Fukushima, coincidències?

Últimament apareixen notícies que poden estar relacionades amb l’accident nuclear del 2011. Fenòmens una mica estranys al voltant de la central que poden ser consequència de l’excés de radioactivitat de la zona. Per una banda mutacions de plantes anòmales; per l’altre, 130 dofins van morir a 200 km de la central per isquèmia, una malaltia simptomàtica del enverinament per  radiació. Podria el material radioactiu que segueix fluint de Fukushima cap al Pacífic contaminar tota la cadena alimentària?

FONT:http://noticias.masverdedigital.com/japon-descubren-flores-con-mutaciones-cerca-de-fukushima/

mutacionmargaritas2

Un usuario japonés de la red social Twitter halló unas “margaritas mutantes” que crecen en la ciudad japonesa de Nasushiobara, a 110 kilómetros de la planta nuclear de Fukushima, divulgó la revista Science Alert.

La flor sufre importantes deformaciones, aunque sus causas aún no están claras; no obstante, las imágenes subidas a Twitter por el usuario @San_kaido sugieren que esas mutaciones pueden ser resultado de las radiaciones procedentes de la planta de Fukushima.

Causas aún por determinar

No es el primer caso de irregularidades detectadas en la naturaleza a raíz de la catástrofe de la central nuclear de Fukushima, que resultó gravemente dañada por el brutal tsunami registrado en 2011.

El año pasado un estudio reveló que el tamaño de la población local de mariposas se redujo, además de haber registrado una alta mortalidad y anomalías morfológicas tras el desastre.

Pese a que la radiación podría explicar qué ha pasado a las margaritas de la región, existen otras razones que apuntan a que ese tipo de deformaciones puede deberse a causas naturales, como la fasciación, una condición de crecimiento de la planta.

FONThttp://noticias.masverdedigital.com/japon-preocupacion-por-muerte-de-delfines-cerca-de-fukushima/

delfinesmuertos3

El 10 de abril en la ciudad japonesa de Hokota, situada a menos de 200 kilómetros de la central nuclear de Fukushima, se encontraron más de 130 delfines varados en la orilla. Casi todos, salvo tres, murieron. La autopsia de 17 de los cetáceos mostró que podrían haber muerto de isquemia, una enfermedad sintomática del envenenamiento por radiación. ¿Podría el material radioactivo que sigue fluyendo de Fukushima hacia el Pacífico contaminar toda la cadena alimentaria?.

Los científicos del Museo Nacional de Ciencia de Japón descubrieron que los pulmones de los delfines muertos eran totalmente blancos, lo que es un síntoma evidente de isquemia, una condición que impide que la sangre llegue a los órganos y los tejidos del cuerpo. Además, los órganos internos de los cetáceos no mostraban signos de ninguna otra enfermedad. Se sabe que la isquemia es un síntoma del envenenamiento por radiación que con el tiempo provoca cardiopatía isquémica.

 photo delfinesmuertos1.jpg

Filtración radioactiva

Desde el 2011, cuando se produjo la avería en la central nuclear, el agua subterránea sigue filtrándose en los reactores fallidos, convirtiéndose en radiactiva. Gran parte de esta agua luego vuelve al mar, ya sea por accidente o porque el operador de la planta Tokyo Electric Power Company (TEPCO) la vierte intencionalmente.

Al otro lado del océano Pacífico, en California, EE.UU., se ha registrado un aumento de muertes raras de los habitantes del océano: ballenas, leones y elefantes marinos.

“Cada día cuatrocientas toneladas de agua radioactiva se vierten al Pacífico y se dirigen hacia EE.UU. La radiación se acumula en los peces, por eso aquí también la tenemos. El Gobierno de EE.UU. no examina agua, ni pescado. Mientras los ciudadanos de Japón ‘comen’ radiación todos los días”, advertía del problema la reconocida defensora antinuclear Helen Caldicott ya en 2014.

Actualmente, no existe un mecanismo eficaz de estudio de las consecuencias de la catástrofe que permita encontrar las contramedidas necesarias. Lo único de que se dispone es la investigación sobre los posibles impactos de las emisiones radiactivas de Fukushima lanzada en 2011 por 19 países de la región del Pacífico.