El brunzit dels escarabats

En el dia mundial de la Terra pujo un excel·lent article de Margarita Mediavilla, investigadora del grup de Dinàmica de sistemes de la Universitat de Valladolid (http://www.eis.uva.es/energiasostenible/?p=2822&utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=el-zumbido-de-los-escarabajos).

Si volem cuidar la Terra, si volem la sostenibilitat….tant sols cal treballar amb ella i no contra ella. Aprendre dels escarabats, dels fongs, dels bacteris…… Formem part de la natura i si la destruïm ens destruïm a nosaltres mateixos. No som l’espècie triada ni els amos del món, tant sols som una espècie més de Gaia. Quan la nostre espècie ja no hi sigui, la vida a Gaia seguirà.

A casa, de petits, l’avia sempre ens recordava que “la Terra és sagrada” i que “si tens cura de ella, ella tindrà cura de tu”. Amb el temps i a mesura que em vaig anar fent gran, vaig comprendre que aquests principis eren una bona guia que calia respectar i transmetre.

El zumbido de los escarabajos

En las boñigas de las vacas se libra la batalla contra el cambio climático y el colapso global,  escenario privilegiado de los mejores resultados de captura y secuestro de CO2 del Planeta. Incontables obreros entierran la materia orgánica, capturan el carbono y enriquecen los suelos, preparando la fertilidad que alimentará a nuestros hijos e hijas cuando la agricultura química quiebre debido a la escasez de petróleo.

En el pequeño oasis verde de la ganadería ecológica los escarabajos trabajan en las boñigas. Escarabajos, lombrices, hongos y bacterias: todos proliferan fácilmente cuando los venenos químicos se marchan y colaboran para enriquecer el suelo y alimentar a vacas y humanos. La tierra mesetaria, con fama  de pobre y árida, se llena de un verde fresco y vigoroso en los prados bien pastoreados. Quizá esa fama de meseta dura y estéril era sólo una mentira, un cuento que esconde la incompetencia humana. Quizá no era árida, la hemos hecho así a base de guerras, deforestación, tractores, herbicidas y mercados ávidos de beneficios inmediatos.

También nos habían dicho que sin soja (cultivada a base de deforestar la Amazonía) no era posible producir lo suficiente  a un precio razonable para alimentar a la población humana. Nos habían dicho que hay que  estabular a las vacas y darles antiparasitarios (de esos que matan a los escarabajos). Nos habían dicho quenecesitamos sobrexplotar animales, tierras, obreros, aguas y aires. Pero quizá todo eso también es mentira.

En los oasis verdes los habitantes del suelo abonan sin abonos químicos, las tierras que no son aradas producen lo mismo que las  ”convencionales” y, en lugar de erosionarse, cada año son más fértiles. Las vacas producen la mitad de leche pero viven 4 veces más años, y al final es  sólo un 30%  lo que hay que restar frente a la vaca altamente industrializada que necesita piensos traídos del otro lado del Planeta y usa 6 veces más energía fósil.

Mediados de abril en la meseta norte. La tarde fresca y luminosa, sol después de las lluvias. Zumban los escarabajos al anochecer volando hacia los prados, salen los sapos a los caminos, mariquitas y lombrices, canta el mirlo.

La esperanza no se rinde: hay otras formas de vivir en este Planeta. Quien quiere solucionar un problema encuentra un camino (quien no quiere, encuentra una excusa).

Si…ya lo sé, son muy pocos los oasis y muchos los centros comerciales, la transición es inmensa y  llegamos tarde, pero… los oasis existen y es un alivio para el alma visitarlos de vez en cuando.

Marga Mediavilla