Dioxà. Agbar no capta agua del Llobregat des de fa quasi un mes per vessaments

El dioxà (que no s’ha de confondre amb dioxina) és un èter de sis àtoms que té dues funcions èter.

 El 1,4-dioxà; el més comú dels tres isòmers anomenats «dioxans»

Els dioxans són fàcilment inflamables, irritants i nocius, en condicions normals es presenten com un líquid incolor, volàtil, d’olor feble a èter.

Hi ha tres isòmers del dioxan, el 1,4-dioxà, el 1,3-dioxà i el 1,2-dioxà, segons la posició dels dos àtoms en el cicle.

Els tres dioxans, les xifres balves indiquen el nombre de l’àtom del cicle de carboni.
Els dos primers d’quests dioxans són rars, per això el tercer (1,4-dioxà) de vegades es denomina impròpiament «dioxà»

Per extensió, els dioxans designen la família dels derivats dels 3 isòmers del dioxan en sentit restringit, és a dir, els compostos orgànics amb l’heterocicle saturat amb sis àtoms, quatre de carboni i dos d’oxigen.

Aquests èters són agents complexants de gran importància en la química orgànica; estabilitzen els cations en solució orgànica.

La compañía apunta como responsable productos usados en dos depuradoras que gestiona Acciona, mientras que esta compañía lo rechaza

Aguas de Barcelona (Grupo Agbar), que presta el suministro de agua en el área metropolitana desde su potabilizadora de Sant Joan Despí, lleva casi un mes sin poder utilizar el caudal del río Llobregat, a causa de los vertidos contaminante en el río. El problema lo han ocasionado diversos compuestos de dioxano, una substancia de origen industrial caracterizada por su fuerte olor.

La Agència Catalana de l’Aigua (ACA) ha iniciado una investigación para conocer su origen, mientras que Agbar apunta que el foco son dos plantas depuradoras de aguas residuales aguas arriba de su potabilizadora de Sant Joan Despí. La potabilizadora de Sant Despí sigue funcionando, aunque con caudales procedentes de las reservas subterráneas.

Éste es uno de los episodios más prolongados en que unos vertidos contaminantes sobre el río Llobregat obligan a paralizar la captación directa de agua del río.

El episodio de contaminación se detectó el día 29 de enero en los controles rutinarios sobre la calidad del río que lleva a cabo Agbar. El análisis constató la presencia de dioxanos (subproductos procedentes de las industrias de fabricación de resinas). Ante este problema, Agbar tomó la decisión de “aislar la potabilizadora”, es decir, evitar la captación directa de agua del río, por miedo a que estas sustancias alcanzaran el suministro domiciliario. “Estos olores son muy perceptibles en la salida del agua del grifo”, indicaron las mismas fuentes.

Tras interrumpirse la captación directa del Llobregat se recurrió a las aguas subterráneas captadas con los pozos en esta zona. La potabilizadora funciona a un tercio de su potencial: tiene una capacidad para tratar 5,3 m3 por segundo de agua; estaba extrayendo 4 m3 por segundo el mes pasado y ahora coge de pozos 1,6 m3 de agua.

Posibles causas

Fuentes de Agbar apuntan que el vertido puede haberse originado en las plantas depuradoras de aguas residuales de Abrera e Igualada (que limpian sus caudales y luego lo devuelven al río).

Tras detectarse la incidencia, los técnicos de Agbar realizaron muestreos aguas arriba de Sant Joan Despí, en el Llobregat y en el Anoia, hasta que llegaron a la conclusión de que el foco estaba en esas depuradoras. El foco podría ser el sistema de codigestión de estas depuradoras, en la fase en la que culmina la depuración. En este punto, los lodos residuales son sometidos a un proceso de inertización en el que también se emplean residuos industriales (con el fin de generar biogás, producir electricidad y reducir los costes energéticos de instalación). En el peor de los casos, en ese último proceso de podría haber producido un lixiviado con vertido al río.

Técnicos y de Agbar y del ACA han efectuado una actuación coordinada para tomar muestras de agua de estas dos depuradoras (a la entrada y salida) así como de los suproductos empleados en la codigestión. El día 5 de febrero un técnico del laboratorio de Aguas de Barcelona tomó muestras, y los resultados confirmaron que el origen eran los subproductos usados en la codigestión, añaden fuentes de Agbar. Por eso, esta compañía ha reclamado al ACA que los operadores de estas depuradoras (que gestiona Acciona) no emplee estos productos.

Con posterioridad a estas actuaciones, las concentraciones de dioxano en el punto de captación de la potabilizadora de Sant Joan Despí han experimentado un descenso gradual, aunque en los últimos 15 días se han registrado picos.

La elevada concentración de compuestos todavía presentes en el agua del río, conjuntamente con las incertidumbres que causan valores “enormemente elevados de las dos últimas semanas hacen, por ahora, inviable la captación del agua superficial” en la estación de potabilización de Sant Joan Despí, dice Agbar en una carta enviada el pasado martes, día 24, a la Agència de l’Aigua.

Versión de Acciona e investigación de la Agència de l’Aigua

Acciona indicó, por su parte, que está “colaborando con la Agència de l’Aigua en los análisis del agua que han solicitado para subsanar el problema surgido en la potabilizadora” que gestiona Agbar. “En nuestros análisis internos de control de calidad habituales no aparecen dichas sustancias que, por otra parte, no utilizamos en el tratamiento del agua”, añadieron las mismas fuentes.

La Agència de l’Aigua (que no había dado cuenta de este episodio de contaminación hasta esta semana) indicó que está investigando la presencia de estos compuestos en el tramo final del río. No obstante, afirma que los niveles detectados de dioxanos son bajos (partes de billón), sin que alteren los parámetros de calidad del estado del río.

“Las concentraciones de dioxano pueden originarse a partir de residuos industriales o de subproductos de procesos o manipulados industriales, ya sean vertidos al medio o a través de sistemas de saneamiento”, dice un comunicado de la Agència, que añade que se han detectado eventualmente en tramos de ríos con fuerte carga industrial, aunque “en concentraciones muy bajas”. No obstante, se admiten los fuertes efectos organolépticos sobre las aguas de abastecimiento.

La Agència añade también que la presencia de dioxano no afecta a los objectivos ambientales actualmente establecidos en Catalunya (sus valores no están regulados). No obstante, “cuando se detecta, sobretodo por su característico olor, hace recomanable establecer mecanismos de cautela y de prevención para que no se haga persistente en el medio”. La Administración autonómica catalana añade que en las últimas horas se ha apreciado una disminución de la concentración de estos compuestos y se prevé que, a corto plazo, la potabilitzadora de Sant Joan Despí pueda volver a captar agua del río.

Otra consecuencia de este episodio es el desaprovechamiento de recursos hídricos del río y que se tenga que echar mano a reservas estratégicas subterráneas (que en condiciones normales deben conservarse) lo que resulta especialmente doloroso ahora que hay agua acumulada de sobre en los embalses.

Durante todo este episodio, el abastacimiento de agua ha estado totalmente garantizado a partir de las potabilizadoras del Llobregat (Abrera) i del Ter (Cardedeu), que aportan agua de loa embalses del Ter (al 91% de su capacidad). Estas dos potabilizadoras funcionan sin problemas y pueden aportar agua a través de la red Ter-Llobregat, que abastece a cerca de 4,5 millones de personas.

http://www.lavanguardia.com/natural/20150227/54427693548/agbar-llobregat-vertidos-de-dioxano.html

Leer más: http://www.lavanguardia.com/natural/20150227/54427693548/agbar-llobregat-vertidos-de-dioxano.html#ixzz3SysX7naU

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *