El físic i els extraterrestres

El telescopi espacial Kepler, dedicat a l’estudi dels exoplanetes, va detectar a l’octubre un fenomen raríssim voltant de l’estrella KIC 8462852. La llum de l’astre canviava amb un ritme molt irregular i amb descensos d’intensitat de fins al 20%. L’interès per vida extraterrestre ocupa avui dia una part molt important de les investigacions científiques

Un científic de la Universitat de Barcelona assegura que la majoria dels alienígenes pesarien més de 300 quilos. La teoria s’emmarca en el renovat interès de la ciència per éssers intel·ligents d’altres planetes.

Font: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/fisico-los-extraterrestres-4747886

El diario ‘The Sun’ de Nueva York causó una gran sensación al publicar en 1835 la noticia de que se habían descubierto criaturas en la Luna. El autor pretendía hacer una broma, pero los lectores se lo tomaron en serio. En esos tiempos, se creía que existían losextraterrestres. Casi dos siglos más tarde, esa creencia ha vuelto a resurgir. El pasado mes de julio, el multimillonario ruso Yuri Milner se comprometió a aportar en 10 años 100 millones de dólares para un proyecto que buscará señales de inteligencias alienígenas.

La iniciativa no es una excentricidad. En 1995, se descubrió el primerplaneta extrasolar o exoplaneta. Desde entonces, se han encontrado miles, algunos potencialmente parecidos a la Tierra. En los últimos años, se han sucedido las conferencias sobreexoplanetas habitables, una de ellas en el 2009 en la localidad de Sant Cugat del Vallès.

Quizá este caldo de cultivo ha facilitado que la respetable revistaMonthly Notices Letters of the Royal Astronomical Societyhaya publicado un curioso trabajo de Fergus Simpson, investigador posdoctoral en física de la Universitat de Barcelona. En él, el científico concluye que, de existir, los extraterrestres inteligentes tendrían una talla más parecida a los osos polares que a los humanos. En concreto, la mitad de las especies alienígenas conscientes pesarían más de 310 kilogramos. Nada de hombrecillos verdes. Simpson es sin duda una persona creativa no es un extravagante. El trabajo emplea con todo rigor la estadística bayesiana, una herramienta matemática de las más avanzadas.

PAÍSES GRANDES

El punto de partida es que no se debería tomar al homo sapiens y a la Tierra como el modelo de lo que es una especie inteligente y de su hogar. “Si paras a una persona y le preguntas de qué equipo es, lo más probable es que sea de uno de los grandes. Sin embargo, si tu pregunta es: ‘¿Cómo es el equipo de fútbol típico?’, entonces la respuesta debería ser uno de la multitud de equipos”, explica Simpson. De la misma manera, la mayoría de los humanos viven en pocos países grandes y muy poblados. Pero el país típico es pequeño.

El científico extiende este razonamiento al conjunto de planetas que podrían albergar vida inteligente. Es más probable vivir en un planeta muy poblado que en uno poco poblado. En consecuencia, si hay que hacer una apuesta, es más sabio asumir que los humanos pertenecemos a un planeta de los muy poblados. Dicho de otra manera, la mayoría de los otros planetas con seres inteligentes deberían estar menos poblados que la Tierra.

El razonamiento va un paso más allá. En la Tierra, cuanto más pequeña es la población de una especie, más grande suele ser su talla: hay menos humanos que hormigas, y menos hormigas que bacterias. ¿Ocurre lo mismo a escala planetaria? Simpson argumenta que sí. Los habitantes de un planeta no pueden consumir más energía que la que les proporciona su estrella. Así que los individuos que pertenecen a poblaciones pequeñas pueden desarrollar cuerpos grandes, que consumen más energía. Por lo tanto, si la mayoría de los pueblos alienígenas son menos numerosos que los humanos, deben ser más corpulentos.

Con estas y otras premisas, Simpson pone en marcha la maquinaria estadística que le proporciona la cifra de los 310 kilos, que representa más o menos el peso de un oso polar. Pero ese no es el peso de todas las especies alienígenas inteligentes. Existen las mismas probabilidades que una especie alienígena pese más o menos de esa cantidad. Pero lo interesante es saber que es un peso mucho mayor que el de los humanos.

Con el mismo razonamiento empleado para la población, Simpson concluye también que la mayoría de los otros planetas con alienígenas conscientes serían más pequeños que la Tierra.”Según mis cálculos, es inútil buscarlos en planetas que tengan más del 20% más que el radio de la Tierra”, explica el investigador.

“No es ninguna sorpresa: se estima que hay más exoplanetas más pequeños que la Tierra que mayores”, afirma Ignasi Ribas, investigador del Institut d’Estudis Espacials de Catalunya(IEEC) en Bellaterra. Ribas considera que el trabajo “usa herramientas estadísticas muy potentes, pero llega a conclusiones incorrectas, porque depende mucho de las hipótesis: estas son escasas, ya que disponemos de una sola instancia, la Tierra”. Simpson defiende que su manera razonable de pensar en los extraterrestres es razonable. “Merece la pena conducir esta investigación. Detectar inteligencias extraterrestres sería el mayor descubrimiento de la historia de la humanidad”, concluye.

¿Civilización alienígena o fenómeno estelar?

El telescopio espacial Kepler, dedicado al estudio de los exoplanetas, detectó en octubre un fenómeno rarísimo alrededor de la estrella KIC 8462852. La luz del astro cambiaba con un ritmo muy irregular y con descensos de intensidad de hasta el 20% ¿Una señal de una enorme infraestructura tecnológica? ¿Paneles solares de una civilización alienígena? Los expertos apuntan a otras hipótesis, como cometas o polvos de un anterior impacto, pero el fenómeno queda pendiente de aclarar.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *