Glifosat i parlament europeu

El parlament Europeu, aquell on hi ha un conjunt de polítics que sovint prenen decisions contràries a la voluntat dels pobles als quals representen, ha pres la determinació d’autoritzar 7 anys més el glifosat. Les evidències en contra d’aquest herbicida son aclaparadores, llavors perquè el segueixen autoritzant?. Fins i tot el el comissari de salut va demanar als membres de la comissió que el va autoritzar que expliquessin quines van ser les seves raons per fer-ho. I els hi va demanar perquè contradiuen els informes de la OMS que adverteixen del poder cancerigen d’aquest herbicida. Una probable explicació del perquè l’autoritzen és la pressió que els lobbies de les multinacionals – en aquest cas Monsanto – fan sobre els membres del parlament europeu.

La notícia sobre aquesta decisió ha sortit publicada al diari “El Diario” (http://www.eldiario.es/sociedad/Parlamento-Europeo-visto-herbicida-glifosato_0_505000325.html).

Per acabar de retratar la actitud dels membres del parlament Europeu i de la seva decisió, contrària a totes les evidències científiques sobre salut, penjo també un article publicat al diari “Rebelión” sobre malalties relacionades amb el glifosat (https://www.rebelion.org/noticia.php?id=211065).

Que cadascú llegeixi per tal de poder fer-se una idea sobre el que vol dir la concessió de 7 anys que han donat. Tornem a insistir en que SOM EL QUE MENGEM i que accions com aquesta no son precisament bones per a l’alimentació i la salut en general. Però ja se sap que per tal de guanyar diners la salut és un concepte que sempre pot passar a un plànol secundari o fins i tot oblidar-se.

Inicio / Sociedad
El Parlamento Europeo da el visto bueno a siete años más del herbicida glifosato

La Cámara le pide a la Comisión Europea que la licencia sea “solo para usos profesionales” dadas las dudas sobre el potencial cancerígeno de la sustancia
La votación no es vinculante y serán los Estados quienes tomen la decisión tras una propuesta del Ejecutivo comunitario
El comisario de Salud, Vytenis Andiukaitis, pidió por carta al director del Grupo de Trabajo del Glifosato que publiquen los datos que sirvieron para negar los riesgos descritos por la OMS
Raúl Rejón
13/04/2016 – 18:02h

El Parlamento Europeo ha votado este miércoles a favor de ampliar la licencia europea del herbicida glifosato: sobre este producto químico pesa un informe de la OMS que lo ha calificado como cancerígeno. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) contradijo ese criterio. La Comisión Europea había planeado que la renovación se fuera a 15 años. Con todo, la decisión final es de los Estados Miembro.

“Dadas las preocupaciones sobre la carcinogenicidad del herbicida glifosato, la Comisión debería renovar su licencia por siete años y para uso profesional solamente”, ha manifestado la Eurocámara en su resolución que no es vinculante. La Comisión tenía previsto someter al voto de los gobiernos su propuesta de renovación de 15 años el pasado 8 de marzo . Al manifestarse en contra algunos países como Francia, Holanda o Italia, pospuso la votación. Se prevé que se haga el 19 de mayo, según fuentes comunitarias.

Entre medias, los diputados tenían que tomar una posición que es lo que se ha aprobado este miércoles en Estrasburgo con 374 síes y 225 noes. El portavoz de Equo en la cámara, Florent Marcellesi, ha dicho luego que “es decepcionante que se prolongue el uso de esta sustancia dañina”. Marcellesi apunta a que, al menos, se ha solicitado que la licencia impida el uso del glifosato “cerca de parque y colegios”.

Transparencia de informes

La resolución parlamentaria sí recuerda que la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) tiene pendiente redactar su informe sobre el glifosato: “La Comisión deberá revisar su aprobación a la luz de la clasificación que haga la ECHA”, ha explicado al tiempo que pide que se hagan públicos los informes científicos que sirvieron a la Agencia de Seguridad Alimentaria para dar el visto bueno al herbicida.

En este sentido, el comisario europeo de Salud, Vytenis Andiukaitis, envió el pasado 4 de abril una carta al director del Grupo de Trabajo del Glifosato, Richard P. Garnett, en la que le solicitaba que publicara “todos los estudios completos así como los datos brutos” que sirvieron a la EFSA para hacer su “evaluación sobre la carcinogenicidad de la sustancia”. Richard Garnett es uno de los directivos de la empresa Monsanto, gran comercializadora de este herbicida.

El comisario le pide en su misiva que publique esos datos en aras de la “transparencia” y debido a la “preocupación de la sociedad” que ha despertado el hecho de que haya evaluaciones tan dispares entre la agencia europea y la OMS. Pero, al mismo tiempo, le repite que “soy completamente conscientes de que la transparencia debe estar equilibrada con otras necesidades de la sociedad como son la propiedad privada y la protección del proceso de decisión en marcha”.

Diez enfermedades provocadas por el glifosato
Ecoticias
Tras más de 20 años expuestos al glifosato, los científicos han documentado la existencia de infinidad de consecuencias para la salud causadas por la presencia de este veneno en los alimentos, en el agua, en el aire y en donde juegan nuestros hijos.
Las mentiras de Monsanto al descubierto Ya no solo debemos preocuparnos por evitar consumir alimentos OMG, (genéticamente modificados) que suelen estar impregnados en glifosato, sino que este veneno puede acabar en nuestros platos de todas formas.Ansiosa por vender más de su herbicida estrella, la empresa Monsanto ha alentado a los agricultores de todo el mundo a utilizarlo como desecante, para que sus cultivos pudieran cosecharse más rápido.

Gracias a ello este químico se pulveriza directamente sobre una gran variedad de cultivos no modificados genéticamente, como trigo, cebada, avena, lino, guisantes, lentejas, soja, judías secas y caña de azúcar.

En los últimos 20 años el uso generalizado de cultivos “transgénicos” multiplicó exponencialmente el empleo de herbicidas en todo el mundo, a pesar de que Monsanto reivindicaba que los OMG reducirían la necesidad de pesticidas y herbicidas.

Monsanto ha falsificado datos sobre la seguridad del glifosato y lo ha comercializado como “medioambientalmente seguro” y “biodegradable, para fomentar su uso en las carreteras, parques infantiles, campos de golf, jardines y huertos familiares. Un tribunal francés dictaminó que dichas afirmaciones eran publicidad falsa y engañosa. Los médicos han comprobado y alertado al mundo de ello, que existen varias enfermedades que se relacionan directamente con la exposición al glifosato entre las que se encuentran el Alzheimer, varios cánceres y hasta el autismo.

Enfermedades asociadas al glifosatoAlzheimer: se comprobó que el glifosato genera el mismo tipo de estrés oxidativo y la muerte celular neuronal observada en el Alzheimer. Y afecta a la CaMKII, una enzima cuya desregulación también se ha relacionado directamente con la aparición de dicha enfermedad.

Autismo: el glifosato tiene una serie de efectos biológicos conocidos que se alinean con las patologías asociadas con el autismo. Uno de estos es la disbiosis intestinal observada en los niños autistas y la toxicidad del glifosato a las bacterias beneficiosas que suprimen a las patógenas.

Además, la capacidad de glifosato para promover la acumulación de aluminio en el cerebro puede hacer que este veneno sea la principal causa de autismo en el mundo.

Defectos de nacimiento: el glifosato puede interrumpir la vía de señalización de la vitamina A (ácido retinoico), que es crucial para el desarrollo normal del feto. Los bebés de las mujeres que viven a un kilómetro de campos fumigados con glifosato tuvieron más del doble de defectos de nacimiento, según un estudio en Paraguay.

Los defectos congénitos se cuadruplicaron en los diez años posteriores de la llegada del glifosato al Chaco argentino y paraguayo, incluyendo males como ano imperforado, deficiencia de la hormona del crecimiento, hipospadias (el orificio urinario anormalmente ubicado), defectos de formación cardíaca y ancefalia (mal formación de la cabeza).

Cáncer: durante varias encuestas casa por casa de más de 65.000 integrantes de comunidades agrícolas argentinas, se encontraron tasas de cáncer de 2 y hasta 4 veces mayores que el promedio nacional desde el comienzo de las fumigaciones con glifosato, con un marcado aumento de los de mama, próstata y pulmón.

Las altas tasas de cáncer entre las personas expuestas probablemente se derivan de la conocida capacidad de glifosato para inducir daños en el ADN, que se ha demostrado en numerosos ensayos de laboratorio.

Celiaquía: hay un paralelismo entre las características de la enfermedad celíaca y los efectos conocidos del glifosato. Estos incluyen el desequilibrio en las bacterias intestinales, alteraciones en las enzimas que participan en la desintoxicación natural de las toxinas ambientales, deficiencias de minerales y agotamiento de los aminoácidos.

Enfermedad renal crónica: el aumento en el uso del glifosato puede explicar el reciente disparo en la cantidad de casos de insuficiencia renal que se ha presentado entre los trabajadores agrícolas de América Central, Sri Lanka e India.

Los científicos han llegado a la conclusión de que este químico parece haber adquirido la capacidad de destruir los tejidos renales de miles de personas cuando se combina con la presencia de “aguas duras” y metales nefrotóxicos.

Depresión: el glifosato altera una parte de los procesos químicos que afectan a la producción de serotonina, un neurotransmisor importante que regula el estado de ánimo, el apetito y el sueño y cuya deficiencia se ha relacionado directamente con la depresión.

Embarazos (abortos naturales, mortinatos): el glifosato es tóxico para las células de la placenta humana, lo que explicaría los problemas de embarazo de las trabajadoras agrícolas expuestas al herbicida.

Linfoma no Hodgkin: una revisión sistemática y una serie de análisis durante casi 30 años de investigación epidemiológica acerca de la relación que existe entre el LNH (linfoma no Hodgkin) y la exposición ocupacional a diversos pesticidas agrícolas encontró que el linfoma de células B se asoció positivamente con el glifosato.Parkinson: los efectos de los herbicidas en el cerebro han sido reconocidos como el principal factor del tipo ambiental que ha sido asociado a los trastornos neurodegenerativos.

La enfermedad Parkinson como consecuencia del glifosato ha sido bien documentada y los estudios de laboratorio muestran que este químico induce a la muerte celular característica de la enfermedad.

Ecoportal.net

http://www.ecoticias.com/