Groenlàndia es fon

Aquest any, les aigües de Groenlàndia estan molt fredes. Groenlàndia està experimentant una pèrdua massiva de gel a causa del escalfament global. Es creu que aquest refredament anòmal és a causa de la pèrdua d’aquest gel. Com que Groenlàndia i l’Antàrtida emmagatzemen el 99% de gel d’aigua dolça de la terra, aquest refredament està alterant els corrents d’aigua de l’Atlàntic. La tasca del Sr. Overstreet, per recollir les dades crítiques dels rius, és essencial per entendre un dels impactes  de l’escalfament global. Les dades científiques que ell i un equip de sis investigadors poden recollir, proporcionaria informació innovadora sobre la velocitat a la qual es fon la capa de gel .Groenlàndia és  un dels trossos més grans i de més ràpid desglaç del gel a la Terra, que farà pujar el nivell del mar a les pròximes dècades. La fusió completa de la capa de gel de Groenlàndia podria augmentar els nivells del mar al voltant de 20 peus  (6 metres aproximadament).

http://cnnespanol.cnn.com/2015/09/30/una-mancha-en-el-atlantico-deja-a-los-cientificos-desconcertados/

A primera vista, sobresale como un pulgar inflamado. Esa mancha de azul y púrpura en el mapa. Uno de los únicos lugares del mundo que es anormalmente frío en el año y probablemente romperá records como el más cálido a escala mundial.

La llaman la “mancha” del Atlántico. Es un área grande en el Atlántico Norte que está viendo una tendencia de enfriamiento pronunciada. La superficie oceánica está más fría de lo normal y de hecho el frío ha sido récord en algunos puntos.

Los científicos comenzaron a darse cuenta de su desarrollo en el transcurso del último par de años; este enfriamiento en el Atlántico es completamente opuesto al calentamiento en el Pacífico. Gran parte del calentamiento es atribuido a El Niño, un proceso natural donde el agua cálida circula sobre el Pacífico Central y se extiende hacia América del Sur, pero los científicos no pueden explicar por completo lo que ha sido denominado como la mancha del Pacífico.

Este calentamiento pronunciado sobre grandes zonas en toda la cuenca del Pacífico ha alimentado una temporada muy por encima del promedio de huracanes y tifones sobre todo el Pacífico, y podría haber contribuido con todo, desde la sequía de California, los impactos en la industria del salmón, e incluso los tiburones tropicales que han sido vistos en aguas más al norte que nunca antes.

La mancha fría del Atlántico está cerca de Groenlandia. Podrías no esperar ver un enfriamiento así de pronunciado tan al norte. Después de todo, sabemos que la mayor parte del cambio climático documentado ha tenido un impacto en los polos mucho más que en las regiones ecuatoriales. Groenlandia es el hogar de una enorme capa de hielo.

De hecho, si combinas las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia, encontrarás el 99% del hielo de agua dulce en la tierra. Los científicos creen que es el derretimiento del hielo en Groenlandia lo que está ocasionando la anomalía de frío.

Un estudio reciente llevado a cabo por importantes climatólogos muestra que Groenlandia está experimentando una pérdida masiva de hielo, algo que está alterando la circulación normal del Océano Atlántico, lo que se conoce como Circulación Meridional de Retorno del Atlántico Norte (AMOC, por sus siglas en inglés). Podrías estar familiarizado con parte de la circulación, la corriente del Golfo, la cual traslada el agua cálida de la superficie hacia el norte por la Costa Este de Estados Unidos y es canalizada hacia los polos.

La otra corriente principal en la AMOC es un flujo de retorno de agua fría profunda que corre hacia el sur desde los polos hacia el trópico. Esta corriente tiene impactos dramáticos sobre nuestro clima a escala mundial. El calor y el frío impulsados por la corriente se transfieren a la atmósfera y ayudan a impulsar nuestros patrones del clima.

Normalmente, el agua salada fría en el Atlántico Norte desciende, porque es más densa, y es reemplazada por agua cálida que llega desde el sur. Es un proceso similar que impulsa los sistemas de alta y baja presión y una corriente en chorro que impulsa nuestro clima. En este caso, el estudio sugiere que las enormes cantidades que agua dulce que llegan al océano debido al hielo que se derrite en Groenlandia pueden impedir que el agua salada densa y fría descienda, y altera la circulación de la AMOC.

Lo creas o no, este fue el mismo escenario de la popular películaEl día después de mañana. En la película, el clima mundial cambia en cuestión de días, lo que ocasiona tornados en Los Ángeles, granizo mortal en Tokio, y una enorme tormenta de nieve en la ciudad de Nueva York.

Afortunadamente, el escenario de El día después de mañana es la ficción de Hollywood en su máxima expresión, y no está basada en sólidos datos científicos. Habiendo dicho esto, existen motivos de preocupación por los cambios que hemos visto tanto en el Atlántico como en el Pacífico. Aunque sin duda no hay un consenso científico respecto a que la mancha del Pacífico o del Atlántico esté relacionada con el cambio climático, existe evidencia de que sí es el caso.

Los impactos, aunque no como en la película, podrían ser bastante malos. La pérdida de la circulación normal del océano podría ocasionar cambios drásticos en los patrones climáticos, y la continua pérdida de hielo en Groenlandia dará lugar al continuo aumento en el nivel del mar, lo que amenaza a las ciudades costeras alrededor del mundo.

Font:http://www.nytimes.com/interactive/2015/10/27/world/greenland-is-melting-away.html?_r=0

ON THE GREENLAND ICE SHEET — The midnight sun still gleamed at 1 a.m. across the brilliant expanse of the Greenland ice sheet. Brandon Overstreet, a doctoral candidate in hydrology at the University of Wyoming, picked his way across the frozen landscape, clipped his climbing harness to an anchor in the ice and crept toward the edge of a river that rushed downstream toward an enormous sinkhole.

If he fell in, “the death rate is 100 percent,” said Mr. Overstreet’s friend and fellow researcher, Lincoln Pitcher.

But Mr. Overstreet’s task, to collect critical data from the river, is essential to understanding one of the most consequential impacts of global warming. The scientific data he and a team of six other researchers collect here could yield groundbreaking information on the rate at which the melting of the Greenland ice sheet, one of the biggest and fastest-melting chunks of ice on Earth, will drive up sea levels in the coming decades. The full melting of Greenland’s ice sheet could increase sea levels by about 20 feet.

“We scientists love to sit at our computers and use climate models to make those predictions,” said Laurence C. Smith, head of the geography department at the University of California, Los Angeles, and the leader of the team that worked in Greenland this summer. “But to really know what’s happening, that kind of understanding can only come about through empirical measurements in the field.”

For years, scientists have studied the impact of the planet’s warming on the Greenland and Antarctic ice sheets. But while researchers have satellite images to track the icebergs that break off, and have created models to simulate the thawing, they have little on-the-ground information and so have trouble predicting precisely how fast sea levels will rise.

Their research could yield valuable information to help scientists figure out how rapidly sea levels will rise in the 21st century, and thus how people in coastal areas from New York to Bangladesh could plan for the change.

Each year, the federal government spends about $1 billion to support Arctic and Antarctic research by thousands of scientists like Dr. Smith and his team. The agency officials who receive that money from Congress, including the directors of the National Science Foundation, NASA and the National Oceanic and Atmospheric Administration, say the research is essential for understanding the changes that will affect the world’s population and economies for more than a century.

But the research is under increasing fire by some Republican leaders in Congress, who deny or question the scientific consensus that human activities contribute to climate change.

Leading the Republican charge on Capitol Hill is Representative Lamar Smith of Texas, the chairman of the House science committee, who has sought to cut $300 million from NASA’s budget for earth science and has started an inquiry into some 50 National Science Foundation grants. On Oct. 13, the committee subpoenaed scientists at the National Oceanic and Atmospheric Administration, seeking more than six years of internal deliberations, including “all documents and communications” related to the agency’s measurement of climate change.

Any cuts could directly affect the work of Dr. Smith and his team, who are supported by a three-year, $778,000 grant from NASA, which must cover everything, including researchers’ salaries, flights, food, computers, scientific instruments and camping, safety and extreme cold-weather gear. Every scientist, Dr. Smith said, is keenly aware that the research costs “a tremendous amount of taxpayer money.”

Llegir més a http://www.nytimes.com/interactive/2015/10/27/world/greenland-is-melting-away.html?_r=0

3 pensaments a “Groenlàndia es fon”

Els comentaris estan tancats.