Espanya i el turisme

No, no es tracta de cap article polític. Es tracta d’una reflexió sobre la gestió del medi ambient i d’un recurs. Perquè Espanya, en realitat la península Ibèrica (tant Portugal com Espanya), té com a un dels recursos principals – sinó el més important – al turisme. Els diaris i les televisions contínuament ens bombardegen amb les bondats que té per a nosaltres el fet que cada dia – aprofitant la inestabilitat política que actualment existeix en altres zones turístiques com Turquia, Egipte, Siria…etc – vinguin més i més turistes.

Però tot son guanys amb aquest turisme. És a dir, amb aquests milions i milions de turistes i els diners que ens deixen tenim realment beneficis. Perquè dels diners que ens deixen hauriem de restar els que s’han de destinar a recollida de deixalles, aigua per hidratació, els derivats de la contaminació acústica i atmosfèrica….etc. És a dir, aquelles despeses ambientals que sovint ningú quantifica però que hi son i que si es fessin els comptes correctament entre el que porten i el que gastem … a lo millor surt que entrem en nombres vermells.

Doncs bé, en un article de Santiago Niño Becerra a la carta de la bolsa (http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/el_turismo_de_espana), surt la quantitat de diners en promig que cada any des del 2003 fins el present ha gastat cada dia un turista. El resultat és sorprenent i ens hauria de fer pensar en si realment “es oro todo lo que reluce”. I això sense tenir en compte que ara tenim molts turistes per la situació d’inestabilitat que ja hem comentat i perquè encara els preus dels vols en els quals venen els turistes son assequibles. Però poder caldria mirar un xic més enllà i preguntar-nos si aquest tipus de turisme ens donarà més beneficis que problemes…..sobretot a nivell mediambiental en un país on els recursos hídrics – entre d’altres – son escadussers.

El turismo de España

Santiago Niño Becerra – Martes, 01 de Septiembre

Miren bien el gráfico que sigue a continuación porque van a verlo por ahí muy poco, poquísimo. Muestra la evolución del que, pienso, es el único ratio válido para calibrar la evolución del turismo en un área o país: el gasto medio por turista y día de estancia en términos reales, en este caso el gasto medio por día de estancia de los turistas que visitan España, y está expresado en euros del 2003. Insisto: mírenlo bien.

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de FRONTUR: Ministerio de Industria, Energía y Turismo e INE

En euros del 2003, en los doce años que median entre el 2003 y el 2014, el gasto por turista y día de estancia pasó de 81,8 euros a 87,2; lo que representa un aumento medio de 45 céntimos anuales. Si, han leído bien: 45 céntimos. Es decir, en doce años el gasto medio del turismo que ha visitado España ha aumentado el 6,6%, el 0,5% anual medio.

Sin embargo, sin embargo, el número de turistas que han venido a España no ha evolucionado del mismo modo. En el año 2003 visitaron España 50.853.815 turistas, 64.995.275 lo hicieron en el 2014, es decir, el incremento ha sido del 27,8% lo que equivale a un aumento medio del 2,3% anual.

¿Qué quiere decir esto? Pues que, al margen de análisis más profundos, a España cada vez están llegando más turistas pero su gasto medio diario no aumenta ni remotamente en relación a lo que lo hace su número. Es decir, vienen muchos más, pero su gasto no casa con tal aumento. Mal asunto, muy mal asunto porque, manteniendo tipolog y hacerlo desestacionadamente eevado de la poblacion n dos años. Dos: apostar por esa vy turistas que gastan en cada días, los costes y los problemas que generan 65 M de turistas no son ni parecidos a los que generan 51 M.

Y, ¿qué va a pasar en el 2015? Los responsables del sector dicen que va a ser un año de superécord, un año de traca, vamos, porque a 31 de Julio habían venido a España 37.975.920 turistas, pero … su gasto medio por día de estancia en euros el 2003 había caído a 83,9 euros.

España, en términos medios, tiene un problema gravísimo con el turismo que la visita: el mix, el turista medio es de bajo poder de gasto o decide gastar poco. El mix, porque hay turistas que gastan en cada día de su estancia diez veces el gasto medio y otros gastan la décima parte.

España debería captar más turismo de alto poder de gasto que esté dispuesto a gastar, y debería potenciar tal captación y hacerlo para conseguir una verdadera desestacionalización del turismo que visita España, pero apostar por esa vía tiene dos ‘problemas’. Uno: son precisas altísimas inversiones en equipamiento, formación, profesionalización, publicidad, y son inversiones que no se recuperan en dos años. Dos: apostar por esa vía supone que un porcentaje muy elevado de la población activa que temporalmente ocupa el sector turismo no tendría cabida en ninguna parte.

Claro que el turismo de alta calidad tiene una característica fundamental: una vez incorpora una zona a su catálogo sólo un cataclismo es capaz de borrarla del mismo; por ejemplo, Costa Smeralda entró en esa lista en 1961, y desde entonces ahí sigue. Frente a eso, ¿cuántos millones de turistas perderá España cuando en el Magreb se alcance la paz?

La tragedia de España reside en que para aumentar sus ingresos totales por turismo han de aumentar enormemente el número de turistas que cada año entran en el país, el número, enormemente, con todos los costes, incomodidades y degradación ambiental que ello conlleva, porque el gasto medio muy, muy escasamente lo hace. Un asunto malísimo; rematadamente malo.

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.