La NASA descobreix com Mart va perdre la seva atmosfera

Mart està de moda, això és inqüestionable. Apropar el món de l’univers a vida quotidiana, fa que les persones investiguin i es preocupin per tot allò que els envolta. Les notícies se succeeixen molt ràpid, i la informació flueix en mil·lèsimes de segon, aquesta és la part positiva de la tecnologia.

 D’altra banda s’ha produït la recent estrena de la pel·lícula Mart .

Mart (The Martian) és més ciència que ficció, és una entretingudíssima història de supervivència, d’aquestes que a Hollywood li encanten.  En aquest context qualsevol notícia relacionada amb Mart causa expectació. La missió MAVEN identifica el procés clau que va provocar que el clima marcià passés de ser similar al de la Terra al d’un desert fred i àrid. El camp magnètic que té la Terra la protegeix. Mart no té aquest camp i està exposat als vents solars que li fan perdre la seva atmosfera

Font:http://www.lavanguardia.com/ciencia/fisica-espacio/20151105/54438679797/marte-viento-solar-atmosfera-maven.html

A pesar de que hoy Marte es un planeta árido y con una atmósfera 99 veces más fina que la de la Tierra, no siempre fue así. Hace miles de millones de años albergaba valles y lagos y ríos y mares. Y contaba con una densa capa gaseosa que lo protegía de los vientos solares y lo mantenía a la temperatura necesaria para que el agua fuera líquida, condición necesaria para la existencia de vida.

Hasta el momento,se habían barajado diversas hipótesis para explicar por qué el Planeta rojo se convirtió en un desierto yermo y frío, como por ejemplo que que su atmósfera se había congelado o que los meteoritos habían acabado con ella. No obstante, una investigación realizada por la Nasa, y que recoge la revista Science, señala al viento solar como el causante de este cambio climático marciano.

La agencia espacial americana ha revelado los primeros resultados obtenidos por la sonda espacial MAVEN que orbita desde hace un año alrededor de Marte. Las mediciones realizadas por esta nave indican que la atmósfera marciana pierde gas que se escapa al espacio debido a la interacción con el viento solar. Y es más, esa erosión es aún mayor durante las tormentas solares.

“Todos los planetas del Sistema Solar reciben la influencia del Sol, que expulsa partículas cargadas que impactan contra ellos. La Tierra cuenta con un campo magnético que actúa de escudo protector, pero Marte carece de un campo global así, lo que lo hace estar más expuesto al viento solar que ‘erosiona’ el gas de la atmósfera marciana”,  explicó en rueda de prensa Dave Brain, investigador de la misión MAVEN.

Las mediciones realizadas por esta sonda espacial indican que los vientos solares causan que la atmósfera de Marte pierda unos 100 gramos de gas por segundo, una cantidad que puede parecer nimia pero que al acumularse a lo largo del tiempo resulta significativa.

Los científicos de la Nasa también estudiaron la interacción de estas partículas solares en la atmósfera superior marciana durante la serie de fuertes tormentas solares del pasado mes de marzo y comprobaron que la pérdida de gas se incrementaba de forma exponencial.

“Creemos que las tormentas solares eran mucho más intensas y frecuentes cuando el Sol era joven y más activo, hace miles de millones de años. Seguramente fue entonces cuando Marte perdió la mayor parte de su atmósfera”, concluía Bruce Jakosky, investigador principal de la misión.

El viento solar son ráfagas de partículas con mucha energía que son expulsadas por el Sol a una velocidad de entre 400 y 800 km por segundo. Al chocar contra Marte, acelera los átomos de gas eléctricamente cargados, llamados iones, en la parte superior de la atmósfera marciana y los envía al espacio. Los resultados obtenidos por MAVEN señalan, además, que esa pérdida se produce en concreto en tres zonas del planeta: en los polos marcianos y en la ‘cola’ que deja el viento solar a medida que pasa por Marte.

¿Podría pasarle a la Tierra algo similar? “Quizás en el futuro, si el campo magnético de la Tierra se agota debido a que el núcleo terrestre se enfría, dejaremos de estar protegidos contra el viento solar y nos acabaremos convirtiendo en una maxi versión de Marte”, advirtió Brain, de la Nasa. “Pero por el momento no hay nada que temer, porque la Tierra no va a perder su atmósfera. Además, lo que le ocurrió a Marte pasó cuando el Sol era mucho más joven y activo. Los datos muestran que ahora la tasa a la que pierde gas atmosférico es mucho menor”, quiso puntualizar Jakosky

Entender la dinámica y la evolución de la atmósfera planetaria de Marte arroja luz sobre la historia de este planeta que, aparentemente, alguna vez fue similar al nuestro.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *