Impacta un meteorit a Còrdoba

La notícia apareguda al diari “Público” (http://www.publico.es/ciencias/impacta-meteorito-cordoba.html), ens recorda que la possibilitat d’un impacte per la caiguda d’un cos planetari – el que anomenem el risc per impacte – no és gens menyspreable. De fet en l’article s’esmenta que el cos caigut – i parcialment desintegrat a l’atmosfera en un seguit d’explosions – era un fragment probablement després d’un cos més gran (l’asteroide 2013DF).

Els cossos planetaris que poden impactar contra la Terra poden provenir, com en altres planetes, bé del cinturó d’asteroides o bé del núvol d’Oort (que és el reservori de cometes que envolta al sistema Solar). Però en realitat els cossos que tenen més probabilitat de xocar contra la nostra superfície s’agrupen sota el terme NEO (near earth objects). Els NEO son les restes de nuclis cometaris i asteroids que han sigut empesos per l’atracció gravitatòria de planetes propers cap a òrbites properes a la de la Terra (veure Fig. 1)

Fig 1. Mapa del sistema solar intern on poden apreciar-se els 379.084 NEO identificats fins agost del 2007. Les mides dels cossos van des dels pocs  metres fins un petit planeta (Armaugh Observatory).

Clàssicament els NEO és subdivideixen en els NEC (Near Earth Comets, o cometes d’òrbita propera a la de la Terra) i els NEA (Near Earth Asteroids, asteroides d’òrbita propera a la de la Terra i que a la vegada inclouen els Objectes Atenes, Amor, Apollo i PHA).

El fenomen descrit a l’article, la caiguda i desintegració parcial d’un cos planetari a la Terra no és – doncs – un fenomen estrany i aïllat. Forma part d’un procés, el de craterització, normal en la història de la Terra i la majoria dels planetes del Sistema Solar. De fet, la majoria de planetes es van originar per un procés conegut com a “acreció de planetèssims”  (fins i tot la lluna, el nostre satèl·lit sembla haver estat originat per l’impacte d’un cos planetari contra la Terra (veure http://www.investigacionyciencia.es/blogs/fisica-y-quimica/38/posts/el-origen-de-la-luna-11861). Per tant el procés de craterització per impactes, i la caiguda de tant en tant de cossos planetaris sobre la superfície terrestre, és un procés normal de la història de la Terra.

Però, pot constituir un perill per a la humanitat? Tots hem sentit parlar de que si la extinció dels dinosauris va produïr-se per l’impacte d’un gran metorit de uns 10 Km de diàmetre, o de la explosió de Tunguska produïda per l’explosió en l’atmosfera d’un cos de uns 30/50 m de diàmetre sobre una zona de Sibèria a l’any 1908 (veure Claudin, F (2008): 100 años de Tunguska. Astronomia, nº 108: 36-43). Són dos casos extrems, un de la caiguda d’un gran cos i un de la caiguda d’un petit cos. Els efectes, com no i en altres factors, diferents per la mida. Però, cada quan ens poden caure cossos d’aquestes mides sobre la nostra superfície terrestre?

Diametro Asteroide\Cometa Energia y donde se deposita Probabilidad en este siglo (mundial)

Daño potencial y respuesta requerida

>10 Km. 100 millones MTGlobal < 1 en un millón Extinción en masa, erradicación potencial de la especie humana. Poco puede hacerse en el caso de esta improbable eventualidad.
>3 Km. 1,5 millones de MTGlobal < 1 en 50.000 Desastre global de efectos climatológicos y ecológicos a lo largo de años; la civilización es destruida (una nueva edad oscura); una gran parte de la población muere poco después del evento; mitigación extremadamente cambiante
> 1 Km. 80000 MTGran destrucción regional; algunos efectos atmosféricos globales 0,02% Destrucción de regiones y zonas de borde oceánicas; nivel de destrucción por choque climático potencialmente global; pueden considerarse medidas de mitigación tales como la deflección o la planificación para una catástrofe global sin precedentes.
> 300 m. 2000 MTcráter local, destrucción regional 0,2 % Cráter de aproximadamente 5 Km. de diámetro y devastación de una región del tamaño de una nación pequeña; tsunami sin precedentes; posibilidad, igualmente probable, de informar sobre el peligro o no hacerlo; mitigación por deflección y si es posible mediante acción internacional coordinada
> 100 m. 80 MTexplosión en la parte baja de la atmosfera o en superficie, que afecta a una pequeña región 1% Explosión a baja altitud o a nivel superficial mayor que cualquiera de los misiles termonucleares conocidos; devastación regional; cráter somero de alrededor de 1 Km., de diámetro; tras el suceso plan de actuación nacional  ya que es improbable avisar del peligro con antelación
> 30 m. 2 MTestratosfera 40% Explosión estratosférica devastadora; la onda de choque puede derribar árboles, resquebrajar las casas de madera, provocar incendios en un radio de 10 Km.; probablemente causara muertes si sucede en una región poblada (la explosión de 1908 en Tunguska fue bastantes veces mayor); poco probable el aviso con antelación del peligro; pueden aplicarse planes de mitigación preparados con antelación para este tipo de situaciones.
>10 m. 100 kTatmósfera superior 6 cada siglo Explosión extraordinaria en el cielo; rotura de ventanas pero poco daño en la superficie del terreno; no hay peligro
>3 m. 2 kTatmósfera superior 2 cada año Explosión cegadora en el cielo; puede confundirse con la explosión de una bomba atómica.
> 1 m. 100 t TNTatmósfera superior 40 cada año La explosión del bólido genera una luminosidad cercana a la del sol durante unos segundos; inofensiva aunque puede dar lugar a meteoritos.
> 0.3 m. 2 t TNTatmósfera superior 1000 cada año Se puede observar como una bola de fuego; inofensiva

Tabla 1. Frecuencia de impactos prevista para cuerpos planetarios de diversas magnitudes ( extraída y modificada de Chapman 2007 (pp. 152), en Claudin, F (2008)).

Si mirem la Taula 1, podem observar que la caiguda de cossos petits, com el de Còrdoba, és relativament freqüent.

Per això i tenint en compte – com en el cas de Tunguska – que un cos impactant d’uns 30-50 m de diàmetre pot caure amb relativa facilitat, que son difícils de detectar amb prou temps (unes hores abans) i que poden provocar danys considerables si cau sobre una zona poblada, s’han creat els Space Guards.

Fig 2. Mapa de Londres en el qual s’ha superposat amb una línia negre l’àrea afectada per l’Event de Tunguska. En el cas d’haver-se produït sobre l’esmentada ciutat la ciutat sencera s’hagués vist afectada amb nombroses pèrdues materials i humanes. (cortesia Spaceguard UK).

Aquests son gabinets de científics que es dediquen en diversos llocs del món a rastrejar contínuament l’espai per tal de cercar, identificar i vigilar els NEO.

En el cas del meteorit de Còrdoba, aquest ha estat rastrejat i investigat dins dels projecte SMART (veure http://www.uhu.es/josem.madiedo/obs/metobs_index.html).

Impacta un meteorito en Córdoba

La roca, procedente de un asteroide, generó una bola de fuego, la cuarta en pocos días que se ha registrado en la península ibérica y la más espectacular de todas.

El meteorito que puede haber desencadenado la vida en la Tierra. EUROPA PRESS

Imagen del meteorito que pudo haber provocado la vida en la tierra./ EUROPA PRESS

CÓRDOBA.- Un meteorito impactó el miércoles en la provincia de Córdoba, tras generar una bola de fuego, la cuarta en pocos días que se ha registrado en la península ibérica y la más espectacular de todas, ya que ha sido cinco veces más brillante que la Luna llena y ha podido ser vista en gran parte de España.

La bola de fuego, que ha sido recogida por los detectores del complejo astronómico de La Hita (Toledo), se generó en la madrugada del pasado miércoles por el impacto contra la atmósfera de una roca procedente de un asteroide, que tenía una masa de unos 400 kilos y chocó a más de 60.000 kilómetros por hora.

La bola de fuego generada por el impacto del meteorito ha sido cinco veces más brillante que la Luna llena y ha podido ser vista en gran parte de España

Según ha indicado hoy en una nota de prensa el complejo astronómico de La Hita, el impacto se produjo hacia las 2:32 horas del miércoles y fue registrado por los detectores que tiene la Universidad de Huelva en estas instalaciones de La Puebla de Almoradiel (Toledo), así como en Sevilla, en el Observatorio del Arenosillo (Huelva), y en el observatorio de Calar Alto (Almería).

Los datos recogidos por los detectores han sido analizados por el profesor de la Universidad de Huelva José María Madiedo, que ha calculado el peso de la roca y la velocidad a la que se movía.

El brusco choque contra el aire elevó la temperatura de la roca hasta que ésta se volvió incandescente, dando lugar así a una bola de fuego en la que el material se fue desintegrando conforme perdía altitud. Fue unas cinco veces más brillante que la Luna llena y su trayectoria en la atmósfera estuvo acompañada por varias explosiones, que alertaron a algunos testigos que pudieron ver cómo surcaba el cielo, especialmente en Andalucía.

Un kilo posiblemente desintegrado

Pero, a diferencia de las rocas que produjeron las bolas de fuego registradas en los días anteriores, en este caso una parte del material sí habría conseguido sobrevivir e impactar contra el suelo en forma de meteorito, según el complejo de La Hita. Este meteorito ha caído en la provincia de Córdoba y tendría una masa de aproximadamente de un kilo, aunque Madiedo ha estimado que es probable que se haya roto en varios fragmentosantes de llegar al suelo.

Madievo es el principal investigador del proyecto SMART, cuya finalidad es vigilar continuamente el cielo con el fin de registrar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos lugares del Sistema Solar. En este caso, el estudio de la órbita de la roca en el Sistema Solar ha revelado que provenía de un asteroide conocido como 2013DF, una roca del tamaño de un edificio de 15 plantas que se aproximó más de lo habitual a la Tierra el 27 de febrero de hace 3 años, en 2013.

El investigador Madievo no descarta que en las próximas fechas puedan producirse más bolas de fuego muy brillantes

Un escenario plausible es que, durante ese acercamiento, la roca que impactó el pasado día 24 sobre Andalucía se desprendiese de la superficie del2013DF, siguiendo a partir de ese momento una órbita ligeramente diferente a la de su asteroide progenitor, que tres años después la habría llevado a colisionar contra nuestro planeta.

En este sentido, Madievo no descarta que en las próximas fechas puedan producirse más bolas de fuego muy brillantes. De hecho, otro asteroide, con un tamaño similar al de un edificio de diez plantas, el 2013TX68, se acercará el 5 de marzo a la Tierra hasta una distancia equivalente a tan sólo la veinticincoava parte de la distancia que separa a la Tierra de la Luna.

Si bien se ha descartado que este asteroide vaya a colisionar contra nuestro planeta, cabe la posibilidad de que pequeños fragmentos desprendidos de él con anterioridad, y que seguirían órbitas ligeramente diferentes, acaben cruzándose con la órbita de la Tierra y produzcan en la atmósfera estas bolas de fuego, ha apuntado el complejo astronómico de La Hita.