del pitjor accident nuclear que va deixar tota una zona d’Ucraïna contaminada per milers d’anys. L’accident ca succeïr el dissabte 26 d’Abril de 1986 a la central nuclear Vladimir Illich Lenin propera a la població de Prypiat. Des del primer moment les autoritats soviètiques van tractar de tapar i ocultar l’accident, cosa bastant habitual no tant sols a la Unió Soviètica sinó a tots els llocs del món on hi ha hagut accidents nuclears. Perquè si bé la energia nuclear d’ús militar llença una estratègia de la dissuasió cap a l’exterior, la energia nuclear d’ús civil imposa una dissuasió fèrria en el interior al comprometre a la societat – de manera irreversible – en la gestió de les seves instal·lacions i les seves deixalles. Aquesta dissuasió interna es manifesta sempre en el silenci – dels medis de comunicació controlats pels lobbies nuclears – davant dels accidents (com és el cas en l’actualitat de Fukushima) i per l’externalització dels costos derivats de la seva gestió.

En el cas de Chernobyl cal destacar la gran quantitat de gent, molts d’ells obligats a la força, que van haver de treballar per tal de pal·liar els efectes de l’explosió i posterior fusió del nucli de la central nuclear. Molta d’aquesta gent ha mort ja o bé està malalta sense que es reconegui la seva feina. Son els herois invisibles en molts casos, que com a Fukushima, treballen i moren perquè els demés puguin viure. A la central de Chernobyl van participar unes 600000 persones en les tasques de segellat i neteja de la central (en total el nombre d’afectats varen ser a banda dels 600000 de la neteja, 5000000 de persones que vivien en àrees contaminades i 400000 en àrees greument contaminades). Segellat que va comportar la construcció d’un enorme sarcòfag que va ser completat al any 2000. Aquest sarcòfag té com a missió aïllar tot el material fos del nucli que no va poder ser extret i que encara emet i emetrà radiacions altament contaminants. Degut a que el sarcòfag ha estat exposat a l’acció de la meteorització, s’ha anat degradant i en l’actualitat ja hauria d’haver-se construït un altre per tal de seguir aïllant totes les restes contaminades. El problema és el seu cost: més de 1000 milions d’euros a pagar entre tots els països europeus ( o sigui tots nosaltres). Abans de construir el nou sarcòfag s’haurà d’extreure tot el material fos del nucli que encara està dins del reactor afectat i dipositar-lo en un magatzem prèviament construït. (veure https://es.wikipedia.org/wiki/Accidente_de_Chernóbil).

Però la contaminació no va restar tant sols a Ucraïna, com la contaminació de Fukushima no s’ha quedat tant sols al Japó. La contaminació, principalment sota la forma de Cs-137 que va ser dispersat pel vent, va arribar a diversos països del nord d’Europa (veure Fig. 1)

Fig 1. Països nordeuropeus on va arribar la contaminació de la central nuclear de Chernobyl (gràfic extret de Wikipèdia)

Aquesta contaminació va significar restriccions en determinats aliments com podem llegir en un fragment de la wikipèdia:

” Veinte años después las restricciones siguen siendo aplicadas en la producción, transporte y consumo de comida contaminada por la radiación, especialmente por cesio-137, para impedir su entrada en la cadena alimentaria. En zonas de Suecia yFinlandia existen restricciones sobre el ganado, incluyendo los renos, en entornos naturales. En ciertas regiones de Alemania, Austria, Italia, Suecia, Finlandia,Lituania y Polonia, se han detectado niveles de varios miles de becquerelios por kg de cesio-137 en animales de caza, incluyendo jabalíes y ciervos, así como en setas silvestres, frutas del bosque y peces carnívoros lacustres. En Alemania se han detectado niveles de 40 000 Bq/kg en carne de jabalí. El nivel medio es 6800 Bq/kg, más de diez veces el límite impuesto por la UE de 600 Bq/kg. La Comisión Europea ha afirmado que «las restricciones en ciertos alimentos de algunos estados miembros deberán mantenerse aún durante muchos años».[cita requerida]

En Gran Bretaña, de acuerdo con la Ley de Protección de la Comida y el Ambiente de 1985, se han estado usando Órdenes de Emergencia desde 1986 para imponer restricciones al transporte y venta de ganado ovino que supere los 100 Bq/kg. Este límite de seguridad se introdujo en 1986 siguiendo las orientaciones del Grupo de Expertos del Artículo 31 de la Comisión Europea. El área cubierta por estas restricciones cubría en 1986 casi 9000 granjas y más de cuatro millones de cabezas de ganado ovino. En 2006 siguen afectando a 374 granjas (750 km²) y 200 000 cabezas de ganado.39

En Noruega, los Sami resultaron afectados por comida contaminada, y se vieron obligados a cambiar su dieta para minimizar la ingesta de elementos radiactivos. Sus renos fueron contaminados al comer líquenes, que extraen partículas radiactivas de la atmósfera junto a otros nutrientes. “

És a dir que l’accident de Chernobyl no tant sols va afectar a les persones que vivien a Ucraïna sinó a milers de persones fora de la Unió Soviètica. I no tant sols a nivell de salut, sinó també a nivell econòmic. Perquè en el cas de l’energia nuclear el guanys son per a l’empresa privada i les despeses en cas de que la cosa no vagi bé pels contribuents.

Un es pregunta  com després de veure que la energia nuclear és una energia de baixa TRE (tasa de retorn energètic; calculada al voltant d’un 8-5:1), de saber que el combustible d’urani que requereixen mancarà a partir del 2020, de saber que els seus costos no són assumibles sense una forta subvenció pública, que necessita d’una tecnoesfera petrocèntrica pel seu funcionament (tant en la construcció de centrals, com en el manteniment, com en la mineria), que no ha solucionat el problema de l’emmagatzemament de les deixalles i que en cas d’accident els efectes son – en molts casos – a llarg termini (centenars o milers d’anys), hi ha qui encara defensi que és una energia de futur. Una energia que se suposa que no emet CO2 (cosa evidentment falsa, ja que s’han de construir les centrals, fer tasques de mineria per extreure urani, el transport de deixalles….etc) i que és segura (el cas de Chernobyl i Fukushima ens demostra clarament que això no és cert). Bé, que cadascú pensi la seva resposta.

Inicio / Sociedad
El legado radiactivo de Chernóbil en Europa continúa 30 años después

Los efectos de la radiación se siguen notando en distintas regiones de Europa, donde aún se detectan altos niveles de radiación en animales y plantas
En varias zonas del sur y el centro de Noruega las precipitaciones y la nieve terminaron depositando grandes cantidades de cesio-137
“Debemos entender que la radiactividad no encuentra fronteras y lo que ocurre en cualquier lugar del globo puede afectar a zonas muy lejanas”, explica a eldiario.es Francisco Castejón

Teguayco Pinto
25/04/2016 – 19:34h

Era poco más de la una de la mañana cuando se inició el experimento. Los operarios realizaron las preparaciones oportunas, pero algo salió mal. La potencia del reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil se disparó y se produjo una explosión. Apenas unos segundos después se producía un segundo estallido. Era el 26 de abril de 1986 y había tenido lugar uno de los accidente industriales más importantes de la historia. Un accidente cuyo número de víctimas mortales es aún objeto de controversia y cuyos efectos se continúan sintiendo en varios puntos del globo.

“Se les fue de las manos”, explica a eldiario.es Rafael García, catedrático de Física Aplicada de la universidad de Sevilla. El resultado de aquel experimento fallido provocó una nube radiactiva que se extendió por distintas zonas del continente. “Fue una contaminación no uniforme y algo errática que se extendió por Europa siguiendo la dirección de los vientos”, asegura este investigador.

La peor parte se la llevaron los países más cercanos, especialmente lo que hoy es Bielorrusia. Varios estudios han mostrado que la contaminación ha provocado un aumento de casos de cáncer de tiroides entre niños y que el personal que trabajó en la central accidentada tiene un 60% más de incidencia de leucemia.

Sin embargo, García explica que, aunque hoy en día se puede seguir detectando radiación en muchos lugares, el peligro para la población de Europa occidental “es insignificante”. Aún así, este investigador aclara que hay poblaciones “más sensibles, especialmente en el norte de los países nórdicos”.

En varias zonas del sur y el centro de Noruega las precipitaciones y la nieve terminaron depositando grandes cantidades de cesio-137 que había salido de Chernóbil. Los niveles más altos de esta sustancia radiactiva se encuentran en la capas superficiales del suelo, donde es absorbida por las plantas, especialmente por musgos, líquenes y hongos, que son ingeridos por la fauna local.

Según García, el peligro potencial depende del tamaño de la cadena trófica. “En este caso los musgos y líquenes absorben gran cantidad de cesio-137, que pasa directamente a los renos, con lo se puede producir una mayor transferencia”.
Una amenaza para el pueblo lapón

Pero aquel 26 de abril Kjell Joran Jama, un granjero lapón de 67 años y cuya forma de vida se sostiene en la cría de renos, no sabía que aquella lejana explosión que se había producido en la Ucrania soviética le acabaría alcanzando. “Recuerdo verlo en las noticias, pero nunca pensé que pudiera llegar hasta nosotros… Sin embargo, llegó y nuestros renos se volvieron radiactivos”.

Kjell, que vive en la Laponia Noruega, es el protagonista de un fotoreportaje realizado por Amos Chapple para Radio Free Liberty. Según este medio, cuando comenzaron las mediciones de la carne de reno, el gobierno noruego descubrió que superaban ampliamente los niveles marcados por la UE, así que tuvieron que aumentarlos en un intento de salvar de la quiebra a Kjell y los suyos, cuya supervivencia depende de la cría de estos animales.

Durante el último año los científicos que han medido los niveles de radiación de los renos han obtenido unos resultados que cumplen la laxa normativa noruega. Sin embargo, los niveles de radiación en los estos animales fluctúan enormemente de un año a otro y en 2014 los medios locales informaron de unos niveles de radiación excesivamente altos en la carne de reno, lo que provocó grandes pérdidas para los lapones.
La contaminación no conoce fronteras

Pero el caso de los saami, como también se conoce al pueblo lapón, es solo uno de los varios ejemplos de hasta donde llegó la contaminación y en muchos países se mantienen órdenes de restricción para la producción, transporte y consumo de alimentos que pueden seguir contaminados por radioactividad de Chernóbil.

Según el informe TORCH, publicado en el vigésimo aniversario de la catástrofe, en el Reino Unido varias granjas de ovejas mantienen restricciones y en ciertas zonas de Alemania, Austria, Italia, Lituania, Suecia, Finlandia y Polonia, se han detectado altos niveles de radiación en jabalíes y ciervos, así como en setas, bayas y algunas especies de peces en lagos.

Además, gracias al accidente de Chernóbil también se han identificado mecanismos de propagación de la contaminación que resultaban insospechado. “Hoy sabemos que hay aves migratorias que pasan por allí, se alimentan de plantas contaminadas y luego llevan la radiactividad por todo el mundo”, explica a eldiario.es Francisco Castejón, investigador del Centro de Investigaciones Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) y miembro de Ecologistas en Acción.

Según este físico, “debemos entender que la radiactividad no encuentra fronteras y lo que ocurre en cualquier lugar del globo puede afectar a zonas muy lejanas, por lo que es necesario que haya un acuerdo internacional para ir sustituyendo poco a poco esta fuente de energía”.