Oceans, anys per la seva destrucció i mil·lennis per recuperar-se

Los ecosistemas oceánicos que experimentan una rápida alteración a causa del cambio climático pueden tardar miles de años en recuperarse. Es la conclusión de un estudio de la fauna del océano fosilizada en el fondo marino realizado por expertos de la Universidad de California, Davis, en Estados Unidos.

El trabajo, que se publica en la edición digital temprana de este lunes de ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, es el primer registro de la perturbación y recuperación de la biodiversidad de los ecosistemas del fondo marino en respuesta al cambio climático abrupto, según sus autores.

La investigación, dirigida por Sarah Moffitt, científica del ‘Bodega Marine Laboratory’ y el Instituto de Ciencias del Mar y de la Costa de la Universidad de California Davis, muestra que mientras el cambio climático y la desoxigenación del agua del mar pueden alterar la ecología del océano muy rápidamente, la recuperación puede ser en una escala de mil años, no de cien como se pensaba. Moffitt analizó más de 5.400 fósiles de invertebrados, dasde erizos de mar hasta almejas, dentro de un núcleo de sedimento de la costa de Santa Bárbara, en California.

El núcleo, esencialmente un tubo de sedimento que cubre un periodo de hace entre 3.400 y 16.100 años, ofrece una imagen del antes y el después de lo que sucedió durante la última deglaciación importante. La deglaciación fue un tiempo de calentamiento climático abrupto, derretimiento de los casquetes polares y expansión de las zonas de bajo oxígeno en el océano. Este nuevo estudio documenta el tiempo que costó que comenzara la recuperación de los ecosistemas después de un episodio dramático de cambio climático.

Estudios previos han reconstruido la historia climática de la Tierra a través de los sedimentos marinos basándose fundamentalmente en los organismos unicelulares llamados foraminíferos y menos en los multicelulares, como los invertebrados.

Moffitt, experta en ecología marina, investigó qué fósiles de invertebrados en los sedimentos podrían aportar información acerca de la estructura del ecosistema oceánico durante los periodos anteriores de cambio climático. “Después del muestreo inicial en el mar, cogí todo el núcleo, que era de unos 30 pies de largo [más de nueve metros] –relata Moffitt–. Lo corté como un pastel y lo analicé todo. Así, obtuve todo el registro”. La lección de historia que da el núcleo de sedimento es la existencia de ecosistemas del fondo marino inicialmente abundantes, variados y bien oxigenados, con un posterior periodo de calentamiento y pérdida de oxígeno en los océanos, seguido de una rápida pérdida de diversidad. Los fósiles casi desaparecieron del registro durante esos tiempos de bajos niveles de oxígeno.

El análisis reveló que los niveles de oxígeno oceánico cayeron entre un 0,5 y 1,5 ml/l durante un periodo de menos de cien años, lo que demuestra que cambios relativamente menores en los niveles de oxígeno podrían dar lugar a alteraciones dramáticas y reorganizaciones de las comunidades del fondo marino. Los resultados sugieren que el futuro cambio climático global puede provocar efectos similares a nivel de ecosistema con periodos de recuperación a escala milenaria.

“Estos hechos del pasado nos muestran cómo son de sensibles los ecosistemas a los cambios en el clima de la Tierra, comprometiendo miles de años de recuperación”, dice Moffitt. “Nos muestra que lo que estamos haciendo ahora es un cambio a largo plazo, puesto que más tarde en nuestras vidas no veremos una recuperación ni laverán nuestros nietos. Es una cruda realidad a la que nos tenemos que enfrentar como científicos, personas que cuidan el mundo natural y quienes toman decisiones sobre la naturaleza”, concluye. ep

Fuente: http://www.ecoticias.com/naturaleza/101947/oceanos-anos-para-su-destruccion-y-milenios-para-regenerarlos