La nau Dawn arriba al planeta nan Ceres

Ceres es el mayor astro del cinturón mayor de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter | La sonda ha tardado casi ochos años en llegar a su destino | La misión investigará si Ceres alberga un océano helado y aportará datos sobre la formación del Sistema Solar

En unas horas, a cientos de millones de kilómetros de la Tierra, la sonda espacial Dawn hará historia. Tras ocho años de viaje, realizará una compleja maniobra para colarse en el campo gravitacional del más pequeño de los planetas enanos del Sistema Solar, Ceres. Y comenzará a orbitar a su alrededor, con el objetivo de escudriñarlo y enviar datos e imágenes que puedan servir a la comunidad científica para indagar en su origen y evolución.

La sonda Dawn es una misión espacial de la NASA que pretende aumentar el conocimiento que tenemos de dos de los mayores astros del cinturón de asteroides, Vesta y Ceres, ubicados entre las órbitas de Marte y Júpiter. Se considera que este tipo de cuerpos planetarios se crearon durante el nacimiento del Sistema Solar, por lo que su estudio podría desvelar información muy valiosa acerca de esa primera fase de formación de nuestra estrella y de los planetas que orbitan a su alrededor, hace más de 4500 millones de años.

“Nos va a permitir hacer una investigación histórica del espacio”, aseguraba eufórico Jim Green, el director de la división de ciencias planetarias de la NASA el lunes por videoconferencia desde la sede de la agencia espacial estadounidense en Washington. Y  añadía que “vamos a adentrarnos en el primer capítulo de la historia de nuestro sistema solar”.

Dawn es capaz de explorar el sistema solar gracias a un sistema de propulsión iónica de última generación, que es también el que le permite aproximarse a los asteroides. Mediante este sistema, se colocará a tan sólo 375 km de la superficie de Ceres y comenzará a cartografiar, mediante tecnología de infrarrojos, su superficie.

“Ceres posee un enorme interés científico; no sólo es el mayor asteroide del cinturón principal, con 950 km de diámetro, sino que además tiene una peculiaridad interesantísima y es que está hidratado”, explica Josep Maria Trigo, científico titular del Institut de Ciències de l’Espai (CSIC-IEEC).

Hasta ahora la fisonomía de este planeta enano era completamente desconocida. Ni tan sólo los más potentes telescopios terrestres habían podido captar los detalles de su superficie. El Hubble había mostrado lo que parecía ser una capa de hielo recubriendo el núcleo rocoso y el año pasado el Herschel, de la Agencia Espacial Europea, realizó unas observaciones de lo que podría ser vapor de agua emanando de Ceres. De ahí la sorpresa cuando finalmente la sonda Dawn en diciembre comenzó a aproximarse a este planeta enano y fotografió un cráter en el hemisferio norte dentro del cual había dos manchas muy brillantes. ¿Era hielo?

“Esas manchas pueden ser plumas de vapor de agua o tal vez los restos helados de esas emanaciones del interior del planeta, que podría incluso contener un océano profundo”, afirma el astrofísico Trigo, autor de Las Raíces Cósmicas de la Vida (Ed.UAB, 2013). “Todo está por descubrir”, apostilla. De hecho, una de las hipótesis que hay es que un 25% de la composición de Ceres es agua. De ser así, este asteroide contendría mucha más cantidad de este líquido, esencial para la vida, que la Tierra.

Antes de Ceres, la sonda espacial Dawn se había detenido en Vesta, otro gran asteroide. “Estamos ante una misión histórica que con el estudio de Vesta y Ceres nos muestra un sistema solar todavía por descubrir. Esta misión, junto con la Rosetta-Philae al cometa 67P y la New Horizons a Plutón, hará que el 2015 sea recordado en letras de oro en los libros de exploración espacial”, considera el astrofísico Trigo.

Si todo sale bien se prevé que Dawn llegue a Ceres mañana sobre las 13:20 (hora española), aunque los ingenieros del centro de control de la misión, en el Laboratorio de Propusión a Chorro de la NASA en Pasadena (California), no tendrán confírmación de que todo ha ido bien hasta unas horas más tarde. Dawn se convertirá en la primera nave en la historia en haber orbitado alrededor de dos cuerpos celestes. Eso sí, el precio que tendrá que pagar por ese honor será alto, puesto que una vez que concluya su misión, en junio de 2016, se quedará orbitando alrededor de Ceres, como si fuera una luna artificial, para toda la eternidad.

Font http://www.lavanguardia.com/ciencia/20150306/54428773581/sonda-espacial-dawn-llega-planeta-enano-ceres.html

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *