La farsa continua: Villar de Cañas again

Farsa és una paraula que deriva del vocable llatí “farcire” (farcir), ja que una farsa era un interludi còmic dins dels drames seriosos. I és que lo de Villar de Cañas pot esdevenir un drama seriós.

De moment, però, estem en la farsa. Ara, podem llegir en un article de “El diario” (http://www.eldiario.es/clm/paraliza-adjudicacion-cementerio-nuclear_0_355914596.html) que desprès de la destitució del president d’Enresa  (Francisco Gil-Ortega, ex-alcalde de Ciutat Real i col·locat a dit per M.D. de Cospedal alias “la del pago en diferido”) que era la empresa PUBLICA encarregada de la construcció del magatzem, el govern paralitza l’adjudicació de l’obra. I la paralitza perquè el Consell de Seguritat Nuclear (CSN) no veu clar que sigui el lloc adient per la construcció del ATC. Els tècnics, com no, veuen el que tots els geòlegs de la zona comenten: que no és el lloc idoni per les característiques hidrològiques de la zona.

Ara el nou president de Enresa serà Juan José Zaballa (amic íntim del ministre d’indústria), president de l’actual empresa de Paradors i que com Gil-Ortega tampoc té cap idea sobre el tema de magatzems nuclears. I és que lluny de deixar treballar als tècnics, que són els que entenen, tot és un “mando y ordeno” polític amb la Cospe de protagonista……que és la que vol si o si la construcció del magatzem de residus nuclears a Villar de Cañas. Pel que es veu, per ella poc importa la seguretat i la possibilitat de futurs accidents…..és la marca Espanyau (…i olé).

El dit, una farsa de moment (el divertimento), dins d’una obra que si res no canvia va camí de ser un drama seriós……

El Gobierno paraliza la adjudicación del ‘cementerio nuclear’

Decide paralizar todo el proceso hasta que el Consejo de Seguridad Nuclear no dé el visto bueno y frenar todo el proceso

La paralización se produce 48 horas después de la marcha del presidente de Enresa, que apostaba por construirlo a toda costa

Francisco Gil-Ortega y María Dolores de Cospedal, en una visita a las obras del futuro ATC. Foto: Enresa

Francisco Gil-Ortega y María Dolores de Cospedal, en una visita a las obras del futuro ATC. Foto: Enresa

MÁS INFO

  • Cospedal dice que la dimisión de Gil-Ortega “no tiene por qué influir en el ATC”
  • Seis claves de la caída en desgracia del presidente de Enresa
  • Plataforma contra el ATC: “la marcha de Gil-Ortega estaba anunciada. Estaba desautorizado”
  • ETIQUETAS: castilla-la mancha, atc, almacen temporal centralizado, atc, villar de cañas, gil-ortega, nuclear,cementerio, enresa,
Zaballa Paradores

El Director General de Paradores, posible sucesor de Gil-Ortega

El Gobierno ha decidido paralizar y suspender de momento toda adjudicación del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca) hasta, como mínimo, que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no dé el visto bueno a los informes que tiene sobre la mesa y que desaconsejan la construcción del ‘cementerio nuclear’ en Villar de Cañas, una decisión que podría tomar entre cuatro y cinco meses, según una información del diario El País.

48 horas después de la marcha del que era presidente de la empresa encargada de su construcción (Enresa), el ex-alcalde de Ciudad Real Francisco Gil-Ortega, colocado en la empresa pública por María Dolores de Cospedal según han señalado todos los implicados en la construcción del complejo, el Gobierno de Mariano Rajoy decide paralizar el proceso por todas las dudas sobre la validez del suelo donde se debía construir. Decisión que viene avalada por los informes desfavorables a la construcción del ATC en el municipio o bien por la falta de información como ya señaló el CSN a Enresa.

El objetivo de Gil-Ortega, en sus últimos meses como presidente de Enresa, era sin embargo adjudicar a toda costa la obra principal del ATC a pesar de la opinión en contra de parte de altos cargos de Enresa, que fueron destituidos paulatinamente desde julio hasta la misma semana pasada. Con su marcha la opinión de ser cautos con su construcción es la que ha tomado la empresa que no comprendía las prisas por adjudicar el millonario proyecto sin los avales de seguridad y geotécnicos necesarios, especialmente en una obra con residuos nucleares.

De hecho la firma de este contrato iba a ser en un primer momento en septiembre del año pasado, quedando retrasada después hasta diciembre, y posteriormente a esta misma semana de febrero en la que se han desencadenado los acontecimientos. Hasta que el CSN no analice toda la documentación no se adjudicará nada, al contrario de lo que pretendía Gil-Ortega, cuyas decisiones le han costado el puesto (según la Plataforma contra el ATC) si bien su dimisión se debe a “motivos personales”.

Mientras el CSN decide con los informes que tiene sobre la mesa o los que decida encargar como información complementaria qué hacer con la construcción del ATC de Villar de Cañas, Enresa está ya en búsqueda de nuevo presidente, que todo parece apuntar (según también publica El País) que será Juan José Zaballa, el actual presidente de la empresa de Paradores. Desde las plataformas ecologistas y en contra de la construcción del cementerio nuclear esperaban un perfil “más técnico y que al menos deje trabajar a los técnicos” que el de Gil-Ortega, con ninguna experiencia en tratamiento de residuos nucleares ni en un campo similar.

Gil-Ortega quería comenzar las obras en el próximo mes en un primer momento, pero todos los informes le presionaron para atrasar el proceso ahora suspendido al menos temporalmente. De hecho a la adjudicación le quedan aún varios pasos como la apertura del sobre de las ofertas económicas presentadas, ya que aunque está presupuestado, aún no se sabe exactamente el coste del complejo (que vendrá fijado por la oferta que se acepte entre las empresas que se han presentado al concurso).

Faltan cuatro permisos con carácter vinculante

Declaración de Impacto Ambiental, viabilidad del emplazamiento por parte del CSN, licencia de construcción del CSN y un nuvo Plan de Ordenación Municipal (POM) de Villar de Cañas son los documentos con carácter vinculante que faltan en el proyecto. Actualmente las licencias de emplazamiento y construcción están bajo estudio en el Consejo de Seguridad Nuclear (de ahí que se pidan nuevos informes) y de resultar los informes negativos, el CSN daría marcha atrás a todo el proyecto. Sus decisiones en esta matería resultan absolutas.

Por otro lado falta la Declaración de Impacto Ambiental que actualmente está en tramite. Este documento se espera que no sea un problema para la construcción del centro ya que el complejo la cumple, pero falta que los técnicos den el visto bueno. Una vez existiesen estos documentos así como la opinión a favor del CSN aún no se habría acabado, puesto que el municipio de Villar de Cañas tiene que aprobar un nuevo Plan de Ordenación Municipal que incluya los terrenos de Villar de Cañas y el complejo. El Plan de Ordenación es un mero trámite prácticamente ya hecho desde el Ayuntamiento que desde el primer día se ha mostrado dispuesto a la construcción del complejo, pero no se puede hacer antes de que los otros informes tengan vía libre para hacerlo. Es decir, que aunque ese POM en la práctica ya esté hecho, hasta que el CSN no dé el visto bueno a los informes no puede ser aprobado.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *