Es pot canviar el model energètic des dels ajuntaments?

Ja hem dit altres cops que el futur ens mena cap a un decreixement per manca de recursos en general. Segons les dades no és un futur gaire llunyà. El decreixement provindrà de un col·lapse generalitzat de la nostre societat basada en un model econòmic de créixer-créixer (el que anomenem BAU). De fet el decreixement ja ha començat. No es tracta de un decreixement voluntari ni desitjat, però penso que cal adaptar-se i planificar-lo. No fer-ho suposarà un patiment extra innecessari.

En aquest sentit, iniciatives com les esmentades en aquest article aparegut al diari “Rebelión” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=205135) son molt interessants. Cal pensar en localitzar molt més la producció de molts dels recursos que utilitzem, i l’energia és un d’ells (altres serien els aliments apostant per el Km 0, la producció d’estris per a la vida quotidiana….). En qualsevol cas la sostenibilitat passarà per un estil de vida molt més senzill sense renunciar a tots els coneixement que la nostra societat ha assolit i que ens han de servir per afrontar les diferents situacions que s’aniran plantejant. El paper de les administracions, tant locals com generals, en aquest procés penso que hauria de ser el de facilitar i agilitzar la transició el més ràpid possible.

Bé, sense més literatura us deixo amb aquest interessant article que ens esmenta deu coses que poden fer els ajuntaments per canviar el model energètic. Segur que si ens posem a treballar en aquesta via podem trobar més solucions…però cal primer tenir clar que si no canviem caminem cap el col·lapse i que cal posar-se a treballar des de ja.

Diez medidas para cambiar el modelo energético desde los ayuntamientos
Daniel Pérez Rodríguez
La Marea
Existen múltiples medidas que pueden adoptarse a nivel municipal y que contribuirán considerablemente a promover el necesario cambio hacia un modelo energético más sostenible

Parece existir en la actualidad una voluntad decidida entre los gobiernos municipales de varias de las principales ciudades del país en el sentido de promover un cambio de modelo energético. En este artículo se propondrán, teniendo en cuenta las limitaciones competenciales y las restricciones impuestas por la legislación española, medidas concretas encaminadas a promover ese cambio de modelo. En concreto, se plantean diez medidas:

1) Contratación de energía renovable en todos los puntos de consumo municipalesSe trata de una medida cargada de simbolismo y muy sencilla de poner en marcha. Basta con esperar al momento de la renovación del contrato o contratos de suministro eléctrico y establecer en el pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato de suministro que, por ejemplo, el 60% de la puntuación dependa del precio ofrecido y el 40% restante del porcentaje de renovables que ofrezca esa comercializadora. Asimismo, en aras de favorecer la competencia, es recomendable fraccionar los contratos en lotes independientes, por ejemplo, según la tarifa de acceso, no exigir garantías provisionales para participar en el procedimiento de adjudicación y minorar al máximo la garantía a depositar por el adjudicatario (no más del 1%).

2) Mapa del recurso renovable disponible en el municipioPrincipalmente de radiación solar y de eolicidad, que se tendría que hacer público para así permitir que la ciudadanía fuera consciente del potencial renovable de su tejado o terreno, y pueda así decidir si invierte o no en este tipo de generación sostenible.

3) Fiscalidad verdeAplicando diferentes bonificaciones fiscales a las energías renovables, dentro de los márgenes de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (LRHL), como por ejemplo, aplicar una bonificación de hasta el 50% en el IBI para inmuebles con energía solar térmica o fotovoltaica (art.74.5), o de hasta el 95% para las plantas de energías renovables, mediante una declaración de interés o utilidad municipal de dicha actividad (art.74.2). También cabe aplicar bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas de hasta el 50% para quienes utilicen o produzcan energía mediante fuentes renovables o cogeneración (art.88.2.c) y en el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) una bonificación del 95% para construcciones que usen energía solar térmica o fotovoltaica (art.103.2). Asimismo, se puede aplicar una bonificación del 75% en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica en atención al impacto en el medio ambiente del tipo de carburante o de las características del motor (art.95.6). Además, parece que a partir del año que viene también se permitirá establecer rebajas en el IBI para las viviendas con mejor calificación energética.

4) Tramitación ágil de instalaciones renovablesAsegurándose de que las licencias municipales se conceden con celeridad y colaborando con los promotores de la instalación frente a la compañía distribuidora, en caso de que ésta plantee problemas para dar el punto de conexión, tal como puede ocurrir cuando la empresa distribuidora pertenece a un grupo empresarial verticalmente integrado con intereses en otros segmentos del mercado eléctrico.

5) Promoción de instalaciones de energías renovables en las cubiertas de las dependencias municipalesPudiendo destinarse la energía generada a cubrir los consumos del Ayuntamiento, o establecer contratos bilaterales con consumidores vulnerables, vendiendo la energía eléctrica a un precio más reducido que el de mercado.

6) Proceso de información y diálogo con los polígonos industriales localesPara que se conciencien de las ventajas del autoconsumo renovable, no sólo medioambientales sino, sobre todo, económicas, ya que les permitirá conocer el precio que pagarán por la electricidad durante toda la vida útil de la instalación. En esta línea, también cabe explorar la posibilidad de crear sinergias entre las diferentes industrias de la ciudad en función de sus flujos energéticos, no sólo en materia eléctrica, sino también de calor.

7) Promoción de la eficiencia energéticaUn ámbito donde cada vez se están abriendo más líneas de financiación, tanto a nivel nacional como europeo. En este sentido, cabe establecer líneas de ayudas a la rehabilitación de viviendas para hacerlas más sostenibles, instalar aparatos de monitorización del consumo de energía en los hogares o establecer planes para reducir el consumo eléctrico en los edificios municipales. Un caso de éxito en esta línea es la iniciativa 50-50 llevada a cabo, entre otros, en las escuelas de la ciudad de Rubí, según la cual, se establece un plan de eficiencia energética con participación de niños, padres y personal del centro, y los ahorros que se produzcan por la reducción del consumo eléctrico se reparten, en un 50%, como subvención directa a la propia escuela, y en otro 50% a inversiones municipales en eficiencia energética en esa misma escuela. De esta forma, la escuela que más energía ahorre, tendrá más fondos para llevar a cabo otras actuaciones.

8) Actuaciones en el ámbito de la pobreza energéticaEstableciendo un plan de asesoramiento a este tipo de consumidores, para analizar si pueden reducir la potencia contratada o si se encuentran en alguno de los supuestos que dan derecho al bono social y aún no lo hubieran solicitado. Asimismo, cabe iniciar un proceso de diálogo con las comercializadoras eléctricas para lograr que se comprometan a no cortar el suministro eléctrico en los meses más fríos a consumidores vulnerables que no pueden pagar sus facturas.

9) Promoción activa de la movilidad eléctricaCon cargadores de vehículos eléctricos en lugares estratégicos, tales como estaciones de tren o autobús, aeropuertos o párquines municipales, así como con una flota municipal de vehículos eléctricos e híbridos, y fomentando el taxi eléctrico.

10) Lograr una red de distribución eléctrica neutraDe forma que se garantice que todos los consumidores y generadores se encuentren en la misma situación, sin que la compañía distribuidora favorezca a las empresas de su mismo grupo empresarial que actúan en otros segmentos de mercado. Para ello es preciso alcanzar un mayor control de la red de distribución, ya sea a través de la titularidad de la red o mediante la gestión de la misma. En esta línea, el referente deben ser municipios alemanes como el de Hamburgo, donde la remunicipalización de la red eléctrica ha sido todo un éxito.

En conclusión, si bien es cierto que, tal como están repartidas actualmente las competencias en materia de energía, el cambio real de modelo energético tiene que venir principalmente desde el Gobierno Central, existen múltiples medidas que pueden adoptarse a nivel municipal y que contribuirán considerablemente a promover el necesario cambio hacia un modelo energético más sostenible.

Daniel Pérez Rodríguez es abogado en HOLTROP S.L.P. 

Fuente: http://www.lamarea.com/2015/10/28/diez-medidas-concretas-para-cambiar-el-modelo-energetico-desde-los-ayuntamientos/