La gran carbassa s’acosta a la Terra

Coincidim amb la nit de Halloween passarà molt a prop un asteroide de 400 metres de diàmetre a 1,3 vegades la distància a la Lluna.  Això són 480.000 quilòmetres de la Terra; si donar la volta a la Terra suposa aproximadament 40.000 km per l’equador, estarà a una distància equivalent a una mica més de donar 10 voltes a la terra per aquesta mateixa línia.

Davant d’aquest fet ens sorgeixen dues preguntes:

La mateixa nit de Halloween, l’asteroide ens visitarà, serà molta casualitat ?.

De tota manera tenim sort, fa 20 dies que ha estat detectat i ja el tenim a sobre. Si hagués caigut a la terra,  haguéssim tingut temps de reacció?

FONT:http://www.elperiodico.com/es/noticias/ciencia/asteroide-gran-calabaza-acerca-tierra-4631732

Un asteroide de unos 400 metros de diámetro que fue descubierto hace apenas tres semanas se aproximará este sábado a la Tierra a una distancia que aunque no entraña el más mínimo peligro, equivalente a 1,3 veces la distancia a la Luna, sí es lo suficientemente pequeña como para que los astrónomos puedan enfocar sus telescopios y recopilar datos sobre él. Popularmente se le conoce como la Gran Calabaza porque su paso coincide con el día de Halloween.

“Este objeto ha despertado un enorme interés científico porque, debido a su sorprendente órbita elíptica y la velocidad, se cree que no se trata de un típico asteroide rocoso, sino de los restos de un cometa extinto, explica Josep M. Trigo, investigador del Grupo de Meteoritos, Cuerpos Menores y Ciencias Planetarias del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC). El Observatorio Astronómico del Montsec, del IEEC, ya está preparado para observarlo con su telescopio robótico Joan Oró (TJO)

EFE

Imagen de una recreación distribuida por la NASA que representa el paso de un asteroide.

En su momento de máxima aproximación a la Tierra, el objeto, conocido técnicamente como 2015 TB145, se situará a unos 480.000 kilómetros de la Tierra, frente a los 380.000 kilómetros que nos separan de la Luna. El asteroide pasará a una velocidad de 35 kilómetros por segundo hacia las 18.05 GMT, una hora más en la España peninsular.

El objeto 2015 TB145 fue detectado el pasado 10 de octubre por la NASA desde el telescopio Pan-STARRS-1 de la Universidad de Hawai. Para observarlo será necesario contar con un telescopio, ya que no será visible a simple vista. Durante la noche del sábado será visible atravesando la Osa Mayor.

Las observaciones programadas desde el telescopio Joan Oró pretenden hacer un seguimiento astrométrico y fotométrico exhaustivo dentro de un consorcio internacional de seguimiento de estos objetos llamado Euronear, informa el IEEC.

El seguimiento desde el Montsec, dirigido por Trigo, grabará el asteroide cada pocos segundos para determinar con gran precisión su trayectoria respecto las estrellas de fondo y así contribuir a mejorar el conocimiento de su órbita. Además, a partir de las variaciones que se registren de su luminosidad en la secuencia de imágenes, se obtendrá una curva de luz que permitirá calcular con precisión el período de rotación del objeto.

Es una oportunidad única para los científicos porque, como dice la NASA, la única alternativa pasa por el uso de costosas sondas espaciales. “Posiblemente sea uno de las mejores oportunidades en varios años para ver un asteroide acercándose a la Tierra”, ha comentado Lance Benner, astrónomo del Jet Propulsion Laboratory de la NASA (JPL).

Se cree que, en sus fases finales, los cometas pueden fragmentarse y generar objetos que dejan de tener actividad cometaria y se comportan como asteroides. “El objeto es un caso fascinante, con una órbita que llega hasta Júpiter, el triple de excentricidad de un asteroide convencional. Y cuando un objeto se comporta así, sospechamos que se trata de los restos de un cometa”, insiste Trigo. Este hecho puede ser muy interesante desde un punto de vista químico, por ejemplo.

Objetos potencialmente peligrosos

Trigo explica que algunos estudios sugieren que este tipo de situaciones son potencialmente muy peligrosas, y de hecho se cree que el llamado evento de Tunguska (Rusia), la última gran explosión en la Tierra de origen cósmico, en 1908, pudo deberse a la llegada de un cometa con comportamiento de asteroide.

La Tierra sufre la visita cotidiana de muchos objetos espaciales, pero la inmensa mayoría son tan pequeño que se desintegran por completo al atravesar la atmósfera. Solo los de mayor tamaño pueden sobrevivir y caer en forma de meteorito. Hace unos 65 millones de años, un asteroide o cometa de aproximadamente 10 kilómetros de diámetro se estrelló en lo que hoy es la península de Yucatán, en México, lo que ocasionó un cambio climático global que puso fin a la existencia de los dinosaurios y al 75% de la vida que existía en aquel momento. En fechas recientes, en febrero del 2013, un asteroide de unos 20 metros se desintegró sobre la ciudad rusa de Cheliabinsk. Más de un millar de personas sufrieron heridas de resultas, fundamentalmente, de los vidrios que rompió el estruendo.