Star Wars. Com sonen les batalles a l’espai?

Les pel·lícules de la saga han contribuït a popularitzar un error científic. El so és una successió de canvis de pressió (compressions i dilatacions) en un medi (sòlid, líquid o gas), provocats per una vibració que s’hi transmet en forma d’ones sonores. On no hi ha aire, no hi ha so.

Font:http://www.lavanguardia.com/ciencia/fisica-espacio/20151216/30859579389/star-wars-batallas-espaciales.html

Las batallas espaciales en Star Wars , creadas por el mago de los efectos especiales John Dykstra y su equipo de ILM, son probablemente una de las secuencias más recordadas de la saga. Y, paradójicamente, el ruido de los láseres en el espacio es uno de los mayores errores desde el punto de vista científico de las películas.

“Las ondas sonoras necesitan un medio físico donde propagarse. Y, en el espacio intergaláctico, donde no hay un medio material –como el aire–, las ondas de sonido no tienen sentido: donde no hay aire, no hay sonido. Si choca un asteroide contra la luna o la Estación Espacial Internacional choca contra un objeto en el espacio, no oiríamos el choque, porque no hay capas de aire por las que el sonido se pudiera propagar”, sentencia en entrevista telefónica Telmo Fernández Castro, doctor en astrofísica y subdirector del Planetario de Madrid.

Una circunstancia distinta sería si sucede dentro de la nave: al haber aire, el choque sería oído por los astronautas. “Y lo mismo sucedería con los propulsores. Si se creara de manera artificial una capa de aire alrededor de la nave, sí los oiríamos dentro de esta esfera. Pero, al llegar al espacio interestelar, no habría sonido”, reitera.

En este sentido, Fernández Castro recuerda como anécdota el salto de Felix Baumgartner, desde casi 40.000 metros de altura, en el que se convirtió en el primer humano en romper la barrera del sonido sin apoyo mecánico y en caída libre. “Se realizó donde no hay sonido, aunque consiguió alcanzar la velocidad nominal del sonido”, apunto. De hecho, alcanzó en los primeros 40 segundos de salto los 1.342,8 kilómetros por hora.

Un par de años después del estreno de la primera entrega de Star Wars, llegó a las pantallas la terrorífica Alien, el octavo pasajero. En el cartel que anunciaba la película, se señalaba que “en el espacio, nadie puede oírte gritar”. Efectivamente, nadie.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *