L’amiant en el segle XX

Avui porto a aquest espai un article molt interessant de Paco Puche (economista, llibreter i ecologista) sobre l’Amiant. L’article ha estat publicat a “Rebelión” (http://www.rebelion.org/docs/194701.pdf). Per ser llarg faré un resum del mateix i prèviament una introducció a l’amiant.

Parlem d’amiant o asbest  per referir-nos a un conjunt de minerals pertanyents a la classe dels silicats. Tot i pertànyer a subclasses diferents dins de la classe dels silicats, comparteixen com a característiques generals el fet de estar formats per fibres llargues i resistents que es poden entrellaçar pel fet de ser flexibles i que a més resisteixen altes temperatures. Tots ells son minerals hidratats i presenten una composició química variable.

Hi ha diferents varietats, diferenciables pel color, que es poden classificar en dos grups: serpentines (on hi trobem el crisòtil) i anfíbols (on trobem les varietats amosita, crocidolita, tremolita i antofilita).

L’amiant presenta unes excel·lents propietats aïllants, mecàniques, químiques i de resistència al calor i a les flames. Això, conjuntament amb el seu baix cost econòmic,  ha fet que s’hagi utilitzat en molts productes:

No friable

placa ondulada diversos grosores techos de naves y viviendas
paneles placas grises, 3 – 8 mm “patrón de celdas” fachadas, techos
baldosas de vinilo para suelo baldosa dura, dibujo llameado, pegada suelos interiores
tabique ligero blanco, amarillo-marrón falsos techos, puertas, paneles cortafuegos
chimeneas, conductos de aire placas, cilindricas y rectangulares chimeneas/calefacción, conductos de ventilación
conductos de agua tuberías cilíndricas, canalones aseos, exterior, enterrados y bajantes
depósitos de agua cilíndricos y rectangulares tejados de viviendas y edificaciones industriales
maceteros rectangulares interior y exterior
fibro-mármol falso mármol decorativo interior
tejas techos

Friable

baldosas de vinilo para suelo diversas variedades fabricadas antes de 1980 suelos interiores, escaleras
cordón trenzado blanco-gris, con pelusa juntas de calderas y tuberías, aislantes de tuberías
placas de diferentes densidades placas de baja densidad, marrón claro/amarillo falsos techos, techos, placas acústicas, escaleras
cartón o placas de baja densidad placas de cartón focos de calor, radiadores, calderas
amianto proyectado ‘flocage’, pasta de amianto-agua-cemento estructuras y vigas metálicas, aparcamientos
mortero de amianto mortero de amianto-cemento estructuras metálicas y tuberías
fibras puras relleno de amianto puertas cortafuegos, relleno de cámaras de aire y paredes
juntas cartón juntas de tuberías y calderas
material textil mantas, cintas aislantes de tuberías y maquinas
prenda prenda ignifuga guantes, mantas apaga-fuegos, etc

(extret de http://www.amianto.net/productos)

Pel general l’amiant s’extreu en mines a cel obert (amb la contaminació que això provoca). Els països productors més importants es troben a EEUU, Canadà, Sudàfrica, Xina i l’antiga URSS. El

Però quins efectes té l’amiant per a la salut? La inhalació de les fibres, cosa bastant fàcil quan un treballa amb amiant sense cap tipus de protecció, provoca tres tipus de malalties irreversibles: el càncer de pulmó, el mesotelioma i l’asbestosi. En els paisos menys desenvolupats, com la India, on les condicions laborals deixen molt que desitjar aquestes malalties, especialment el mesotelioma, es troba bastant estès entre els treballadors que el manipulen i la gent que l’utilitza en les teulades de casa seva o en els dipòsits d’aigua.

Degut als seus efectes nocius l’amiant va ser prohibit per el conveni de Rotterdam signat per més de 100 paisos (veure http://es.wikipedia.org/wiki/Convenio_de_R%C3%B3terdam), tot i que a Espanya va ser prohibit en l’any 2001.

Però tot i la seva prohibició i al seu desús en els paisos europeus i en el món desenvolupat, degut a que els seus efectes es manifesten molts anys després de l’exposició a les seves fibres, el nombre de malalts pot seguir augmentant en els propers anys.

L’article de Paco Puche ens informa sobre els càlculs de la població afectada en els propers anys en el món, a Europa  i a Espanya. En el cas d’Espanya les dades indiquen que:

– Que hasta después del 2015 no llegaremos al pico del mesotelioma.
– Que la concentración de fallecimientos se da en torno a la década en la que estamos: 2010 a 2020.
– Que hasta 2042 seguirá muriendo gente por su pasada exposición a la industria del amianto del siglo XX. No se contabilizan las muertes esperadas a causa del amianto instalado y a su futuro desamiantado.
– Que siguiendo a Tossavainen, la relación de muertes por cáncer de pulmón y mesotelioma es de 2 a 1, por lo que en todo el periodo el número total de fallecidos por esta causa será en torno a otras 40.000 personas. Y que, aproximadamente, el número de afectados por asbestosis será del orden de 16.000 personas más (relación asbestosis/cáncer de pulmón = 2/5)5.
– Que se producirá un total, en torno a 75.000 fallecimientos evitables en España a causa de la industria del amianto del siglo XX, algunos ya ocurridos. Estas cifras están dadas muy a la baja pues hay que contar también con las achacables a un desamiantado sin condiciones de seguridad.
– Si comparamos las cifras de mesoteliomas con las de accidentes mortales de trabajo6 (558) y con los fallecimientos en accidentes de tráfico7 (1.680), para 2013, podemos ver que las primeras son mayores que las debidas a accidentes de trabajo y que, respecto a las de tráfico, los mesoteliomas representan un 42% de las mismas.
– Según esto, por razones estrictamente legales, no digamos por las de salud pública, para 2020 debería estar desinstalado y controlado de forma segura el 64% de todo el amianto aún existente, y para 2030 el 85% del mismo; no debiendo quedar ninguno instalado en 2040. Claro que para 2010 debería haber dejado de gozar de su vida útil cerca del 30% del instalado, es decir unas 750.000 toneladas. Ni que decir tiene que hablamos de amianto instalado bien conservado, ni de que esto no es lo ideal como hemos mostrado, habida cuenta
de los deterioros por causa de las catástrofes naturales y otras eventualidades.

Evidentment tots aquests efectes no s’haurien pogut donar sense l’interès dels poders econòmics, que durant anys i anys tot i coneixent els greus efectes sobre la salut han actuat com a lobbys aturant normatives i emmascarant dades per tal de continuar amb el negoci. Aquí és particularment interessant el cas del poble Italià de Cassale Monteferrato, descrit dins de l’article:

” O bien, contemplar la situación actual en la capital mundial del dolor a causa del amianto. Hablo de Casale Monferrato en Italia, lugar en donde la criminal familia suiza Schmidheiny tuvo una fábrica de fibrocemento. De sus prácticas empresariales se deriva
el drama actual. Sí, después de que cerrarse la fabrica en 1986, hace 30 años, al día de hoy muere una persona cada semana en este pueblo de 33.000 habitantes, 50 al año. Cuentan en el pueblo que si alguien amanece un día cualquiera con una ligera tosecita
ya puede pensar que le ha tocado la terrible enfermedad. La razón de este crimen en serie, como le ha llamado el fiscal que instruye unas de las causas contra el responsable, Stephan Schmidheiny, es que los propietarios, sabiéndolo, no obligaban a los trabajadores a protegerse, ni informaban a los familiares de la peligrosidad del mineral y, además, donaban el mineral sobrante para que el pueblo lo usase en rellenar calles, jardines, etc. Lo demás lo echaban al río, justo en el lugar en que la gente del pueblo se bañaba en verano. Hasta ahora, que se sepa, han muerto más de tres mil personas. El
Tribunal Supremo de Italia acaba exculpar al genocida alegando la prescripción de los delitos. Pero le aguardan nuevas querellas. La gente se muere por semanas, la última de hace un mes era una joven de 27 años.”

Però aquest no és un cas aïllat i actualment podríem trobar casos similars en els països a on s’ha traslladat l’explotació i consum, com és el cas de la India.

Podem finalitzar amb les darreres paraules de l’escrit de Paco Puche, que constitueixen un macabre advertiment:

” La red del amianto no es solo el entramado de cuadros y relaciones que hemos establecido, es la trama que han tejido las poderosas empresas del amianto que a todos nos atrapa en nuestra vida diaria. En los países que como España ya se prohibió el amianto hace una década la pesadilla continúa, pero más invisible si cabe que antaño. Porque hay amianto por todas partes y no nos escapamos de sus redes, pues la mayor parte del usado sigue instalado y deteriorándose. Lo tenemos en nuestras casas; ennuestros depósitos de agua y en las conducciones. Por ejemplo, hemos estudiado los kilómetros de tuberías aún en servicio y hablamos de 80.000 km de conducciones de agua potable, saneamiento y riego en toda España. Está en los coches, los trenes, los barcos, los aviones. En todas las empresas que manejan calor, en hornos y conducciones. En muchas instalaciones de aislamiento y revestimiento de edificios; en infinidad de planchas onduladas (uralitas) que pueblan las instalaciones agropecuarias y nuestros patios y terrazas. Sujetas a tornados, terremotos, incendios, roturas, etc. En colegios, hospitales y guarderías. En la Torres Gemelas y en los edificios de la Televisión Española. En la gran torre parisina de Montparnasse… En pleno auge de su uso, entre los setenta y los noventa del siglo XX, ha estado presente hasta en tres mil productos distintos, desde los termos y las tostadoras hasta las boquillas de los cigarrillos, las zapatas de los frenos o los trajes de bomberos.”

Hauríem d’aprendre de tot l’exposat, hauríem de reflexionar sobre la necessitat d’anteposar la seguretat de les persones a la cobdícia dels diners……però al model vigent, el BAU, això simplement ni l’importa ni el deté.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *